Tomar ese amor amor letras

Frases de la película Amor y Letras. Dirección: Josh Radnor. Actuación: Elizabeth Olsen, Josh Radnor, Zac Efron. Género: Comedia, Drama, Romance. Estreno: 2012. Otros títulos: Liberal Arts. “Aquél que multiplica sus conocimientos… Multiplica su dolor” -Eclesiastés 1:18. Ya no es mi trabajo el hacerte sentir bien contigo mismo. Dina Paucar - Me Emborracho Por Tu Amor (Letras y canción para escuchar) - Que dolor me estas causando con tus engaños / Amorcito quiero olvidarte pero no puedo / Que dolor me estas causando con tus engaños / Amorcito quiero Adelante, canta ese amor. … 10 canciones para un amor prohibido por casado, para que sepa que lo amas. Los grandes amores imposibles de la historia nos dicen una cosa: No estamos libres de tener un amor secreto, ese que vivimos a escondidas y no deseamos que nadie se entere. Hay muchas cancion para un amor prohibido que lo confirman. 1.- era ese amor, ese amor que por vos yo sentia cada hora que pasaba era como un segundo yo queria que se detuviera el mundo estar con vos era lo unico que me importaba y lamentaba cada minuto, cada minuto que pasaba. recuerdo el momento en el que llego el beso en la vida sentire algo mejor que eso lo sierto es que hoy me siento como un preso ay amor amor amor de primabera,ay amor que linda fue la vez primera cuando te conoci en ese atardeser que quemada aqui estoy esperando el adios de tu boca mientas surcan mi rostro dos lagrimas grandotas eres tu quien deside a tomar el camino de rosas sobre espinas ,por que este amor tan grande ah de esperarte en cada esquina Letra de Amor Infinito 5. Letra de Sin Mi Estás Mejor 6. Letra de Amor A Distancias (ft. Mc Richix) 7. Letra de Ya No Puedo (ft. Yina) 8. Letra de Un Mismo Camino (ft. Daniví) 9. Letra de Para Ti Amiga (ft. Jxpress) 10. Letra de No Se Que Pasó Así es como decoré el texto de la ilusión, sufrí por Ese amor. Silencio en el estudio Silencio en el estudio de amor tomar 1 Fue el momento decisivo cuando te perdí, y accidentalmente tuve lágrimas Silence in Love Studio Take 2 Era el último capítulo para nosotros dos, no quedaba nada de eso Nuestro amor Letras Y Canciones de Vilma Cansaya para cantar Tus Por Un Amor. Por Un Amor Letra - Vilma Cansaya . Por un amor estoy pidiendo una cerveza Por un amor estoy tomando de tristeza Dejenme tomar Dejenme llorar Hoy quiero olvidar A ese mal amor A ese amor que quise tanto y tanto amaba Quiero arrancarlo de mi vida y de mi alma...(Bis) (Repetir Todo ... Lo dicho es un hecho: ese amor que te perturba cuando no quieres dejarlo ir es un estado mental. Con el firme objetivo de interiorizar esa idea, nada mejor que la poesía. Herson Barona es sedentario por falta de recursos y de voluntad. Por el momento ha dejado de escribir y se dedica casi exclusivamente a ver memes. El camino del amor (del amor) Tiene espinas, tiene flor (tiene flor) Tiene alegrías y dolor Antes de empezar a andar Debes en cuenta tomar Lo que por ese camino Has de encontrar El camino del amor (del amor) Tiene espinas, tiene flor (tiene flor) Tiene alegrías y dolor Lágrimas al por mayor Y no siempre de dolor Cuando lloras de alegría Es lo mejor Tiene espinas, tiene flor (El camino del ...

2 años viviendo con una Karen, el comienzo de un infierno

2020.09.17 22:57 Sespez 2 años viviendo con una Karen, el comienzo de un infierno

Cast: Yo, mi hermano, la Karen, Abuela
Personajes secundarios: Mamá y Papá

Bueno, esta historia es algo bastante larga, trataré de contar los detalles mas importantes y no desviarme tanto.

