Citas de brandy

Kazimierz Brandys- recopilacion de citas, proverbios, frases celebres, refranes y dichos populares sobre temas como la amistad, amor, bondad, edad, esperanza ... Recopilación de las mejores frases de la película Brandy. Frases cortas, frases de cine, frases de película, citas y fragmentos de la película Brandy. Frases y Citas Célebres de Brandy (1 frase) “- Cuando comprendas-dice Brandy-que lo que estás contando no es más que una historia. Que ya no está pasando. Cuando comprendas que la historia que estás contando no son más que un puñado de palabras, cuando puedas arrugarla y tirar tu pasado a la papelera, entonces decidiremos quién vas a ... Brandy Rayana Norwood, known professionally by her mononym Brandy, is an American singer, songwriter, record producer, and actress. Born into a musical family in McComb, Mississippi and raised in Carson, California, she began her career as a child and performed as a backing vocalist for teen groups. Frases de Kazimierz Brandys Descubre citas e frases interesantes y verificadas · Kazimerz Brandys fue un escritor polaco que ha sido traducido a varias lenguas. Aquí encontrarás una recopilación de frases famosas y citas célebres de Kazimierz Brandys (1916-2000) Novelista y ensayista polaco. 25-sep-2013 - Explora el tablero de Barrica Vinos & Brandys 'Pernod Ricard' en Pinterest. Ver más ideas sobre Bodegas, Solera, Brandy. Kazimierz Brandys (Lodz, Polonia, 1916-París, Francia, 2000) fue un novelista y ensayista polaco, recordado por su temprana relación con el realismo socialista y por su rechazo último de la ideología comunista.. Citas [] «El hombre dotado de inteligencia puede con el don de saber que posee, conseguir la capacidad necesaria para toda la técnica y destreza artística».

Remember and say their names, the names of the trans people who've been murdered in transphobic attacks

2019.11.20 21:23 itamaradam Remember and say their names, the names of the trans people who've been murdered in transphobic attacks