Cuando mi hermano y yo teníamos 17 años estábamos a punto de empezar la Universidad y estabamos bastante desesperanzados, pues las carreras que queríamos solo se podían estudiar fuera de la ciudad y mis padres no podían costearse estudios foráneos, así que las opciones que nos daban era que mi hermano estudiase Comunicación y yo Arquitectura (como si eso fuese mas barato). mi hermano quería estudiar Letras y yo Artes.
Mi papá tiene dos hermanos, y la Karen en cuestión es su hermana. Karen vivía en la ciudad donde podíamos estudiar nuestro sueño y nos ofreció irnos a vivir con ella, no tendríamos que preocuparnos por comida ni renta, ni nada mas que nuestros propios estudios, habló con nuestros padres y quedó decidido. Presentamos exámen y mi hermano si quedó en la uni pero yo no, asi que el se fue y a mi me ofrecieron irme para tomar cursos de pintura, ya que en mi carrera debes presentar un examen de habilidad ademas del examen de ingreso. Total que no me fui por pasar mas tiempo con un novio que tenia que de todas formas terminé con él un mes después de iniciar los cursos. Lo sé, mis decisiones a esa edad (ya 18) fueron muy malas. Me fui a inicios del año siguiente y tome un curso de 4 meses para volver a presentar el examen (sería en Mayo). Recuerdo que mi relación con mis padres nunca había sido buena y al irme no mejoró. Cuando llegué al depa donde vivia mi tía, mi hermano ya llevaba un semestre cursado y se lo veía bien a mi parecer, pero el infierno comenzó al día siguiente de llegar. Por alguna razón mi hermano se echó un desodorante que a la Karen (asmática) le hacía mal. y me empezó a regañar a mi (mas que regañar, hablar con gritos, reclamos) sin saber si había sido yo.
Mis cursos eran martes y miercoles, asi que el resto de la semana no hacía mucho. Mi hermano tenía clases todos los dias, lo normal. Karen decidió que teníamos que ir a "ayudarla" al trabajo todos los dias sin importar que quisieramos hacer otras actividades. Nosotros nunca lo dudamos, nos convenció de que al ayudarla ella nos ayudabamos nosotros a tener una mejor calidad de vida o alguna mierda por el estilo. Todos los dias, todo el día en mi caso. Había dias que por "ayudarla" salía tarde a mis cursos y llegaba con el tiempo al límite, se lo hacía saber pero me culpaba por no apurarme en el trabajo. Cabe recalcar que era una Godín (trabajadora burocratica) y esa "ayuda" era hacerle todo, desde pasarle impresiones de la copiadora de la oficina, escribirle los oficios, hacerle TODO. Nuestra "paga" era basicamente vivir comodamente, lo que nos había ofrecido hacia meses.
Nosotros nunca nos atrevíamos a decir nuestras inconformidades por dos razones:
Toda nuestra vida sufrimos abuso emocional y psicologico por parte de nuestros padres y físico por parte de nuestro padre. Asi que para poner límites, aprender a decir que no, defendernos y en general ser humanos funcionales, no servíamos.
La otra razon es que si le decíamos a mi tía que algo no nos gustaba nos culpaba por ello, en vez de aceptar que no queríamos ir todos los dias al trabajo como ella nos habia manipulado para creer que era una obligacion, decia que ya que eramos 3 habia que ayudarnos entre todos. Pero esa ayuda entre todos era solo para las cosas que le convenian, o sea, beneficios propios como el trabajo o la casa. Eramos sus sirvientes, si ella quería una hamburguesa a la 1 de la madrugada teníamos que salir a esa hora a algún local abierto y comprarsela, pero para esto nos preguntaba primero si teníamos hambre, y aún si no teníamos tanta teníamos que salir a comprarle. viviamos en una zona algo cara y concurrida de locales de comida y comerciales en general. Tambien barríamos, lavábamos los trastes y, aqui se pone la cosa mas turbia, teníamos que dormirnos a la hora que ella se dormía porque habia una sola cama. Como digo, la zona era cara pero donde rentaba era casa de otra tía que le cobraba barato, y el lugar era muy pequeño. Entonces teníamos que darle masaje TODAS LAS NOCHES para que ella se durmiera, o cantarle, o cosas por el estilo para que la Reina Malvada se sintiera amada, porque era un ser tan vil y asqueroso que todas las personas que se acercaban terminaban alejandose porque no la soportaban, y esto lo viviriamos tiempo después.
Una de esas noches, ella creyó que yo estaba dormido y paso su mano por mi área genital. Yo nunca dije nada. Tiempo despues me enteraría que a mi hermano le hizo lo mismo.

tratare de ser breve desde ahora porque si no me alargaré mucho, solo queria dar una introduccion a cómo era su dinámica de abuso y manipulación.

Mi abuelo murió poco antes de que yo entrara a la Uni en Agosto, y esto hizo estallar la relación de por sí poco estable que tenía Karen con mi papá. Pues un dinero del seguro de vida de mi abuelito que estaba a nombre de Karen mi padre lo tomó con ayuda de mi abuelita para arreglarle su dentadura, que no es nada barato, ésto hizo entrar en colera a la maldita Karen e hizo todo lo posible para hacer quedar mal a mi padre frente a la familia. Mi abuelita se había quedado practicamente sola y, aprovechando que para esas fechas ya nos habiamos mudado a un lugar mas amplio, Karen decidió llevarse a mi abuelita a nuestro nuevo "hogar". Esto significó una nueva etapa en el infierno que era vivir con la idiota. Si bien habiamos accedido a ayudarla con el cuidado de mi abuela, nunca nos imaginamos que nos iba a dejar a cargo tambien de sus citas con el médico, lo cual era un lío porque el proceso de cambio de hospital estaba complicandose por falta de documentos. Tambien me hizo a mi responsable de retirar su pensión, lo cual tambien era un proceso porque ese dinero era de la pensión de mi abuelito y para autenticar su identidad necesitaba registrar sus huellas en el banco, y para colmo sus huellas casi no se leían, asi que para ese entonces yo me encargaba de lo siguiente:
Hacer el café de la mañana, darle un aperitivo previo el desayuno a mi abuelita, poner la mesa, barrer, sacar la basura, calentar el desayuno a mi abuelita, tender la cama de Karen, ayudarla a escoger su vestuario para su nuevo trabajo (ahora ganaba mas pues era subdirectora de otra institución pública), llamarle a su chofer (el cual no era su chofer, era conductor de la institución) para que viniera por ella cada mañana, lavar los trastes de la comida, de la cena, atenderla cuando llegaba del trabajo, hacerle junto a mi hermano sus trabajos, ayudarla en los eventos públicos que hubiera por parte de su trabajo (cargar cosas, participar, ponernos de tapete). Se preguntarán cómo manejaba mis tiempos para cumplirle sus caprichos y cumplir con mi universidad. No lo hacía, mis calificaciones están del asco porque descuide mis estudios y en general mi persona por cumplirle a ella. Mi horario era super random, de que algunos días entraba hasta las 12 y otros ni siquiera tenía clases, por eso podía disponer mas de mí y menos de mi hermano, que tenía un horario estricto de 8 a 2 o 3 de la tarde. No podía hacer actividades por mi cuenta porque la Gorda Malvada necesitaba "mas ayuda" en su nuevo trabajo. Y los masajes obligatorios que cada vez eran menos seguido.
Otro detalle que se me olvidó mencionar fue que ella fumaba marihuana. Mucho, y yo me dejé arrastrar por ese gusto que se convirtió en adicción.
Mi vida era un asco, me veía mal, me sentía mal, mis niveles de ansiedad y depresión estaban al tope, no cumplia con la escuela y me estaba atrasando. En tercer semestre de la carrera reprobé casi todas mis materias, nunca le dije. Sumado a eso el estado mental de la Karen estaba mal, ella siempre fue inestable y nos gritaba, nos decía obscenidades, ofendía a mis padres ahora sus nuevos enemigos cada que podía, a mi hermano le recriminaba haber entrado a un club de teatro porque así tenía menos tiempo para cumplirle sus caprichos. Nos decía que mis padres nunca podrían pagarnos un departamento por lo pobres que son y que cómo podiamos ser tan malagradecidos con la unica persona que nos ayudaba y "amaba" A mi abuela también la trataba así, y lo sigue haciendo. Un día ibamos a ir al cine temprano y nos dijo que la despertaramos, así que nos levantamos muy temprano a dejar la casa limpia, hicimos un poco de ruido aunque tratamos de no hacerlo para respetar su sueño y se levantó hecha un diablo a regañarnos por haberla despertado. Otro día se enojó por no despertarla temprano porque al parecer tenía unas cosas que hacer en la mañana. Cada que se enojaba nos decía que estaría mejor sola, que eramos lo peor de lo peor y que ahora entendía por qué nuestros padres nos trataban así.
Ella sabía del abuso que viviamos con nuestros padres y se aprovechó de nuestra "nobleza" (incapacidad de decir que no) para tenernos de sirvientes. Yo lloraba casi todo el tiempo porque sentía que estaba solo en el mundo, le llamaba a mi mamá por teléfono cada tanto solo para llorar con ella. Me escudaba en la marihuana para olvidarme de esos problemas, pero para los que fuman marihuana saben que estar en un estado mental así y fumar marihuana solo resulta en malas experiencias.
La situación en general era muy mala, llegó un punto en que no sabía si hacer o no algo de cierta forma por miedo a que se enojara. Esa era mi vida, miedo, ansiedad, odio interno, y mucha ira, ansiedad por las bajas calificaciones y sentirme tan mal por no poder mejorar... Estaba mal. Mi hermano tampoco estaba mejor, pero al menos su horario le permitia irse de la casa temprano e inventar cualquier excusa para llegar mas tarde. Nuestro cuarto era un asco, un verdadero asco, que no le deseo a nadie, ni siquiera teníamos camas, dormíamos encima de cojines de sillón cubiertos de sábanas, la Karen nos prometía cada tanto que pronto nos compraría camas, pero nunca lo hacía. Y eso que además del alto sueldo que recibía, se lo habían aumentado.
Ni siquiera teníamos el valor de decirle a mis padres todo esto porque también nos había manipulado para creer que las cosas que sucedían en la casa se quedaban en la casa.
Todo acabó cuando yo tuve el valor, no se de dónde salió, un día simplemente dije "es suficiente" y decidí salirme de ahí, hablé con mi hermano, luego hablamos con nuestros padres, con quienes ya nos habíamos arreglado un poco, y decidieron que podían destinar cierto dinero a un lugar mas o menos bien para vivir, así que sólo faltaba encontrar sitio. Esto fue un problema nuevo, pues no encontrabamos el valor para decirle a la Karen que nos íbamos. Cuando se lo dijimos, hubo discusión y yo solté la sopa, le dije que era una abusiva y nosotros habiamos ido a estudiar, no a ser sus sirvientes. Nos dijo que no podíamos agarrar agua ni comida del refrigerador. Al siguiente día tomé todas mis cosas y me fui a casa de una amiga que me había ofrecido asilo.
A principios de este año conseguimos un nuevo depa, donde viviamos solo nosotros dos, y aunque ha sido un proceso horrible el dejar esos traumas, sobrellevar el PTSD y la adicción a la marihuana y arreglar la relación con nuestros padre, puedo decir que soy muy feliz, por la situación de la pandemia estamos en casa de nuestros padres y las cosas van bien, arreglamos un espacio para tomar clases y hacer tarea, mi gata tuvo gatitos y mi Chochita (asi le digo a mi gatita, es que está rechoncha) me hace la vida muy alegre con sus travesuras y amor, el semestre acaba de iniciar y estoy mas que listo para mejorar mis notas y desempeñarme bien en lo que hago. Tengo el amor de mis padres y mi hermano, mis amigos y no puedo pedir mas. Al final creo que, aunque fue un golpe terriblemente duro, necesitaba pasar por todo eso para ser la persona quien soy ahora, y quien estoy trabajando por ser. Recientemente salí del closet como no binarie y mis padres me apoyan, cosa que nunca habría podido hacer viviendo con Karen pues es una lgbtfóbica de lo peor, diciendo que apoya y es de mente abierta pero teniendo comentarios bien desinformados e ignorantes.
No se que clase de monstruo tuvo que traumatizar a esa asquerosa basura humana para resultar así, pero los traumas solo se superan con voluntad y/o yendo a terapia. Uno mismo se permite situaciones desagradables, y es muy importante aprender a discernir entre lo que quieres en tu vida y lo que no. Espero que nadie pase por nada así, y si lo hacen, que pronto salgan de esa situación porque las personas con derecho son horribles, tenía tiempo viendo videos de Voz de Reddit en Youtube y no había caído en la cuenta de que también fui victima de una persona con derecho.
submitted by Sespez to padresconderecho [link] [comments]