Laverne Turner
Maxwell/Michelle Confait
Jamie D. Ford
William Battles
Joseph Moran
Jae Stevens
Harvey Aberles
Barbarella
Yancey-Lisa R.
Toni Lee
Nikki
Terri Williams Moore
Jody Susan Ford
Benderella Rae
Felicia Coffman
Cynthia Coffman
Jerrell Williams
Perry Young
Adele Bailey
Denise Puglies
Rita Sellers
Jean Shelley Boushard Fox (Jeannie Sheppard)
Georgette Hart
Barbara (William) Brodie
Ernestine Murray
Andre Vacarro
Diane Delia
Terry Wilson
Dianne Aubert
Pillar Point Doe
Linda Williams
Tara O’Hara
Chiron Collins
Philip Robert Filshie
Tianna Langley
Cortez Morris
Felix Benitez
Stella Essie
Clyde Massie
Jessica Castillo
Tanya Moore
Tina Rodriguez
Live Oak Doe
Monique Rogers
Diane Carter
Phyllis Olson
David F. McLaughlin
John
Michelle Byrne
Marvin Ball
Jane Golden (James Boyd)
Lisa Janna Black
Cam Lyman
Crystal Sanchez-Reyes
Ruby Bota
Samantha (Samuel) York
Ramon Baez
Julie Doe
Charles Albert Lizotte
Toni (David) Lowry
Vernon Sivills
Venus Xtravaganza
Peggy Santiago
Steven Hernandez
Lindsey/Todd Alexander Asay
Carla Salazar
Juaquin Jiminez
Rafael Sanchez Ayala
Castro Nova Estabon
Julie Birchall
Terri Prather
Sherri Ransom
Jose Angel Osuna
Eduardo Lora Vasallio
Donald Pierce
Michelle Hays (aka Michelle Maree, Joe Michael Hays)
Felix Abarca
Carlos Tasha Santiago
Anna Francisco
Edna Brown
Lim Yeow Chuan
David Perez
Carmen Marie Montoya
Patrick Calvert
Shannon Elroy Clay
Lynn Therrett
Sonia Rescalvo Zafra
Huriell Gypsy Lockett (David King)
Rhonda Star (Ronnie Dean Lyles)
Jean (Woodrow) Powell
Kenneth Dale Robinson (aka Midnight, Casandra)
Richard Goldman
Jessy Santiago
Cameron Tina Tanner
Harold Draper
Rene Michelle Ouellet
Marsha P. Johnson
Robert K. Woelfel
Victor Hugo Castillejos
Anthony Swain
Stephan Stephanie Chapman
Grayce Baxter
Derry Glenn
Chrissey Johnson
Christiaan D’Arcy
Delores Mack
Quona R. Clark
Gordon Tuckey
Daniel A. Castro
Donnie O. Osby
Dinh Van Vo
Giuseppe Mandanici
Marquita (Martin) Johnson
Derrick Miss Tess Hampton
David Edward Wigley
Ashley-Ann Summers
Larry Venzant
Brandon Teena
Alana Kela
Johanna Langer
Lazaro Comesana
Terrie Ladwig
Mara Duvouw
Gisele Gaga’ (Luiz Gastao Pereira Sobrinho)
Reyna Sandoval
Debra Forte
Valerie Hill
Rev. John Gypsy Prowett
Tyra Hunter
Tarayon Corbitt
Mocha Celis
Chantel Gillade
Quincy Favors Taylor
Steven Wilson
Chanelle Pickett
James Percy Rivers (aka Tatiana Rivers, Keymani Howard)
Logan Smith
Christian Paige
Shawn Junior Keegan
Deanna Wilkinson
Rodney D. Neadeau
Janice Ricks
Keooudorn Lily Phothisane
Thomas Hall
Dion Webster
Alan Fitzgerald Walker
Lynn Montana
Toya Charlton
Curdell James III
Robyn Brown
Martine Bohn
Gracie Detzer (James Detzer)
Kevin Freeman
Marcela Arias
Michael/Michelle Gardiner
Stacey Estupinian
Maria La Conchita Palencia
Robert H. Jones
Vanessa/Barry Lane
Maurice E. Murray
Yamile Lee
Ali He’shun Forney
Vianna Faye Williams
Tasha Dunn
Jacqueline Julita Anderson
Leslie Re’Geanne
Regina Haskins
Karla Barrahona
Sigfrilda Shantall Pastor Arguelles
Tiny (Robert Howard Gibson)
Luana da Silva Lago
Jamaica Green
Victor Olvera
Monique Thomas
Chanel Chandler
Rita Hester
Lauryn Paige (Donald Scott Fuller)
Robert Eads
Steve Dwayne Garcia
Chris Muzett (Eddie Matthews)
Tracy Thompson (aka Tracy Turner, Billy Joe Turner)
Emmon Bodfish (aka Margaret Ingalls Bodfish)
Pvt. Barry L. Winchell
Barretta Williams
Carol Wright
Kareem Washington
Chareka Keys
Sissy Bolden
Tacy Raino Ranta
Alina Marie Barragan
Jill Seidel
Ihok (Hugo Yonathan)
Vanesa Lorena Ledesma
Christine Chappel
Michelle Lynne O’Hara
Stephanie Yazum
Déjà (Dondre) Johnson
Tyra Henderson
Carla Natasha Hunt
Astrid La Fontaine
Amanda Milan
Beverly Lineth
Julia Carrizales
Dayana Nieves
Keith E. Jackson
Ana Melisa Cortez
Walquiria (aka Walter)
Billy Jean Lavette
James Jerome Mack
Brandi Houston
Victor Pachas
Francisco Javier Luna
Robert Martin
Antonio Johnson
Fred Martinez, Jr. (aka Fredericka, F.C.)
Della Reese (Lester Childress)
Willie Houston
Loni Kai Okaruru
Nicole Lee Anderson (Thomas Shrom)
Joanne Lillecrapp
Jamie (James) Jackson
Terrianne Summers
Raimundo Nonato
Michelle Paz
Bibi Barajas (Hugo Cesar Barajas)
Faye Urry (Fabian Paquette)
Leonela Valero Parra
Amy Soos
Luciana Dos Santos Oliveira Mazza
Alejandro Ray Lucero
Antonia K.
Anjie Milano (Andy Rafael Milano)
Pilar (Vladimir) Ibáñez Carrasco
Arlene Díaz
Gary Brazon McMurtry
Aretha ReRe Scott (Franklin Freeman)
Casandra Aybar
Nguyen Bui Linh
Raimundo Rocha Alves
Paola Matos
Deasha Andrews
Ukea Davis
Stephanie Thomas
Porfiro Mejia (aka Daisey Flora Blanca)
Danielle Redding
Ontwon Curtis
Gwen Amber Rose Araujo
Amanda Jofré Cerda
Chandini, aka Nazir
Fernanda (Boris Javier) Covarrubias
Tamyra Michaels
Georgina Matehaere
Nizah Morris
Ze Galhinha
Timothy Cinnamon Broadus
Nikki Nicholas
Danisha Victoria Principal Williams
Ronald Andrew Brown
Merlinka (Vjeran Miladinovic)
Jorge Rafael Cruz
Kim Mimi Young
Jessica Mercado
Hendricks Thomas aka Tanesha Starr
Debbie Gould
Shelby Tracey Tom
Michael Charles Hurd
Dayana Valverde
Rogelio Jiménez Cortez
Ericka (Erick David) Yáñez
Cinnamon (Kendrick) Perry
Brandie Coleman
Nireah Johnson
Selena çlvarez-Hernández
Amirilis
Marcelo Cesar Goulart
Bella Evangelista
Emonie Kiera Spaulding
Debbie Fox
Cassandra Tula Do
Enrico Taglialatela
Ricardo Sindy Cuarda
Adrian Torres de Assuncao
Erika Johana
Rider Orcero
Stanley Van Dyke Traylor
Lee China Zainal
Reshae McCauley
Pedro Cruz Ramos
Precious Armani
Mickey Ward-El Smith
Augusto Flores Munoz
Thyotis Jackson
John D. Mayo
Cedric Thomas
John April Marie Walker
Gennaro Rizzo
Darryl Fearon
Leandro Bispo Estavao
Ricky Lee Blakes
Tony Delicious Green
Riviera Rene
Joel Robles
Bella Martinez
Andre
Divas Boulanger (Divas B.)
Andrea Sanchez
Luana (Wagner) Pereira Das Silvas
Penny Port
C. Hernandez
Robert Binenfeld
Felicia Moreno
Ryan Shey Hoskie
Ronnie Paris, Jr.
Karlien Carstens
Michelle Lee
Phool Chand Yadav
Alisha Sandoval
Gerald Ricky Franklin Jr.
Mylene
Alejandra Galicio
Ashley Nickson
Noleen Jansen
Amancio Delilah Corrales
Julio Argueta
Timothy Blair Jr.
Marisa
Antonio Sydney Wright (Kasha Blue)
Irene
Mikey Vallejo-Seiber
C. Hernandez
Christina Smith
Kaaseem Adalla Juanda
Donathyn J. Rodgers
Rani
Vanessa Facen
Simone Walton
Roberta Oliveira
Paulina Mendez Cartagena
Alexis L. King
Tiffany Berry
Yardena Marsh
Gisberta Salce Junior
Melissa Green (Mo)
Rupesh Mandal
Robert Lee Armstrong
Alfred/Ariana Dibble
Sudha alias Lakshmi
Barbara Calderon
Lupita (Juan Carlos Charria)
Lezlie Anne Field
Edgar Cano Camacho
Marcus Rogers
Daxi Arredondo
Thalia Sandoval
Valentina Falco
Nakia Ladelle Baker
Hasan Sabeh (Tamara)
Keittirat Longnawa
Tatiana (Aldomiro Gomes)
Moira Donaire González
Ruby Ordeñana Mendieta
Michelle Carrasco Chela
Erica Keels
Bret T. Turner
Manuela Di Cesare
Victoria Arellano
Oscar Mosqueda
Stefania
Maribelle Reyes
Paula Cristina Hernandez
Thanawoot Wiriyananon
Elly Sayep Susanna
Sally (Salvador) Camatoy
Kellie Telesford
Brian McGlothin
Gabriela Alejandra Albornoz
Stacy Brown
Patricia Murphy
Adolphus Simmons
Fedra
Ashley Sweeney
Sanesha (Talib) Stewart
Cameron McWilliams
Lawrence King
Simmie Williams Jr.
Luna
Lloyd Nixon
Felicia Melton-Smyth
Sylvana Berisha
Ebony Whitaker
Rosa Pazos
Bianca Pereira Guedes
Juan Carlos Aucalle Coronel
Jaylynn L. Namauu
Angie Zapata
Samantha Rangel Brandau
Alex Silverfish
Nikhia (Nikki) Williams
Ruby Molina
Jang Chae-won
Aimee Wilcoxson
Duanna Johnson
Dilek Ince
Lateisha Green (Teish)
Yasmin
Bibi
Roberta Gavou
Noelia
Jennifer Gale
Michael Hunt
Taysia Elzy
Ali
Kátia Otacílio Vilela
Mhtium Abululak
Alexa Rojas Castro
Cynthia Nicole
Marcela Cairo Souza
Aline da Silva Ribeira
Caprice Curry
Rovilson Teixeira
Minja K.
Juan Carlos Guillén Bautista
Víctor Manuel Albor Camacho
Gaby Rosales Aragón
Dayana Nicole Castillo García
Cita Solorzano (muxé)
Camila Hernández Nieto
Pérola
Daisy
Noor Azlan Khamis
Ailton Correa Maia
Will Teixeira da Silva
Cristy
Camila Pereira