2020.07.19 23:25 ernsthemingway Ricardo Arjona o el arte de hacer poesía con rimas insulsas

Ricardo Arjona o el arte de hacer poesía con rimas insulsas
https://preview.redd.it/8ltg2tigovb51.jpg?width=400&format=pjpg&auto=webp&s=b41b3179cef47df8ad714d44590a41e2a9f1f2f9
Edgar Ricardo Arjona Morales, mejor conocido como Ricardo Arjona, nacido en Jocotenango, Guatemala el 19 de Enero de 1964. Todo un personaje polifacético: Licenciado en Comunicación Social, docente aficionado, basquebolista profesional (jugó en las Ligas Mayores de su país), pero por sobre todas las cosas… Poeta, cantante y músico bohemio… de cuarta (es una de sus facetas mas terribles que voy a resaltar aquí).
Comenzó a cantar profesionalmente desde 1985, saltó a la fama internacional en 1992 con el disco Animal Nocturno. Arjona durante toda su carrera como cantautor solo se ha servido de crear rimas insulsas disfrazándolas como historias profundas con gran contenido personal y social como podemos ver en estos videos.
https://youtu.be/lY6doOcRVGQ
https://youtu.be/ielvdtwnhuk
https://youtu.be/U8KWh1WzQrs
Aparte de eso se las da de superstar cuando viaja a presentarse a algún país (sobre todo mi país, Venezuela que para él es una plaza segura para cantar) exige cosas absurdas como ron jamaiquino, galletas nepalíes o chocolate mexicano y además viaja con 400 guardaespaldas y 500 dobles para despistar a sus fans como si de un político importante se tratara Joder!!! ni gente como Pablo Milanés o Silvio Rodríguez andarían en esas cosas (con todo lo que son afectos al gobierno cubano).

Deconstruyendo las Letras de Arjona… Y ver por Que Apesta…
Una de las cosas que mas me ha intrigado fue el sentido de la profundidad de sus canciones y un grupo Anti-Arjona que me encontré en el Facebook, me ayudó un poco:
https://vimeo.com/18028148

Ella y Él Análisis hecho por Pekky Divya Marquez
Grado de apestosidad 8/10
Ella es de La Habana, él de Nueva York
Ella baila en tropicana, a él le gusta el rock
(OK, HASTA AQUI VAMOS BIEN…)
Ella vende besos en un burdel
Mientras el se gradua en U.C.L.A.
(SI, COMO NO. ME VAS A DECIR QUE UN TIPO QUE SE GRADUO EN UNA UNIVERSIDAD DE IVY LEAGUE (DE ESAS SUPER SIFRINAS A LAS QUE CUESTA ENTRAR) SE VA A CASAR CON UNA PROSTITUTA. PAJUO!!)

Ella es medio Marxista, él es Republicano
(OK, OTRO PROBLEMA… LOS REPUBLICANOS TIENDEN A TENER PROBLEMAS CON UNA PERSONA REMOTAMENTE COMUNISTA. ME VAS A DECIR TU QUE LA VAINA VA A RESULTAR).
Ella quiere ser artista, él odia a los Cubanos (PRIMERO QUE NADA, ODIAR A LOS CUBANOS SOLO POR FIDEL ES ABSURDO. Y ADEMAS QUE, ELLA ESTA BIEN PERO SU FAMILIA NO?)
El cree en la Estatua de la Libertad
Y ella en su vieja Habana de la Soledad

El ha comido hamburguesas
Ella moros con crisitanos
El, el champagne con sus fresas
Ella un mojito Cubano
(Y ESO QUE TIENE QUE VER?)
Ella se fue de gira a Yucatán
Y el de vacaciones al mismo lugar
(PENSE QUE LOS CUBANOS NO PODIAN SALIR DE CUBA… A MENOS QUE ELLA FUERA UNA CUBANA DE MIAMI. PERO NO PARECIERA QUE ESO ES LO QUE DICES!

Mulata hasta los pies, el rubio como el sol
Ella no habla Inglés y el menos Español (AJA, ENTONCES COMO COÑO SE VAN A COMUNICAR? POR SEÑAS?)
El fue a tomar un trago sin sospechar
Que iba a encontrar el amor en aquél lugar

Lo que las ideologías dividen al hombre
El amor con sus hilos los une en su nombre

Ella mueve su cintura al ritmo de un tan tan
Y él se va divorciando del Tio Sam
El se refugia en su piel… la quiere para él
Y ella se va olvidando de Fidel
Que sabian Lenin y Lincoln del amor?
Que saben Fidel y Clinton del amor?
(OK. QUIZAS SE OLVIDAN DE SUS IDEOLOGIAS, PERO YO TODAVIA TENGO PROBLEMAS CON EL IDIOMA Y CON COMO EL TIPO SE VA A FIJAR EN UNA PROSTITUTA).

Ella se sienta en su mesa, el tiembla de la emoción
Ella se llama Teresa y el se llama John
Ella dice hola chico, el contesta hello
A ella no le para el pico, el dice speak slow (PERO CLARO. NO SE ENTIENDEN! Y PARA COLMO ELLA HABLA Y HABLA CON UN TIPO QUE NO HABLA SU IDIOMA!)
El se guardo su bandera, ella olvidó los conflictos
El encontro la manera de que el amor salga invicto (EL SOLO? MACHISTA!!!)
La tomó de la mano y se la llevó
El Yanqui de la Cubana se enamoró (Y ELLA, ME IMAGINO, SE ENAMORO DE LAS POSIBILIDADES QUE PUEDE TENER DE ESCAPAR DE SU POBREZA CASANDOSE CON EL TIPIN!)

Lo que las ideologías dividen al hombre
El amor con sus hilos los une en su nombre

Ella mueve su cintura al ritmo de un tan tan
Y el se va divorciando del Tio Sam
El se refugia en su piel… la quiere para el
Y ella se va olvidando de Fidel
Que sabian Lenin y Lincoln del amor
Que saben Fidel y Clinton del amor

Ahora viven en Paris (COÑO ARJONA, UN MOMENTICO. AL MENOS NOS HUBIERAS ADVERTIDO QUE LOS DOS HABLABAN FRANCES!)
Buscaron tierra neutral (MIRA MIJO, HAY MUCHOS CUBANOS EN MIAMI! NO SEAS IGNORANTE!)
Ella logro ser actriz, el es un tipo normal
Caminan de la mano, calle Campos Eliseos
Como quien se burla del planeta y sus vicios
(O SEA, ME IMAGINO QUE LAS FAMILIAS NO LOS ACEPTARON, Y POR ESO TUVIERON QUE IRSE A PARIS. AHORA BIEN, QUE PASO. EL PANA LE PAGO LA CARRERA Y LOS CURSOS DE COMO SER “DAMA” EN PARIS?
DE PANA, QUE EL CARAJO DEBIÓ HABER VISTO PRETTY WOMAN UN MILLON DE VECES Y DECIDIO HACER SU PROPIA VERSION… LO CUAL HABLA VOLUMENES DE SU ORIGINALIDAD!!!)
https://youtu.be/-apU2sviHCM
Historia de Taxi Análisis hecho por Efraín Quillén
Grado de Apestosidad 9/10

Eran las diez de la noche piloteaba mi nave
Era mi taxi un VolksWagen del año 68
(OOOOOH SI, TREMENDA NAVE... SEGURO LE GUSTA A TODAS LAS NENAS)

Era un dia de esos malos donde no hubo pasaje
Las lentejuelas de un traje me hicieron la parada
Era una rubia preciosa llevaba minifalda
El escote en su espalda llegaba justo a la gloria
(WOW QUE POETA.. JUSTO A LA GLORIA... APARTE, UN VESTIDO DE LENTEJUELAS??? SERÁN ASI DE CHABORRAS LAS PUTAS GUATEMALTECAS? )

Una lagrima negra rodaba en su mejilla
Mientras que el retrovisor decia ve que pantorrillas
Yo vi un poco mas
(ESTO TIENE QUE SER LA RIMA MAS MIERDA DE LA HISTORIA... MEJILLA/PANTORRILLA... APARTE COMO SI EN LO QUE UNO SE FIJARA CUANDO VE UNA MUJER FUESEN LAS PANTORRILLAS.... QUE PEDAZO DE ANIMAL)

Eran las diez con cuarenta zigzagueaba en reforma
Me dijo me llamo Norma mientras cruzaba la pierna
(APARTE SE HACE PASAR POR TAXISTA MEXICANO... QUE ACASO NO HAY CALLES BONITAS EN GUATEMALA?)

Saco un cigarro algo extraño de esos que te dan risa
Le ofreci fuego de prisa y me temblaba la mano
Le pregunte por quien llora y me dijo por un tipo
Que se cree que por rico puede venir a engañarme
(UY QUE TRAGEDIA... VINO UN RICO MALOTE A ENGAÑARTE... ERES UNA TODA UNA VICTIMA... A LA GENTE NO LA ENGAÑAN POR RICA O POR POBRE, LA ENGAÑAN POR INCAUTA)

No caiga usted por amores debe de levantarse (le dije)
(SI, DEBE DE LEVANTARSE... DEBO DE LEVANTARME, DEBEMOS DE LEVANTARNOS... CERVANTES DEBE ESTARSE REVOLCANDO EN SU TUMBA)

Cuente con un servidor si lo que quiere es vengarse
(Y APARTE MATA TIGRES EL HOMBRE)

Y me sonrio
Que es lo que hace un taxista seduciendo a la vida
Que es lo que hace un taxista construyendo una herida
(CONSTRUYENDO UNA HERIDA TIENE COHERENCIA ESTO???)

Que es lo que hace un taxista enfrente de una dama
Que es lo que hace un taxista con sus sueños de cama
(SI ESOS SON SUS SUEÑOS DE CAMA...)

Me pregunte
Lo vi abrazando y besando a una humilde muchacha
Es de clase muy sencilla lo se por su facha
(HMMM.. SOY YO O AQUÍ SE PERDIÓ EL HILO DE LA HISTORIA?)