Puttalakshmi’s (Hijra)
Cris Francisco das Neves
Vicky Londoño Chavarría
Pequeña P
Miriam Nunes Lucas
Wanderson Wanderley Teixeira da Rocha
Moisés Guimarães de Lima
D. Borges
Kirsi Ubrí
Julio Avila Albarracín
Ebru Soykan (Dilan Pirinc)
Adriana Sánchez López (muxé)
Veronica Baxter
Virgen Castro Carrillo
Eda Yildirm
Ramya
Sasha Estefania
Smail L.
Gisela Roni Galante
Melek D.
Image Devereux
Gabriel Carneiro de Sousa
Jeva Padilla
Ramón Martínez
Juliana Martins
Caio Júnior dos Santos
Fernanda Botelho
Diksy Jones
Jenifer
Tigresa de Souza Reis
Xiomaran Duras
Çağla
Foxy Ivy
Pedro Sánchez Pérez
Dara
Ketlin
Papucha
La Luli
Fredrick Kelly Watson
Carla Regina Bento
Catherine
Tanya Ardón
Rafaele
Anita Fajardo Ríos
Camilla
Enrique Jhosvani Guevara
Luana
Vicki Hernández Castillo
Hadise
Martina Jackson
Valeria
Christopher Jermaine Scott
Violeta Vergara Conde
Teri Benally (Navaho)
Cesar Torres
Judecir Marinho de Oliveira
Jesús Gerardo Ávalos
Fernanda Cerqueira da Silva
Bianca
Archie Avis Brooks
Beyonce Eric Lee
Kleberson Allan dos Anjos Santos
Héctor Emilio Maradiaga Snaider
La George (Jorge Eliecer Burbano)
Kanan al Muthia
Tyli’a Mack
Paulina Ibarra
Michelle Torres
Carol de Souza
Samara da Silva
Kristina Muça
Sayda Reynieri (Carlos Reinieris Salomé)
Fernanda Miranda Mata (Jorge Samuel)
Rusbel Antonio Torres Jesús
Linsia C.C.
Marión Lanza
Monserrat (Elder Noe) Maradiaga
Carolina (Edwards José) González
Rômulo Emílio de Freitas
Andrea Waddell
Tamires de Tal
Meena (Hijra)
Vimlesh (Hijra)
Kimberly (Marco Andrés) Medina Andrade
Dee Green
Katherine Noriega
Kenia Mayli
Juan Carlos Zelaya
Wanda Fox
Jessica Andreina
Lam
Sabrina García Cajas
Destiny Lauren
Jorge Steven Lopez Mercado
Brenda
Wanchai Tongwijit
Marconi William Pereira
Namanda
Grazivaldo Martins
Kelly Correa Pichardo (Alejandro)
Emanuele Fosquerau de Oliveira
Rui
La Lola (Francisco Javier Mena Aguilar)
Débora da Costa
Filhinha
Mariah Malina Qualls
Sabrina Drummond
Estrella (José Angel) Venegas
Talia
Luis Arturo Murillo
Giovanna Fernandes
Euzenilson Paulino Carneiro da Silva
José dos Santos Bispo
Paulina Méndez Cartagena (Juan Pablo)
Renata Pinheiro de Souza
Luiz da Silva
José Javier Quiroz Terrazas
Fernanda
D. A. Santos Costa
Jô de Souza Bevenites
Tânia Santos
Wong
Toninho
José Luis Conde
Myra Chanel Ical
Fernanda (Alex) Correia de Brito
Ingrid Huayaba Gonzáles
Fernando Vásquez Roque
Lacraia
Brigitte
Nadia Malik (khusra)
Josué Arredondo García
Marcela Esteve
Derya
Felipe Torrealba Castillo
Maurício da Silva Correia
Aycan Yener
Tonha Adelino Moura Rufino
Sandra
Italo Bargosa Gonzaga
Princesa (Vinícius Freitas Vieira)
Paola Uc Dzib
Edmilson José dos Santos
Adelcio Silveira Lima Polaca
Kelly
Tiago da Silva
Rubicel Torres Rodríguez
Débora Mancini
Crislaine José Marques
Curi Huansi
Débora Contreras Ponce
Amanda Gonzalez-Andujar
Verônica (Rodrigo) Ferreira
Leona Leonardo Fernandes
Monchina de Jesús Crisóstomo de León
China
Toni Alston
Pitanga Malta da Silva
Michelle
Baiana (Ângelo da Costa)
Ashley Santiago Ocasio
Dandara
Adalberto Alberto de Morais
Ramona
Cleidinaldo Silva do Nascimento
Azra
Renata
Mônica (Thiago de Jesus Carvalho)
Xara/Kelly
Claudia
Sheila
Dana A. Larkin (Chanel)
Tigresa
Ingrid Lizeth
Marcos Gutiérrez Ramos
Luan Santos Xavier
Michelle Luis Alejandro Silva
Ice (Channarong Sonnuam)
Cesar Henrique Vendrame
Taira dos Santos
Angie González Oquendo
Manuel Gómez Mendoza
Josenildo (Nildo) Barbosa dos Santos
Batu
Yisel (Luis Jesús) Mejías Silva
Xuxa
Jazmin/Gudelia Ángel Vega Guzmán
Valdeci Ferreira de Sousa
Fernanda Lavalle
Sandy Woulard
José Gerardo Palma
Iraquitan dos Santos Soares
Marcela Presley (Marcelo Pedro Justino)
Marcela Presley Justino
Arenita Corporán Suero
Dandara
Juan Carlos Crespo Molina
Natasha de Souza Oliveira
Scarlety
Michele da Silva Bulhões
Uziel Figueiredo Araújo
Paola González Mendez
Camille Gerin
Jessica
Roy Antonio Jones III
Alcebíades Alves de Melo
Dani Bananinha Feitosa de Andrade
Karen Mendonça
Lorraine
Sidney Nascimento
Jaqueline Eunapio Garcao
Elane
Imperia Gamaniel Parson
Keila Rios
Gypsy
Letícia (Evandro Fabiano) Soares
Victoria Carmen White
La Flaca (Miguel Orlando) Soto González
Michele (Justo Luis) González García
Nicole das Mercer
Irem Okan
Duda Fernandes
(José Anacleto) Honorato
(Ademir) do Nascimento Silva
Jefferson Dias Nicasso
Luisana (Luis) Gaspar Rojas
Stacey Blahnik Lee
Elga Rocha da Silva
Paloma da Silva Raposa
La Tuerta (Jorge Alberto) Santana Morales
Débora Durán Correa
Johana Pinzón
Sonia Burgess
Cleisiane
Erica Luna
Julio Adelino Rodrigues
Emanuelly Colaço Tabordo
Rani
Serap
Gretchen de Ogum (Greth)
Jurema (Evandro Santos da Silva)
(Fernando)
Adriana
Idania Roberta Sevilla Raudales (Robertina)
Valentina (Oscar Andres Triana Lozano)
Sandra (Sandro Heleno)
Marcinha
Alison
Kirat Pal
(Charm Ashwan) Williams
(Reinaldo Davino da Silva)
Mica (Michel Felipe Teles dos Santos)
(Jocivaldo Alves)
Nataly Rojas
Pamela (Edwin Franklin Sandoval Henao)
Farlen (Joabe Goncalves Chaves)
Lorenza Alexis Alvarado Hernandez
Diana
Lady Oscar (Oscar Martinez Salgado)
Mirela
Maria Eduarda Rezende
(Carlos Bispo dos Santos)
Erica (Eric Pinheiro de Siqueira)
Luisa (Luis Rocha da Silva)
Cheo Reana Bustamente
Jelwin Tolentino
Reana ‘Cheo’ Bustamente
Alina Klia Dian
Génesis Briget Makaligton
Krissy Bates
Adriana
Laisa (Jose Ramiro Guevara Cortes)
Angela (Angel Segundo Pirela Garcia)
Fergie (William Afif Hernandez)
Marcia (Marcio Pereira)
Mini Britany (Lener Dario Lopez Fernandez)
Natasha (Joao Leandro Rosario dos Santos)
(Ivo Valentin)
Mariana (Jose Daniel Aricuri)
Angie
Alejandra Marin
Carla
Geruza
Laura Renan
Lorraine
(Esteban Gonzalez Gomez)
Fernanda
(Luis Fernando Ormeno)
Nicol Balanta
Capenga (Eduardo Marinho da Silva)
Moni (Roberto Marcos) Castro
Poh Hiao Peng/ Pondan Peng
Mireya (Ramiro Solano Jimenez)
Tyra Trent
Aline (Rugian Oneil de Carlos)
(Víctor Jose) Cruz Escorcia
Vitória Maria Viana (Jessica)
Priscila Brandão de Aguilar (Tiffany)
Val (Valdecir) das Graças Souza
Marcel Camero Tye
Casandra (Samuel Oliva Bautista)
Andrea
Shakira (Faizal Harahap)
Tininha (Roncon)
La Jenny (Michel Ruiz Lopez)
R. Suresh
Andrea
(Javier Ortega Rodriguez)
(Osimar Sebastião de Souza Júnior)
S. P.
(Marcos Jose Pereira da Silva)
Leidy Garcia
Jessica
Brenda Vanessa Viveros Peralta
Zharick (Jeison Andres Molano)
Grace (Eroni) da Silva
Paulinha (Paulo) César de Oliveira
Rafaela Thompson (Heliu Pereira Dantas)
Beyonce (Andre Luis) Nascimento dos Santos
(Armando Cabrera Martinez)
Inete (Daniel Oliveira Felipe)
Waseem
Kali
Cristal Sodi (David Reyes)
Narin B.
Bibi (Mauricio)
Ale (Gustavo Yagualca)
La Domenicana
Kimberly Rubí Bianconi López
Barbara (Abraham Lopez Lezama)
Preta Gil (Andrey) Barbosa
(Jean Carlos Pereira da Silva)
Naomi (Leonel Carmona Adames)
(Felipe Roberto) de Freitas Silva
Luisa Nicol (Luis Alberto) Valera
Monica (Javier Ernesto) Elizondo
Paloma
(Milda Rusel Aguilar Donis)
Alison Pereira Cabral dos Anjos (Camile)
Alicinha (Alisson Otavio) da Cruz
(Roberto Confessor da Silva)
Levinha
(Alexandre dos Anjos)
Matilde (Josimar)
Karlota Gómez Peña
Mailda dos Santos (Maria do Bairro)
Carla (Juan Carlos) Tovar Cardenas
(Nathan Eugene Davis)
Kenia (Lineker) Silva Nascimento
Karla
Casandra (Marco Fidel Luján) Hernández
Thalia
Cinthia (Roberto Marcelino) Gonzalez Garrido Rodriguez
Shayara (Johny) Soares Santana Pereira
Val (Valter Felipe) de Souza
Lashai Mclean (Shay)
Samantha (Jesus Nazareth Rondon)
Didem Soral
Camila Guzman
Gaby
Wajahat
Baby (Alexandro) Lourenço Gonçalves
Roberta (Alberto) Machado Amorim
La Frutera (Ender Antonio Serrano Rodríguez)
Not Reported
(Víctor Manuel) Ulloa Morales
Adriana
María Camila Parra (Ninia)
Suzi (Benedito) Divino da Silva
Luana (Wagner) de Oliveira Batista
Simone (Carleone) Santos Rodrigues
Gaurav Gopalan
(Carlos Eduardo) Ferreira de Oliveira
(Jorge Alexis) Ortiz Hernández
La Denisse (Adolfo Rivera Hurtado)
Lucie Parkin
Brigeth Rivera Cuesta