Me sonreía en el espejo y se sentaba de lado
Yo estaba idiotizado con el espejo empañado
(QUE LASTIMA QUE NO CHOCASTE... EN CUALQUIER CASO, SE VE QUE EL PANA TIENE MUY POCO AUTOCONTROL... SERA QUE NUNCA HABÍA VISTO UNA MUJER EN SU VIDA?)

Me dijo doble en la esquina iremos hasta mi casa
Después de un par de tequilas veremos que es lo que pasa
Para que describir lo que hicimos en la alfombra
Si basta con resumir que le bese hasta la sombra
(WOW, LE BESE HASTA LA SOMBRA... SOY ROLO DE POETA)
Y un poco mas
No se sienta usted tan sola sufro aunque no es lo mismo
Mi mujer y mi horario han abierto un abismo
Como se sufre ambos lados de las clases sociales
Usted sufre en su mansión yo sufro en los arrabales
(AAHHHHH OK... AHORA DESCUBRIMOS QUE ELLA REALMENTE NO ES POBRE, SINO QUE ES RICA, PERO SU ESPOSO SE CREE QUE PORQUE ES RICO LA PUEDE ENGAÑAR... ALGUIEN ME PUEDE EXPLICAR QUE DEMONIOS ESTA PASANDO EN ESTA CANCION??? APARTE, QUE TIENEN QUE VER LA CLASES SOCIALES CON EL SUFRIMIENTO AMOROSO? RESENTIDO!)

Me dijo vente conmigo que sepa no estoy sola
Se hizo en el pelo una cola fuimos al bar donde estaban
Entramos precisamente él abrazaba una chica
Mira si es grande el destino y esta ciudad es chica
Era mi mujer
(UY... NADIE SE LO ESPERABA VERDAD?)

Que es lo que hace un taxista seduciendo a la vida
Que es lo que hace un taxista construyendo una herida
Que es lo que hace un taxista cuando un caballero
Coincide con su mujer en horario y esmero
(TE LO MERECÍAS IGUAL POR GRILLERO)

Me pregunte
Desde aquella noche ellos juegan a engañarnos
Se ven en el mismo bar...
Y la rubia para el taxi siempre a las diez
en el mismo lugar
(OH SI, ASÍ SE RESUELVEN LOS CONFLICTOS... GRANDE ARJONA)
https://youtu.be/KV1BIauCpzY
Si el Norte Fuera el Sur Análisis hecho por Camilo Reyes, o sea YO
Grado de Apestosidad 7 /10

El Norte y sus McDonald's basketball y rock'n roll
Sus topless sus Madonas y el abdomen de Stallone
Intelectuales de bronceado, eruditos de supermercado
Tienen todo pero nada lo han pagado

Con 18 eres un niño para un trago en algun bar
Pero ya eres todo un hombre pa' la guerra y pa' matar
Viva Vietnam y que viva Forrest Gump
Viva Wall Street y que viva Donald Trump
Viva el Seven Eleven

Polvean su nariz y usan jeringa en los bolsillos
Viajan con marihuana para entender la situacion
De este juez del planeta que lanza una invitacion
Cortaselo a tu marido y ganaras reputacion

Nota: Aquí vamos bien. Arjona sencillamente narra los pros y contras de vivir en el Norte (Por eso digo que medio me gusta)

Las barras y las estrellas se adueñan de mi bandera
Y nuestra libertad no es otra cosa que una ramera
Y si la deuda extranjera nos robo la primavera
Al diablo la geografia se acabaron las fronteras

Si el Norte fuera el Sur
serian los Sioux los marginados
Ser moreno y chaparrito seria el look mas cotizado
Marcos seria el Rambo Mexicano
Y Cindy Crawford la Menchu de mis paisanos
Reagan seria Somoza
Fidel seria un atleta corriendo bolsas por Wall Street
Y el Che haria hamburguesas al estilo double meat
Los Yankees de mojados a Tijuana
Y las balsas de Miami a la Habana, si el Norte fuera el Sur

Nota: Aquí es que se empieza a complicar la vaina:

¿Quien es el para criticar las penurias de los nativos de América? Desde el Encuentro de Colón al Nuevo Mundo, los aborigenes (incluidos los de Norteamerica) han sufrido maltrato, discriminación, persecución, etc. para que este carajo ponga por encima las desgracias de los aborígenes latinoamericanos con la de los norteamericanos. Ya que todos somos iguales ante la Historia.
Es injusto comparar héroes de ficción norteamericanos con líderes subversivos latinoamericanos. O utilizar a líderes de la izquierda haciendo cosas que suelen hacer los derechistas. Ellos de por sí son mas iconos capitalistas que comunistas.

Seriamos igual o tal vez un poco peor
Con las Malvinas por Groenlandia
Y en Guatemala un Disneylandia
Y un Simon Bolívar rompiendo su secreto
Ahi les va el 187, fuera los Yankees por decreto

Nota: Que yo sepa. Bolívar, lo único (fuera de sus heroicas hazañas) extraordinario que hacía era correr tras las mujeres (eso causo que muriera a tan temprana edad).