Paloma Perez
Tierrita (José Manuel Concepción)
Paloma (Joaquim) Rodrigues da Cunha
Ramazan Cetin
Ceci Montenegro
(Jefferson) Diogo de Cezaro
Joana (Sergio Ricardo) Faria
Sandy
(Maicon Michel) Cardoso da Silva Westenhofen
Elisa Sabatella Brasil
Carol de Arimatéia da Silva
Lulu
Carolina González Abad (La Moma)
Talha
Shelley ‘Treasure’ Hilliard
C. Y. Torres Escuraima
Dudu (Eduardo) Paixão de Jesus
Fogao (Adilson) Ferreira Rodrigues
Luis Chichay Kano (The Key)
Malu (Antenor Manoel) dos Santos Moraes
Gabi (Davi) Pereira Dantas
Jessica Rollon
Luana (Kelvin) de Oliveira Moreira
Muneer
Astrid Carolina López Cruz
Svetlana
Y. M. A. Zambrano
Cassidy Vickers
Angela
Samira (Mison Augusto) dos Santos
Sonia Masi (Sonia De)
Shakira (Jose Antonio) Quinonez Ortega
Brenting Dolliole
Gardenia (Claudio Lucio Miranda de Almeida)
Carol
Sarita (Antônio Gilson) da Costa Rodrigues
Suely Scalla (Ademir) Melo Oliveira
(Pascual Ake Beh)
C. P. Juarez Quiroz
Ursula
Esmeralda (Jose) Severino da Silva
Luningning (Felix) Alsade
La Loba (Robert Alejandro) Fonseca
Perla Mora (Mario Vega)
Erica Hernandez
(Frederico) Claret dos Santos
(Marvin Geovany) Ramos Miranda
Patricia (Fernando) Costa Alves
Natalia (Raimundo) Ferreira
Fabiola
Bruninha (Regis) dos Santos Lima
Mona
Githe (Orlando) Goines
Magnolia (Odair) Barbosa da Silva
Githe Goines
Dee Dee Pearson
Ingrid Popinha (Carlos) Magno Rosa
La Princesa (Freddy) Payams Severino
Jessica (Leidel Luis)
(Herminia) Lidoma
Jaime Antonio López
Safira Ferreira Severino
Fayla Gold
Acucena (Adler)
Baku Chaudhari
Fernanda Borges da Silva
Crain Conaway
Carla White
Rebeca (Cosmo Marinho) da Silva
Guilherme Augusto de Souza
Brilli (Ramón Antonio) Olivero
(Mateo) Vicente
Sabrina
Maicon Roux
(Samuel) Bernal
Hair (Pedro) Tamiarana
Paola Cristiano
Deoni Jones
Rafaela Cavalcante da Silva
Soraia (Valmir) da Silva
Helen Jabor (Thiago da Silva Carvalho)
(Tiago) da Silva Garcia
Melda Yuksel
Dulce Mejía García
Sarita (Rafael) Teodoro dos Reis
(Paulo Afonso) Martins
(Jorge Luiz) Feretti
Evelyn (Daniel Arlex) Ossa Rodríguez
E. J. Vigil Hernández
(Roberto Paulo) de Campos
Monserrat (Jonathan José) Pineda
Carla
Agnes Torres Hernández Sulca
J. E. C. Zuñiga
Soraya
(Cícero) Neto Brás de Sousa
Chiquinha (Francisco) Neco de Oliveira
Miquilo (Miguel Angel) Mamaní
Rosita Hidalgo
Javier
(Demetrio) Apaza Mayta
Marcela (Eliomar) Machado de Almeida
(José Carlos) de Almeida
Elaine (Elton Jonh) Felipe de Oiveira da Silva
(David William) Cândido de Oliveira
Perlita (Eduardo) Cano
Tyrell Jackson
(Samuel) Ferreira do Nascimento
Daniela (David Oswaldo) Pantoja Churion
Shahid
Mônica
Hana (Adriano) Santiago Rocha
Tugce (Hasan) Sahingoz
Junior Richardo de Jesus
Roberta (Fernando) Candeira Aires Neto
Baga (Edson) Duarte de Souza
(Rafael) Alves Lopes
Talita (Cláudio) Araújo Santos
Debora (Javier) Arango
Coko Williams
Tyrell Jackson
Olga Tyan
Júlia
Nüket Kızılkaya
Karolly Mel
(Wagner) de Moraes
Meankshiammal
Cláudia (Sebastiao Francisco) Vila Nova
Paige Clay
Greice Kelly Pereira
Pamela Moitiño Contreras
Jaqueline Lorenzo de Souza Neves
Rebekah
Gabriela/La Brasileña
Leandro Eduardo Campos Ferreira
Ranjita (Gita)
(Fernando) Carvalho Martins dos Santos
Brandy Martell
Cristiely (Geovanilson) de Souza da Costa
Chrissie Azzopardi
Bianca Niero (José Dejair) Melle Sobrinho
Sharmila
Paloma (Charles) Moreira de Sousa
José Ibáñez Quirola
Stefanny
Anil Aayiramthengu
Lorena Escalera Xtravaganza
César Aníbal Argel Negrete
Bibi (Orbelín) Ramos de la Cruz
Liro Liro (Murilo) Cezar Lopes
José Armando Rocha Ramos
Kimberly (José Edgar) López Inzunza
Jaime Antonio Lopez
Lulu (Luis Fernando) Navarro Vargas
Patrícia de Oyá (Pedro Alcir) Vieira dos Santos
Iván Zavaleta Aguilar
Manuel Sánchez Jiménez o Carlos Pérez González
Thapelo Makutle (Queen Bling)
Karla
Paola (Sidislei) da Silva
José Antonio Méndez
Alison
William Geovanni Aguilar Pérez
Bianca da Silva
José Alfredo Munguía Cibrián
(Octavio Hernandez) Villanueva
Carla (Carlito) Barbosa da Silva
Sasha Lee Gordon
Vicky (Axel)
Jeimy Tamara Pérez
Camila (Carlúcio) de Oliveira
Tracy Johnson
Priscila (Agrailson) Bezerra dos Santos
Karla (José Abraham) Gutiérrez
Guillermo Villanueva Cicatl
Neşe Dilşeker (Seçil Anne)
La Jarocha (Rubén) Mata Rodríguez
Bia (Alberto) da Silva
Samuel
Patsy Castañeda Olivar
Aline Caboquinha
Pâmela Scheyfon
Sapphire
Beterraba (Carlos) Chaves do Amaral
Barbarita (Marlon Javier) Jiménez Alemán
Kendall Hampton
Vanderson Viegas Silva
Shania Vanesa Ávila Mendoza
Nelson Daniel Cruz
Dandara (José) Iraquitam da Costa
Sirena Paola
Thalia
Tiffany Gooden
(Erlan Raimundo) Sobrinho
Maricela (Jesús) Morales González
Eduarda Vasconcelos
Ysabele dos Santos Freier
Larissa Silveira
Bruna da Silva Oliveira
Dewayne Deja Jones
Carol
Viviana (Arnulfo Manuel) López Moreno
R. F. Pereira
Natasha Sandro de Moraes Camilo
Anita (Erivaldo) Domingos dos Santos
Carla
Kyra Cordova (Kyra Kruz)
Yara Duraes Rosa Vugo
Windney Machado da Silva
Milena
J. Almeida de Andrade
Gabriela de Santana
Ivonne (Antonio)
Shola
(Wilson) Alves de Souza
Lorena Layana Fortunato da Silva
(Anderson Xavier) de Almeida Lousada
Vitória da Silva Costa
Sandy
Michele (Romário) Ribeiro de Almeida
Raiony Batalha
Wilmer Amundaray
(Miguel Angelo) Basil
January Marie Lapuz
Tchesca Vieira Pinho
Carlinha
Francesca (Francisco) Chique Torres
Sammy (Miguel Ángel) Chóez Cedeño
Dayana (Sergio) Ramos
(Ricardo Júnior) de Jesus
Luisa Duran
Sheila da Silva
Gabi (Robson) Souza de Almeida
Dalila (Russel Keim) Wodzinski Rosa
Shakira (Ronaldo) Rodrigues dos Santos
Kelly (Valdir) Mota da Conceicao
Janette Tovar
Luisa (July César) Cedeño Morgan
La Vicky (Víctor Manuel) Cool Canul
Jade (Luiz Sávio Claudio) Mello
Karla (César) Hernández Muñoz
Malena Suarez
Madona Lima Chagas
Serap (Mustafa Serkan) G.
Rayza (Emerson) Morais Costa
Kiran (Naseer) Khan
Erla (Cristian) Amaral de Loiola
Sara (Italo) Souza Santos
El Emo (Hugo Enrique) Sánchez Renaud
Angy (Ángel) Hernández Rosales
Melissa (Fábio) Duarte do Nascimento
Cassandra Flores Zapata
Monica Santclear (Katita)
(Lucas Vitor) Oliveira Alves da Silva
(Rener) Lopes Ribeiro
Fernanda Queiroz
Roberta (Goncalver) Siqueira Herbert
Alison Cohuo Pech
Yeisi Ramirez Acosta
Dicky Othman
Renata Espinosa Reyes
Maura Ribeira
Francisco René Zaldívar Robles
Thongam Romeo
Gunce Hatun
Jonara (Romario) Gomes dos Santos
Camila
Dalva Alves Pereira
(Bura) Srinivas
(Luis Carlos) Guerra Susaya
Raissa (Edivaldo) Quevedo da Fonseca
Evon Young (Yung LT)
Nicole Galisteu
Cemia Dove Acoff (Ce Ce)
Daniela Mendoza Macías
Ale (Gustavo) Yagualca
Fernanda Carrico da Silva
Tiffany Holder
Nathalia Anne Gonzales
Cecilia Marahouse
Joahana
(Jeckson José) González Urdaneta
Natalya (Juan Carlos) Parra Valbuena
Agata
R. da Silva Siqueira
Alejandra (Alexis)
Vinod
Karen Cruz Florean
La Tita (Roberto) Araíca
Vitória Conrado
Marcio Sergio de Lima
Mónica (Adolfo) N
Perla Rivas
Noemí Guadalupe Estrada Sánchez
Palmira García
Milton Patiño Chacón
Miguel Antonio Villegas
C. R. dos Santos
Monica Lewinski de Lima
Joelma
Luis Ángel de la Luz Albino
Kayla Moore
Priya
Milan Boudreaux
(Francisco) Evandro de Souza
Mary Lu
Gina
J. La Foitaine Duarte
Deysi (Antonio) López Díaz
Walmir da Silva
(Victor) Dorado
Layla
Bimba
Stephany
A. A. Iglesias
Rafaela
Emilly Sallimeni
Natas
Dayana (Adán) Amilcar Iglesias
Seda
Paloma
L.A.C.M
(Jeferson) Nardo
Vanesa Zabala
(Rene Emilio) Aguirre
Luz Johana López (La Gorda)
Loba
Kelly Young
Ashley Sinclair (Mahogany Singleton)
Abelha (Adilson Felippe)
Barbara
Wendy (Jorge Armando) Cervantes Guzmán
Ángel Francisco Ramírez González
Débora Moreira Mori
Soraia (Diedson Rodrigues)
F. Domingues Rosa
Chuchuhúa (Daniel) Rojas
Tania (Edwin) Santos Vázquez
Laura Aguilar
J. L. Soares de Oliveira
(Eduardo Cesar) Menezes Fischer Vieira
Yhonatan Alexander Guédez Bermúdez
F. da Conceicao Machado
(Francisco) Cabral Neto
(Continued in comments)
submitted by itamaradam to ainbow [link] [comments]


2019.11.14 01:48 CaledonianinSurrey Churchill and alcohol

I came across this video which appears to be by a very left-wing Irish YouTuber. It contains pretty much the standard leftie tropes and lies about Churchill that you've heard a million times before. However, one in particular caught my attention:
> He spent most of the war drunk, and in a bunker
The TL;DR is that this is a lie.
> The overwhelming evidence is that Churchill loved alcohol, drank steadily by sipping, had a hardy constitution and was only very rarely affected by it
- Andrew Roberts, Churchill: Walking With Destiny
> Two things seem clear about Churchill’s relationship with alcohol. His use of spirits differed little from that of members of his class…. Second, Churchill enjoyed his various drinks, and felt they added to the conviviality of his dinner parties. But he never allowed drink to impair his judgment. One of Churchill’s most famous quips seems to have been true – that he had taken more out of alcohol than it had taken out of him
- Cita Stelzer, Dinner with Churchill: Policy Making at the Dinner Table
> While Churchill’s alcohol consumption has been a popular subject, there is no evidence that Churchill’s alcohol consumption affected the performance of his duties; in fact, Churchill remained focused and productive.
– Terry Reardon, Winston Churchill and MacKenzie King: So Similar, So Different
However I thought it would be interesting to really dig into evidence of Churchill's drinking habits. So I did.
The accusation that he was “drunk” for most of the war is debunked by multiple eye-witness testimonies. It is certainly true that Churchill enjoyed drinking, and he drank a considerable amount and well in excess of the guidelines recommended today. However, he very rarely got drunk during the Second World War. And by “very rarely” I meant we can more or less count the number of occasions on one hand.
Firstly, how much did Churchill actually drink? He would start the day with an ample breakfast and a glass of Hock. Afterwards, he liked to keep a glass of scotch and soda by his side for most of the day and would sip at it for hours as a thirst quencher. It was not a strong drink, consisting of a mere thimble of whisky and lots of soda. A Private Secretary, John Colville, informed Martin Gilbert that Churchill’s whisky sodas were “really a mouthwash. He used to get frightfully cross if it was too strong” (Langworth, Myth and Reality, p.87). He disliked scotch neat, and would tell people who liked it that they “are not likely to live a long life if you take it like that” (Langworth, Myth and Reality, p.88). His favourite drink was champagne, which he would consume with lunch and again with dinner. He would drink from imperial bottles (twenty ounces) over meals that lasted for hours. According to another private secretary, John Peck, he would “never have got through an entire bottle…even if he had a glass or two by himself” (Langworth, Myth and Reality, p.89). Finally, he usually indulged in a glass of his second favourite drink, brandy, after lunch and dinner.
That’s a lot of booze. However, Churchill was able to handle it, probably thanks to years of experience. There have been a number of eye witnesses who have said that Churchill’s was rarely drunk, despite his considerable drinking. Cita Stelzer, in her book, Dinner with Churchill: Policy Making at the Dinner Table provides some examples:

I could go on, so I will:

So clearly, the specific accusation that Churchill was intoxicated for most of the duration of WW2 is bogus. However there were a few occasions where he was worse for the drink.

There are some other times during the war when he has been accused of being inebriated, but the evidence is not persuasive:

So, if he was rarely drunk, where does Churchill’s reputation for being frequently inebriated come from? It appears there are a few key sources of the myth:

In summary, Churchill drank a considerable volume of booze but he was no lightweight and was able to consume it without descending into drunkenness. His ability to drink loads and stay sober has been mentioned by numerous associates and colleagues of Churchill. There are only a few instances during WW2 where he was definitely intoxicated.
submitted by CaledonianinSurrey to WLSC [link] [comments]


2016.06.05 19:48 ShaunaDorothy EE.UU.: Cacería de brujas asesina “Delincuentes sexuales” marcados por el estado: Parias de por vida (Febrero de 2014)

https://archive.is/HdHvI
Espartaco No. 40 Febrero de 2014
Durante las últimas décadas, la policía sexual de este país ha capturado a cerca de un millón de personas. Se les encarcela, se les humilla públicamente y se les pone en peligro mediante los registros de “delincuentes sexuales” en Internet, se les rastrea con tobilleras de GPS, se les expulsa de sus propias comunidades y se les obliga a vivir bajo los puentes o en los bosques. Se han convertido en parias sociales, en los leprosos de la actualidad.
Incluso mientras el matrimonio gay —y los boy scouts (abiertamente) gays— son cada vez más aceptados, el esfuerzo de los gobernantes por legislar el sexo y la “moralidad” parece no tener fin. Su más reciente expresión es el frenesí azuzado contra un supuesto brote de incorregibles “depredadores sexuales”, especialmente los que supuestamente tienen como blanco a niños en Internet (es decir, un mundo fantástico) o a través de la pornografía (también pura fantasía). No hay tal epidemia; sin embargo, parece haber un gran número de policías infiltrados al acecho en los chat rooms. Se ha victimizado a miles sólo por mirar pornografía o por intentar comunicarse con otros, por no hablar del sexo consensual con menores, nada de lo cual sería un crimen en una sociedad racional.
Tal como ocurrió con la histeria de los años ochenta y noventa sobre las supuestas redes satánicas de abuso de menores en las guarderías, el depredador de Internet es un mito manufacturado por el gobierno y los medios. Incitando y manipulando el miedo y las actitudes sociales atrasadas, su finalidad subyacente es legitimar y fortalecer los poderes del estado capitalista. Mientras los políticos demócratas y republicanos sermonean sobre “proteger a nuestra niñez”, los imperialistas estadounidenses bombardean a niños en todo el mundo y millones pasan hambre incluso en este país, donde la tasa de mortalidad infantil llega al lugar 51 del mundo.
Entre las innovaciones legales más perniciosas, diseñadas para aumentar el control del gobierno, están las leyes federales que firmó el presidente demócrata Bill Clinton a mediados de los noventa y que le exigen a los delincuentes sexuales liberados que se registren en Internet y notifiquen a la comunidad su paradero. Otro estatuto le exige a las autoridades estatales que transmitan sus datos y huellas digitales al FBI para que éste forme una base de datos nacional. También está el “confinamiento civil”, que permite mantener a los prisioneros recluidos más allá del término de sus sentencias. Con estas leyes, los convictos de delitos sexuales se ven inmersos en un laberinto kafkiano de presunta culpabilidad, ostracismo social, castigos preventivos, miedo y violencia, frecuentemente de por vida.
Para Charles Parker de Jonesville, Carolina del Sur, y para su esposa, registrarse como delincuente sexual fue una sentencia de muerte. En julio, Jeremy Moody halló el nombre de Parker en el registro y ubicó su hogar en un mapa, se dirigió ahí y disparó y apuñaló a la pareja. “No he venido a robarte. He venido a matarte porque eres un abusador de niños”, dijo Moody, quien tiene la palabra “skinhead” [cabeza rapada] tatuada en el cuello. (Parker no había sido convicto por abuso de menores.) Posteriormente, Moody admitió que se preparaba para matar a otra persona que figuraba en el registro.
Un caso de estudio: Los Friedman
Hace poco volvió a las noticias el caso de Arnold Friedman y su hijo adolescente Jesse, documentado en la escalofriante película nominada al Oscar de 2003 Capturando a los Friedman. La película muestra cómo los dos hombres de Long Island, víctimas del abuso policiaco, la histeria de la comunidad y el sesgo judicial, fueron obligados a confesar en falso decenas de casos de abuso de menores que supuestamente ocurrieron en las clases de computación de Arnold, con la ayuda de Jesse. Un amigo adolescente de éste, Ross Goldstein, también fue condenado a trece meses de prisión tras ser obligado a confesar y a hacer acusaciones falsas contra Jesse.
Los cargos de esa cacería de brujas iban desde lo inverosímil hasta lo imposible. Como lo puso Jesse Friedman, un niño de diez años que asistía a las clases semanalmente alegó que había sido forzado a tener sexo anal u oral 30 veces en un periodo de diez semanas y —tras reinscribirse— fue violado 41 veces a lo largo del siguiente año. Entre lo que un cargo describía como abusos en grupo se incluía el “salto de rana”, en el cual Arnold y Jesse supuestamente sodomizaban a toda la clase de niños desnudos saltando de uno al otro. Pese a las historias de violencia física, abuso verbal y sexo forzado frente a toda la clase, no se presentó una sola evidencia: ni moretones ni ropa manchada de sangre. Ni uno solo de los padres expresó la menor sospecha hasta que la policía llegó a sus casas a interrogar a sus hijos.
El único hecho incuestionable es que en 1987 los agentes aduanales interceptaron un paquete dirigido a Arnold Friedman que contenía pornografía infantil, lo que llevó a la policía a allanar el hogar de los Friedman en el suburbio de Nueva York de Great Neck. La policía confiscó unas 20 revistas de pornografía infantil tomadas de varias partes de la casa y una lista de los niños que asistían a las clases de Arnold.
¡Al poseer pornografía infantil, Arnold Friedman no cometió crimen alguno! Fotografías, sexo de fantasía, entretenimiento: la pornografía no hace daño a nadie. ¿Cuántos de nosotros podríamos librarnos de la prisión si los “pensamientos desviados” se castigaran con cárcel? Al contrario de ciertos feministas y de los maoístas del Revolutionary Communist Party [Partido Comunista Revolucionario], quienes quisieran prohibir la pornografía sobre la espuria base de que provoca violencia contra la mujer, nosotros reconocemos que las leyes antipornografía dañan a todos al legitimar la censura y desatar la interferencia estatal en la vida privada. Nos oponemos a las leyes contra la pornografía y a las leyes contra los “crímenes sin víctimas”, como la prostitución, las drogas y las apuestas. ¡El gobierno debería sacar los ojos, oídos y narices de las alcobas y de las vidas privadas de la gente!
Según la retorcida lógica que esta sociedad promueve, Arnold Friedman, espectador de pornografía, debía ser por lo tanto un abusador de menores, por lo que fue condenado a una sentencia de diez a 30 años de prisión y murió en la cárcel en 1995, aparentemente por suicidio. Jesse recibió una sentencia de seis a 18 años tras las rejas. Lo liberaron en 2001 después de trece años, sólo para que comenzara una cadena perpetua de persecución legal y social.
Ya antes de que comenzara el juicio, las autoridades promovieron la noción de que cada uno de los estudiantes de Arnold debía ser considerado una víctima. Cientos de padres de familia histéricos se apiñaron en reuniones comunitarias exigiendo asesoría sobre cómo ayudar a sus hijos. Se les dijo que fueran a terapia. Años después, muchas supuestas víctimas testificaron respecto al terrible daño que sufrieron ellos y sus familias cuando el estado los obligó a inventar historias, y luego por la subsiguiente “terapia” basada en esas ficciones.
En 2013, la oficina del mismo fiscal que condenó a los Friedman revisó el caso en respuesta a una acusación de calumnia que el Tribunal de Apelaciones del II Distrito emitió en 2010. El tribunal escribió: “Aquí las actas indican una ‘probabilidad razonable’ de que Jesse Friedman fuera injustamente sentenciado”. Para la revisión de la fiscalía, Ross Goldstein (a quien los documentos legales se refieren como Kenneth Doe) habló por primera vez en 23 años. En un documento de nueve páginas dirigido al fiscal de distrito, afirmó: “Ninguno de los sucesos que Kenneth Doe supuestamente describió o que se atribuyen a él tuvo lugar en realidad”. Goldstein reunió a numerosos ex alumnos que hoy afirman que en las clases no ocurrió absolutamente nada y que la policía los intimidó para que rindieran falsos testimonios. Sin embargo (predeciblemente), el resultado del autoexamen fue que la oficina del fiscal se absolvió a sí misma de cualquier falta en el proceso.
La sexualidad infantil y el estado
El caso Friedman, una tragedia incesante para toda una familia, subraya varias cuestiones políticas importantes. El enfoque de la Spartacist League deriva de nuestra concepción marxista del mundo y nos enfrenta con el moralismo burgués y con frecuencia también con muchos grupos autodenominados socialistas. La sexualidad humana es muy amplia, pero su práctica está condicionada por cada sociedad particular. La sociedad burguesa estadounidense, con su componente de fanatismo religioso, destina una cantidad considerable de energía a delimitar los apetitos sexuales en nombre del orden social. Con sus policías, jueces y prisiones, la intervención del estado en las relaciones sexuales privadas tiene como fin imponer la moralidad que profesa la burguesía, y con frecuencia transforma una experiencia inofensiva y muchas veces positiva en una pesadilla. El estado burgués no es ni un árbitro neutral ni un protector de la ciudadanía; existe para asegurar la conservación del dominio capitalista.
La premisa de muchas leyes contra el sexo es que los niños son seres asexuales. De manera absurda, los púberes y los adolescentes con las hormonas desbocadas son considerados niños. De hecho, la sexualidad es parte de la constitución humana desde la infancia. Como discutimos con amplitud en el artículo “Unholy Alliance of Feminists and Christian Right—Satan, the State and Anti-Sex Hysteria” (La impía alianza de los feministas y la derecha cristiana—Satanás, el estado y la histeria antisexo, Women and Revolution No. 45, invierno-primavera de 1996), los niños son pequeños animales inquisitivos que en su camino a la madurez llevan a cabo experiencias y observaciones sexuales y de todo tipo. Tal como ocurre con otras especies de primates, el sexo entre los humanos tiene un amplio componente de aprendizaje. Hoy, en gran parte del país se le niega a la juventud el acceso oportuno a los métodos anticonceptivos y a la educación sexual, dejándola vulnerable a los embarazos no deseados y a las enfermedades de transmisión sexual. Si intenta actuar como la televisión e Internet le enseña, se mete en problemas.
Las leyes contra el estupro varían mucho de un estado a otro, pero todas criminalizan toda actividad que un tribunal considere sexual por el solo hecho de que un menor (alguien que no haya llegado a la “edad de consentimiento”) participe en ella, independientemente de si lo que suceda sea o no consensual. La ley mezcla deliberadamente el sexo consensual con el ataque sexual violento y con la violación. Cualquiera que sea hallado culpable de haber tenido sexo con un menor, o cualquier cosa considerada contacto sexual, se considera automáticamente un delincuente violento. La designación “depredador” puede aplicarse cuando un tribunal decide que una relación fue establecida o promovida con fines de “victimización”.
El único lineamiento para cualquier relación sexual debería ser el consentimiento efectivo —es decir, el entendimiento mutuo de las partes participantes— independientemente de la edad, el género o la preferencia sexual. Sin duda, determinar incluso lo más básico —por ejemplo, si un acto tuvo lugar realmente y si fue consensual— puede ser problemático a veces. Y ciertamente hay muchos casos en que la víctima de una violación o de un abuso violento puede recurrir a la ley. Al mismo tiempo, como alguna vez comentó el dramaturgo irlandés Brendan Behan en un contexto diferente: “Nunca he visto una situación tan terrible que un policía no pueda empeorar”. Además, desentrañar las cuestiones de la sexualidad humana del entramado de prejuicios sociales es casi imposible en esta sociedad dividida en clases y razas. Libre de la crueldad y la fría indiferencia que resultan de la búsqueda de ganancia, una sociedad socialista buscaría un enfoque científico a estas cuestiones difíciles.
Enciérrenlos...
Las leyes antisexo han creado una enorme masa de blancos potenciales, alimentando pesquisas con vastas sumas de dinero para trabajo encubierto y alentando procesos fraudulentos mediante el uso de oscuras invenciones siquiátricas y “testigos expertos”. En consecuencia, cada vez más víctimas caen en las fauces del sistema carcelario estadounidense, que ya es el mayor del mundo. Las cifras de la guerra contra los “depravados” sexuales se suman a las de la anterior “guerra contra el crimen” y a la continua “guerra contra las drogas”, eufemismos para nombrar la persecución legal racista que ha cuadruplicado la población carcelaria a cerca de 2.2 millones de personas al día de hoy, de las cuales casi la mitad son negras.
Desde los años setenta hasta hoy, el número de personas encarceladas como delincuentes sexuales se ha multiplicado. El libro Sex Panic and the Punitive State (Pánico sexual y el estado punitivo, University of California Press, 2011), de Roger N. Lancaster, aporta una investigación útil que describe el desarrollo de estos pánicos y muestra con precisión cuán vasto es el archipiélago de víctimas de la persecución sexual estatal. Lancaster escribe: “Nacionalmente, los casos reportados de abuso infantil saltaron de seis mil en 1976 a 113 mil en 1985 y a 350 mil en 1988: la cifra se multiplicó 58 veces en doce años”. Apuntando al terror irracional al “desconocido que acecha”, en un artículo publicado en el New York Times del 20 de agosto de 2011 titulado “Sex Offenders: The Last Pariahs” [Delincuentes sexuales: Los últimos parias], señaló: “El riesgo de que un niño sea asesinado por un depredador sexual desconocido es comparable al de morir fulminado por un rayo”. Lancaster también señala que “la mayoría de los perpetradores de abusos sexuales son miembros de la familia, parientes cercanos, amigos o conocidos de la familia de la víctima”.
Las cacerías de brujas antisexo han sido usadas para deshacerse de elementos básicos que los estadounidenses habían aprendido a considerar inherentes a la democracia, así como la “guerra contra el terrorismo” ha destripado toda una gama de derechos constitucionales. Como puede verse en el caso Friedman, lo primero que se pierde es la privacidad, seguida de la presunción de inocencia, cuando los acusados son satanizados. Luego se marca a los convictos de por vida. Hoy, cerca de 750 mil personas están en el registro de Internet que instituyó la “Ley Megan” de la era Clinton, promulgada tras el brutal asesinato de la pequeña Megan Kanka de siete años en un ataque sexual en 1994.
Al salir de la cárcel, Jesse Friedman —quien para empezar no había hecho nada— fue clasificado como “depredador sexual violento nivel III”, es decir, como alguien en alto riesgo de reincidir y como una amenaza a la seguridad pública. Como tal, tuvo que abandonar su casa tres veces. Con respecto a las restricciones de residencia, que le prohíben la proximidad con niños, escribió en su página web: “Si miras un mapa, te darás cuenta de que eso significa prácticamente cualquier parte. En algunos estados y ciudades se me prohibiría estar en cualquier lugar ‘donde se sabe que los niños se congregan’, incluyendo bibliotecas, museos, acuarios, playas e incluso eventos deportivos públicos”. “La Ley Megan”, escribió, “es el exilio social”.
Otros miles han sido convertidos en parias de manera similar. En Southampton, un destino vacacional para las celebridades neoyorquinas y los tiburones de Wall Street, unos 40 hombres convictos de diversos delitos sexuales se ven obligados a vivir en dos tráilers alejados de los centros habitados. Sólo uno de los tráilers tiene regadera y los que viven en el otro tienen que tomar el autobús dos veces por semana para ducharse.
La novela agudamente realista de Russell Banks, Lost Memory of Skin (La memoria perdida de la piel, HarperCollins, 2011), explora el horrendo mundo de los nuevos parias. El héroe es un joven tímido e ingenuo al que se le llama “el Chico”, cuyo fiel compañero y único amigo es su iguana Iggy. El Chico va a conocer a “brandi18”, con quien había tratado sólo por Internet, sólo para encontrarse con que en casa de ella lo esperan el padre de Brandi y cinco policías. Tras ser arrestado y condenado, se halla a sí mismo sin hogar, viviendo bajo un puente junto a otros “delincuentes sexuales”, pepenando comida de los basureros. En nombre de políticos que buscan un encabezado de prensa, la policía allana incluso ese lugar diminuto, sucio y semioculto, con resultados trágicos. A estos hombres del puente se les obliga implacablemente a recargar constantemente sus tobilleras de monitoreo:
“Toma media hora cargar completamente la batería del monitor, y durante esa media hora el Chico se siente íntimamente conectado a los demás millones de delincuentes sexuales, jóvenes, viejos y de otras edades...todos los cuales han conectado sus tobilleras electrónicas a contactos y están sentados en alcobas, salas y sótanos de casas, apartamentos y remolques, en estacionamientos, refugios de indigentes, parques públicos, aeropuertos, estaciones de tren, salas de espera, oficinas, en las trastiendas de restaurantes de comida rápida, bajo pasos a desnivel y puentes peatonales —como si todos ellos fueran hojas temblorosas en las ramas grandes y pequeñas de un vasto árbol eléctrico cuya sombra cubriera todo el país—”.
...y tiren la llave
Las diversas leyes estatales y federales de “confinamiento civil” que se han aprobado desde 1990 son una burla de la noción de “cumplir tu sentencia” y de la pretendida rehabilitación. Por ejemplo, la “Ley Adam Walsh de Protección y Seguridad de los Niños” de 2006 posibilita la detención indefinida de cualquier prisionero federal —incluso si nunca ha sido convicto de ningún delito sexual— que haya cumplido su sentencia pero sea considerado mentalmente “anormal” y se crea probable que cometa algún delito sexual en el futuro.
En el artículo “When the Feds Decide Who’s Sexually Dangerous” [Cuando los federales deciden quién es sexualmente peligroso], publicado en The Atlantic (20 de mayo de 2010), Wendy Kaminer señala: “Quienes confían en la burocracia federal y creen que los funcionarios usarán su poder adecuadamente, con imparcialidad y buena fe, pueden sentirse protegidos por él; a los demás debe preocuparles que el gobierno pueda detener ciudadanos indefinidamente, sin juicios con jurado, basándose en especulaciones sobre su futura peligrosidad”. Díganselo a los prisioneros de Guantánamo.
Bajo algunas leyes estatales, los sometidos a confinamiento civil pueden tener derecho a un proceso ante un juez, pero no a un juicio con la posibilidad de preparar una defensa. La mayoría no recibe “tratamiento” y prácticamente nadie obtiene algo de él. ¡Incluso se dio el caso de un hombre de Wisconsin de 102 años que no pudo someterse a tratamiento por fallas en la memoria y problemas de oído!
Hasta 2007, dos mil 700 hombres estaban recluidos en centros de confinamiento civil. Para escapar de las garras de estas instituciones penales/“terapéuticas” en las que se encuentran sepultados, algunos prisioneros incluso solicitan ser castrados, como lo relata el artículo “The Science of Sex Abuse” [La ciencia del abuso sexual] de Rachel Aviv (The New Yorker, 14 de enero de 2013). La primera persona detenida bajo la Ley Adam Walsh, Graydon Comstock, cuestionó la legislación en un caso ante la Suprema Corte en 2010. Aviv observa: “Para cuando el caso fue atendido, cuatro años después de que la sentencia criminal de Comstock expirara, él tenía ya 67 años y padecía del corazón, de diabetes e incontinencia. Ya dos veces había solicitado ser castrado, creyendo que la operación ayudaría en su caso, pero se le dijo que no estaba médicamente justificada”. En años recientes, la Suprema Corte ha refrendado diversos estatutos del confinamiento civil.
El poderoso análisis de Aviv de los horrores del confinamiento civil gira en torno al caso real de un soldado solitario llamado John, que se hizo amigo en un chat room de “Indy-Girl”. Sí, era un policía encubierto. El soldado, invitado a un tentador picnic al aire libre, rápidamente fue capturado por la Unidad Militar de Investigaciones y el FBI. John fue sentenciado a 53 meses en una prisión federal por poseer pornografía infantil y por “usar Internet para inducir a un menor a tener sexo”. Pero entonces fue cuando empezaron sus verdaderos problemas.
Tras salir en libertad condicional, John recayó y volvió a mirar pornografía con menores, por lo que rápidamente fue sentenciado a otros dos años en prisión. Seguía preso cuando el Congreso aprobó la Ley Adam Walsh, por lo que se le transfirió a una prisión médica de Massachusetts y, sin audiencia legal, se determinó que era de “alto riesgo”. Así pasaron cuatro años. En 2011 comenzó su audiencia de confinamiento civil. Al año siguiente, un juez dictaminó que John era demasiado peligroso para ser liberado y lo condenó a un “confinamiento terapéutico” indefinido en el sistema carcelario federal. Desde entonces sigue en ese limbo, donde una “terapia” diaria lo alienta a declarar cada vez más historias fantasiosas para ganarse la aprobación de los siquiatras, historias que sólo contribuyen a incriminarlo. Vivir en una tienda de campaña bajo un puente parece un destino preferible.
Nuevas brujas, nuevos inquisidores
En Estados Unidos, con su vena profundamente puritana y su insidioso racismo, la combinación de sexo y raza siempre ha sido usada como medio de control social. El mito del hombre negro depredador acosando a mujeres y niños blancos se conjuró para mantener aterrorizada a la población negra cuando la ley linchadora imperaba en el Sur de Jim Crow. Con frecuencia se ha recurrido a leyes antisexo para poner a hombres negros tras las rejas, incluyendo a celebridades como el boxeador Jack Johnson en 1912 y a Michael Jackson en 1994 y de nuevo diez años después.
Las cruzadas antisexo fueron una de las armas que se usaron para revertir las conquistas de las luchas por los derechos civiles y para apagar el descontento social de los años sesenta y principios de los setenta, especialmente el provocado por la Guerra de Vietnam. Tras tomar posesión en 1977, el gobierno demócrata de Jimmy Carter desató un asalto de reacción social interna mientras llevaba a la Casa Blanca el fundamentalismo religioso de los “renacidos”. Bajo el lema de los “derechos humanos” lanzó también la Segunda Guerra Fría del imperialismo estadounidense con el objetivo de destruir a la Unión Soviética.
La siguiente década presenció una de las cacerías de brujas más terribles y peculiares de la historia estadounidense: la histeria respecto al “abuso satánico” en las guarderías, que le arruinó la vida a cientos de hombres, mujeres y niños. El auge de esta cacería de brujas, que se extendió hasta principios de los años noventa, coincidió con la reacción reaganista —la cual, entre otras cosas, intentó enviar a las mujeres de vuelta a los hogares—. Se recortaron los fondos para el bienestar social y otros programas sociales, como las guarderías y preescolares para madres trabajadoras, provocando enormes dificultades y daños a las mujeres y los niños. El pánico del “abuso satánico” sirvió para encubrir un abuso real por parte del gobierno.
En el juicio más largo de la historia estadounidense, que se extendió de 1986 a 1990, el caso de la escuela preescolar McMartin, los niños testigos contaron historias de sacrificios animales, orgías, pasadizos secretos, mutilación de cadáveres y otras ficciones. El caso comenzó en 1983, y para el año siguiente el gran jurado había reunido 354 declaraciones que implicaban hasta 369 supuestas víctimas, mientras la policía anunciaba una enorme conspiración criminal. Más de 70 personas fueron condenadas injustamente. Mientras tanto, decenas de otros casos de “satanismo” barrieron el país, desde el condado de Kern en California, hasta Fells Acres en Massachusetts y la guardería Little Rascals de Carolina del Norte. En estos casos no se encontró evidencia alguna. Los acusados eran completamente inocentes, como señalamos entonces (a diferencia de prácticamente todo el resto de la izquierda) al defender a los trabajadores de las guarderías. Los Friedman fueron arrestados en medio de esa cacería de brujas.
Los liberales y feministas burgueses ayudaron a impulsar esa locura. Aunque se presentan como protectores de las mujeres y los niños, su remedio es pedirle al estado leyes más numerosas y más duras, así como más vigilancia policiaca. La versión más extrema de esa misma política fue el libro de 1975 de Susan Brownmiller, Against Our Will [Contra nuestra voluntad], famoso por su aseveración de que la violación es la principal forma en que todos los hombres controlan a todas las mujeres. Su propuesta: más mujeres policías.
En los años setenta y ochenta, los florecientes escuadrones de dios, dirigidos por gente como el fundamentalista católico Patrick Buchanan y el líder de la Mayoría Moral Jerry Falwell, se movilizaban contra el aborto y declaraban que el sida era un castigo de dios a los gays. Mientras los fanáticos de derecha sitiaban las clínicas de aborto, los feministas apuntaban contra la pornografía y un imaginario abuso satánico. Al impulsar este programa antisexo, los “progresistas” entablaron una alianza temporal con los evangélicos.
El estado respondió gustoso. En 1974, el demócrata Walter Mondale promovió la Ley de Prevención y Tratamiento del Abuso Infantil, que obligaba a los terapeutas, maestros y trabajadores sociales a informar a la policía de cualquier indicación de abuso. Así, se suponía que cientos de miles de educadores y trabajadores sociales actuarían como auxiliares de la maquinaria de represión del estado capitalista. En los años ochenta, el procurador general de Reagan, Edwin Meese, lanzó una gran campaña contra la pornografía, con bastante ayuda de sus aliados liberales. Con Internet, las cosas no hicieron sino empeorar. En los últimos quince años, las sentencias federales por posesión de pornografía infantil han aumentado en extensión más de 500 por ciento y pueden ameritar hasta cadena perpetua, la sentencia que suele darse al homicidio en primer grado.
Entre las feministas más prominentes que impulsaban las reaccionarias campañas antiporno estaba la fundadora de la revista Ms., Gloria Steinem, quien empezó su carrera como informante de la CIA. La despreciable Steinem también se subió con furor al tren del ritual satánico y la memoria reprimida. A mediados de los ochenta financió una excavación que los padres de familia de la escuela preescolar McMartin realizaron en busca de los (inexistentes) túneles y calabozos de los que habían hablado sus hijos bajo coerción. En 1993, Ms. salió con el encabezado: “El abuso ritual de las sectas existe —¡Créanlo!”.
En 1995, Steinem narró el documental de HBO The Search for Deadly Memories. Los apócrifos “recuerdos recuperados” de abuso cumplieron una función perniciosa en numerosos casos. Estos “recuerdos reprimidos”, como los llaman los trabajadores sociales fraudulentos, son la versión secular liberal de la histeria religiosa. Como materialistas convencidos, no nos lo creímos. Como señalamos en “Satan, the State and Anti-Sex Hysteria”, las técnicas que supuestamente revelan traumas reprimidos han demostrado ser excelentes para inducir recuerdos falsos, especialmente en niños pequeños y susceptibles. En ocasiones, es la policía quien implanta los supuestos recuerdos en el curso de los interrogatorios, como ocurrió en el caso Friedman. Los traumas verdaderos realmente trauman a la gente, que tiende a recordarlos.
El sexo, el matrimonio y la familia
¿Cómo es que la expansión de la tolerancia (salvo en reaccionarios endurecidos y fanáticos religiosos) respecto al matrimonio gay puede coexistir con una implacable cacería de brujas antisexo? Esto se debe a que el matrimonio, un contrato legal, es uno de los principales sostenes sociales del estado burgués. En una presentación el pasado mayo, David Thorstad, quien en 1978 estuvo entre los fundadores de la North American Man/Boy Love Association (NAMBLA), señaló la desbandada del movimiento radical gay:
“El anterior desafío a la heterosupremacía, dirigido a liberar la sexualidad reprimida de todos, ha sido remplazado por un enfoque conservador y convencional por la aceptación de la sociedad capitalista heterosupremacista. Donde esto es más obvio es en la búsqueda del matrimonio y la participación abierta en instituciones opresivas como el ejército, así como los llamados a fortalecer las fuerzas represivas del estado mediante las leyes contra los llamados crímenes de odio”.
Así, en la búsqueda de la respetabilidad burguesa, las marchas del orgullo gay acogen contingentes de policías gays, cuyo trabajo incluye el arresto de “delincuentes sexuales”. Mientras tanto, los organizadores de las marchas vetan a organizaciones como NAMBLA, que llama por la despenalización de las relaciones consensuales entre hombres adultos y menores de edad.
A diferencia de los feministas, el establishment gay y, asquerosamente, la mayor parte de la izquierda “socialista”, nosotros siempre hemos defendido a NAMBLA y a sus miembros tanto de la represión estatal como de la victimización por parte de los patrones. Se trata de algo más que una cuestión de “libertad de expresión”. Muchísimos jóvenes, torturados y confundidos por sus propios sentimientos, en conflicto con la severidad represiva de esta sociedad, encontrarían reconfortante hablar de estas cosas con personas más experimentadas, como lo han hecho generaciones anteriores. En esta época, sin embargo, tener cualquier tipo de intimidad intergeneracional es jugar con fuego.
En un artículo titulado “Youth, Sexuality and the Left” [Juventud, sexualidad y la izquierda], Sherry Wolf de la International Socialist Organization (ISO, Organización Socialista Internacional) se sumó al linchamiento de Thorstad acusándolo de ser “el más constante y sonoro defensor de la pederastia en la izquierda” (socialistworker.org, 2 de marzo de 2010). Conservando la premisa reaccionaria de las leyes de la edad de consentimiento, Wolf cita su libro Sexuality and Socialism: History, Politics and Theory of LGBT Liberation [Sexualidad y socialismo: Historia, política y teoría de la liberación LGBT]: “Es incongruente que un niño dé verdadero consentimiento, libre de la desigualdad de poder, a un hombre de 30”. El artículo de Wolf continúa: “En nuestra sociedad, los adultos y los niños no se enfrentan como iguales en lo emocional, lo físico, lo social o lo económico. Los niños y los adolescentes más jóvenes no tienen la madurez, la experiencia ni el poder necesarios para tomar decisiones verdaderamente libres en sus relaciones con los adultos. Sin ello, no puede haber verdadero consentimiento”.
No importa que la mayoría de las relaciones entre adultos no cumpla con este criterio de consentimiento. En cuanto a la afirmación de Wolf de que “los adolescentes maduran a distintas edades”, ¿quién debe determinar la edad adecuada para la actividad sexual en una especie en la que esta edad ha estado, durante el 99 por ciento de su existencia, muy por debajo de la supuesta “edad de consentimiento” de la actualidad? Bajo el inhumano status quo capitalista, se asume que es el estado. Para los comunistas, es el ABC el oponernos a la intervención del gobierno en la vida privada de la gente y defender a cualquier grupo que luche por aumentar la libertad en las relaciones sexuales. Esto es una expresión del ideal de la vanguardia leninista como tribuno del pueblo. La ISO y cía. bailan a un son diferente, acomodándose a los valores burgueses y a la cacería de brujas contra aquéllos cuyas proclividades sexuales se consideran verboten [prohibido, en alemán en el original].
En El origen de la familia, la propiedad privada y el estado (1884), Friedrich Engels rastreó el surgimiento simultáneo de la familia y el estado como medios que la clase propietaria usó para consolidar y reproducir su poder cuando emergió de la sociedad humana primitiva. La monogamia de la esposa era necesaria para asegurar la paternidad para la transmisión hereditaria de la propiedad. Actualmente, la familia sigue siendo la principal fuente de opresión de la mujer. A los niños, la familia debe imbuirles la sumisión y el respeto por la autoridad, lo que frecuentemente engendra frustración y violencia. Como escribimos en “Satan, the State and Anti-Sex Hysteria”: “Las proclividades sexuales de las especies gregarias de mamíferos, como la nuestra, claramente no encajan con la rígida monogamia heterosexual que constituye el fundamento ideológico de la institución de la familia, reforzada por la religión organizada”.
La mayor parte del terrible daño que se inflige a los jóvenes y las mujeres tiene lugar en el seno de la familia. Sin embargo, en esta sociedad capitalista, la familia suele ser lo único que le queda a uno. Son escasos los servicios alternativos que la sociedad provee para criar a los hijos o cuidar a los enfermos y a los ancianos.
El fanatismo antisexo y la perversa persecución estatal persistirán mientras imperen la propiedad privada y la producción por ganancias. El estado capitalista no puede ser reformado para que sirva a los intereses de los explotados y los oprimidos. Debe ser barrido y sobre sus ruinas debe erigirse un estado obrero basado en la expropiación de los medios de producción. Para erradicar la opresión de la mujer y de los homosexuales, se requiere construir una sociedad socialista donde las funciones de la familia sean colectivizadas —guarderías y cocinas comunales, atención médica gratuita y de calidad, etcétera— liberando a la mujer de la carga de la crianza de los niños y de la esclavitud doméstica. En cuanto a lo que una sociedad racional conservaría de las relaciones sexuales, y de las relaciones sociales en general, los marxistas compartimos la amplitud de la visión que expresó el fallecido Gore Vidal (a quien tanto echamos de menos) en su artículo “Pink Triangle and Yellow Star” (Triángulo rosa y estrella amarilla, The Nation, 14 de noviembre de 1981):
“Cualquiera que sea el arreglo al que llegue la sociedad del futuro, debe reconocerse que los niños que lo necesiten serán criados con bastante más cuidado que hoy, y que a los adultos que no deseen ser padres ni madres debe dejárseles en paz”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/40/delincuentes.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