Las barras y las estrellas se adueñan de mi bandera
Y nuestra libertad no es otra cosa que una ramera
Y si la deuda extranjera nos robo la primavera
Al diablo la geografia se acabaron las fronteras

Si el Norte fuera el Sur, seria la misma porqueria
Yo cantaria un rap y esta cancion no existiria

Nota: Preferiría que cantara un rap o una versión de algún compositor venezolano, a que creara un versos ridículos pseudo-izquierdista en que Reagan y Somoza se confunden. Por que para mí SON LA MISMA VAINA.
https://vimeo.com/17795219
De Ves en Mes Análisis hecho por Mago Fernan
Grado de Apestosidad 10/10

De vez en mes te haces artista
Dejando un cuadro impresionista

(Metaforizar una menstruacion con el impresionismo no se le hubiera ocurrido ni al mas bizarro de los poetas beat... o si, pero hubiera sido una genialidad mientras que en vos es.... un asco)
Debajo del edredón

De vez en mes con tu acuarela
Pintas jirones de ciruelas
Que van a dar hasta el colchón

(Acuarela- ciruelas, rima barata...Jirones de ciruelas! al periodo!!! Permiso... voy a vomitar)

De vez en mes un detergente
Se roba el arte intermitente (detergente- intermitente... rima barata)
De tu vientre y su creación,
Si es natural cuando eres dama (Si, eso si, es mucho mas natural que menstrues cuando eres Dama que Caballero, como no.)
Que pintes rosas en la cama (Rosas en la cama.... Dios querido)
Una vez de vez en mes…

De vez en mes
La cigüeña se suicida (La cigueña se suicida y el repollo se marchita y la semillita se seca... etc etc etc)
Y ahí estas tú tan deprimida
Buscándole una explicación

De vez en mes
El cielo te roba el milagro (Por que el cielo? Que tiene que ver la esfera celeste con el periodo de fertilidad?)
El tiempo te hace un calendario (El tiempo te hace un calendario? Y eso que querra decir?)
De una vez, de vez en mes

De vez en mes
Tú me propones
Huelga de hambre (Lo que te propondra es abstinencia, no huelga de hambre)
Yo algo de imaginación. (Eso es lo que propones o a lo que te resignas?)

De vez en mes la luna nueva (Se ve que la niña no menstrua en cuarto creciente)
Viene a quitar lo que renueva (Quitar lo que renueva? Renovar lo que quita? Da lo mismo, bah!)
Y a colocar otra ilusión

De vez en mes soy invisible
Para intentar en lo posible
No promover tu mal humor (esta estrofa no esta tan mal... es mediocre, pero en tu caso es una honrosa excepcion)

De vez en mes no hay quien te aguante
Y es tu pecado estar distante
Y otro peor quedarme ahí(Que quiere decir pecado estar distante? pecado para quien? para ella? y que el se quede alli tambien es un pecado peor? para quien? No entieendooo!))
Y aunque hay receso obligatorio
Y el cielo se hace un purgatorio (El cielo un purgatorio... no es buena analogia. La logica hubiera sido un infierno pero en ese caso no hubiera rimado con obligatorio)
Te amo más de vez en mes

De vez en mes
La cigüeña se suicida
Y ahí estas tú tan deprimida
Buscándole una explicación

De vez en mes
El cielo te roba el milagro
El tiempo te hace un calendario
De una vez, de vez en mes

De vez en mes
Tú me propones
Huelga de hambre
Yo algo de imaginación.

De vez en mes
Tu vientre ensaya para cuna (Es una forma bonita- y cursi- de decir que se prepara para procrear. Aunque eso no es lo que ocurre cuando se menstrua, sino todo lo contrario... o ahora estamos hablando de la ovulacion?)
Tu humor depende de la luna (Vuelta a interferir los astros!)
Y yo te quiero un poco más (Aqui es donde hacer notar tu parte mas tierna... que no es el cerebro, como hubiera podido creer alguno)

De vez en mes
A ti te da por tomar siestas
A tus hormonas por las fiestas (fiestas? las hormonas de fiesta? Ah. la rima es para siesta perdon)
Y el culpable siempre yo (Culpable de las fiestas, de las siestas o de escribir canciones como estas? Bueno, he podido rimar yo tambien!!!)

De vez en mes
No hay más reloj que el de tu cuerpo
No hay más luz que la que das (Luz? Procurare contar con una mujer en esos días para los reiterados cortes de energía que azotan mi ciudad)
Es impresionante toda la rima barata que hay en sus canciones y eso no es todo plagia ideas de cantautores mas respetables:
Vivo justo detrás de la esquina no me acuerdo si tengo marido si me quitas con arte el vestido te invito al champan… (…) y después, para que mas detalles ya sabéis.. copas, risas, excesos ¿Cómo van a caber tantos besos en una canción?”
Joaquín Sabina - Peor Para el Sol 1992
Me dijo doble en la esquina iremos hasta mi casa después de un par de tequilas veremos que pasa para que describir lo que hicimos en la alfombra si basta para resumir que le besé hasta la sombra
Ricardo Arjona - Historia de Taxi - 1994
Así que Arjona, deja de ser un poeta de baño y vuelve a algunas de tus antiguas facetas (como la de basquebolista que ibas muy bien) y dejale el trabajo a poetas de verdad (Grande Jorge Drexler!!!)
Les dejo un video desconocido de una canción que sonó mucho aquí en Venezuela en la voz de un jovencísimo Arjona (1000 bolívares fuertes de premio para el que recuerde quien la interpretaba originalmente y en que época[fue tema de fondo en una telenovela de ese tiempo]):
https://www.youtube.com/watch?v=FdqoiV4-kQk
submitted by ernsthemingway to u/ernsthemingway [link] [comments]