¡Bebeshita y Brandon CUMPLEN 9 MESES DE NOVIOS ... True - Brandy (fanmade video) - YouTube Lo que más sorprende a los alemanes de los ... - YouTube ¡Bebeshita ROMPIÓ EN LLANTO al ver a Brandon del otro lado ... 20 Frases De GANDHI Para Reflexionar - YouTube COFEPRIS ESTABLECE NUEVO SISTEMA ELECTRÓNICO DE CITAS ... Brandy - Right Here (Departed) (Video Version) - YouTube Brandy & Monica - The Boy Is Mine (Official Video) - YouTube CATA DIRIGIDA BRANDY DE JEREZ _ESP - YouTube Frases de ArcAngel para watsapj❤

Frases de Brandy - Frases de películas, frases de cine

  1. ¡Bebeshita y Brandon CUMPLEN 9 MESES DE NOVIOS ...
  2. True - Brandy (fanmade video) - YouTube
  3. Lo que más sorprende a los alemanes de los ... - YouTube
  4. ¡Bebeshita ROMPIÓ EN LLANTO al ver a Brandon del otro lado ...
  5. 20 Frases De GANDHI Para Reflexionar - YouTube
  6. COFEPRIS ESTABLECE NUEVO SISTEMA ELECTRÓNICO DE CITAS ...
  7. Brandy - Right Here (Departed) (Video Version) - YouTube
  8. Brandy & Monica - The Boy Is Mine (Official Video) - YouTube
  9. CATA DIRIGIDA BRANDY DE JEREZ _ESP - YouTube
  10. Frases de ArcAngel para watsapj❤

Brandy's official music video for 'Right Here (Departed)'. Click to listen to Brandy on Spotify: http://smarturl.it/BrandySpotify?IQid=BrandyRH As featured o... The official music video of 'The Boy Is Mine' by Brandy & Monica from the album 'Never Say Never' (1998) 🔔 Subscribe to the Brandy channel and ring the bell ... Tienen que luchar por su amor. Enamorándonos es un programa lleno de amor conducido por Carmen Muñoz y Adrián Cue quienes te invitan a ser testigo de de que ... Fanmade video of one of the best tracks from 'Human'. I just used Full mooon video, I like the style of it for True video... This feature is not available right now. Please try again later. ¿Te has preguntado alguna vez qué es lo que más sorprende a los alemanes de los españoles? Hoy comparto las cosas más curiosas que a los alemanes les sorpren... El Brandy de Jerez es una bebida única, exclusiva, elaborada a partir de aguardientes y destilados de vino. Un origen noble que, unido a una singular crianza... Visita nuestro sitio: http://www.aztecauno.com/enamorandonos ----- Síguenos... COFEPRIS ESTABLECE NUEVO SISTEMA ELECTRÓNICO DE CITAS. Mahatma Gandhi es uno de los grandes hombres que marcó la historia del mundo en el siglo XX. Luego de estudiar Derecho en Londres, este hinduista regresó a I...