2020.05.15 06:47 DanteNathanael Nelkenherz: parte 1/2

NELKENHERZ


Las escaleras están frescas con heridas mientras sube escalón a escalón, poco a poco la obscuridad esclareciendo en sus viñetas oculares, volviendo a respirar con tranquilidad. Y aunque presentemente se encuentre solo, en su corazón lleva la compañía de todo el mundo.
La encuentra limpiando claveles en el estanque del jardín. Se pone de puntitas y trata de evadir las recientes flores y frutos caídos de las jacarandas que cubren la casa de la extraña lluvia tardía. Las obscuras ramas dibujan hipotrocoides en el aíre. Gorriones con la cabeza rojiza surfean el flujo etéreo que pasea sobre la ciudad, hacía el moribundo sol, la niebla ascendente pintada más y más de naranja en el horizonte hasta esfumarse en espirales concéntricos. . . . Pero antes de llegar a ella, ve la suavidad y lentitud con la que lava cada pétalo—del rojo pasan al rosa dentro del agua. A su lado apenas queda un par. Acercándose un poco más, las pieles de los irregulares pétalos revelan haber sido artificialmente teñidos con un rojo escarlata. Lentamente, todavía de puntitas, la abraza por detrás, un beso en la mejilla, un silencioso “ya estoy en casa, cuéntame.”
Termina de lavar los últimos claveles, los amarra en un ramo con la liga de su cabello, exdorado y cayendo en gravedad disminuida, seguramente por la presión atmosférica, y por fin le deja ver sus ojos, su mirada decaída. Una serie de jalones cardiacos le hacen instantáneamente besarle la frente y abrazarla. Pequeñas aglomeraciones de tristeza liquida empiezan a bajar por sus mejillas. Ambos se paran al mismo tiempo, petricor acercándose cada vez más. Deja que ella tome el ramo. Lo sostiene cerca de su pecho, manchando su azul uniforme. Caminan hacía la puerta trasera, entrando silenciosamente a casa.
La luz permanece apagada. A través del estudio hay veladoras que él empieza a encender, mientras ella regresa del almacén con un jarro acampanado de vidrio. Dentro de él coloca las flores, agua y unas cuantas lágrimas. Cuando la ultima veladora ha sido despertada, el pequeño cofre, Cuauhxicalco—que le sorprende aún funcioné después de tanto tiempo, especialmente al ser su primer proyecto de carpintería, regalo de su primer aniversario—ya descansa en sus blancas y temblorosas manos. Se acerca y le desabrocha el pequeño collar de oro del cual pende una pequeña llave con las letras vanvda en el cuerpo de esta, que ahora va clink, clink, para abrir y revelar múltiples chalchihuites, jades y serpentinas. De su bolsillo saca 3 jades. Las lágrimas dentro de él no pueden ser contenidas por mucho más tiempo, pero da su todo para seguir mirando en silencio. Ella toma un pétalo de clavel y envuelve una de las piedritas en él. Tan pronto como introduce las tres piedritas se deja caer, él apenas si la alcanza.
La sienta en el sillón de vinilo negro, su favorito, en la esquina del estudio. Toma otra silla y se sienta frente a ella. Después de un minuto, comienza a hablar.
“No fueron 3.”
“Oh. Gracias a Dios. . . .” La tristeza viene ahora a ser reemplazada por curiosidad. “¿Entonces por qué pusiste tres piedritas dentro del cofre?”
La lluvia llega al techo sobre sus cabezas. Su pequeño entra a la habitación, buscando a sus padres, extrañado de no haber escuchado el usual tumulto en la puerta delantera.
“Cuando me llamaste y dijiste que quizás tardarías un poco más, no pensé que fuera tan grave, Cariño.”
Las manitas del pequeño toman otra silla y la arrastra hasta quedar entre ellos. Despeja el cabello de sus ojos y se amarra su casi dorado cabello con una liga que siempre lleva en la muñeca. Su mirada revela entender lo que está pasando. Coloca una de sus manitas de porcelana en la pierna de mamá y la otra en la pierna de papá, y asiente gravemente, pidiendo que continúe.
Und ich gehör dir nicht zu.
Beide klagen wir nun.
¿Dijiste algo, Preciosa?” dice mientras pasea su trapo de derecha a izquierda sobre la blanca superficie moteada del mostrador, dejando un rastro húmedo—susurros narcolépticos de caracol. “¿Has estado leyendo tus poemarios de nuevo?”
“¡Yia! Pfugeljin.”
“¿Vögelchen?” una pequeña risa. “¿Y ahora por qué soy una pequeña ave? ¿Qué hice ahora?”
“Eeeees—“ acercándose hacía él, hasta dejarse caer sobre sus hombros, rodeándolo con sus suaves y cansados brazos, recostando su cabeza en palpitante pecho de su amado, para continuar “—porque eres el que me lleva al cielo en tus alas.”
Las ultimas tormentas han dejado de caer, aunque el hombre del clima, Don Eladio, alias “Hieladio,”avisó de un frente frío que llegaría del Norte por la tarde. El un poco oxidado gallo de los vientos, siempre anunciando en sutil canción la víspera del amanecer sobre el letrero de la florería, Nelkenherz en grandes letras serif rojas sobre un fondo blanco, avisa que el viento se acerca no desde el Norte, pero del Este.
En el encuadre se puede ver la parte baja del letrero de la tienda, del cual cuelgan cuatro bulbos geométricos, uno parpadeando, a punto de morir; ambos ventanales llenos de flores por detrás. Y la gran puerta de cristal-madera obscura, de la cual sale jovial, suelta y sonriendo naturalmente a quien pase Maxine Boan. La florería le pertenece a ella y a su esposo, Kelvin Antares. Las piernas del lucero de la calle Aloe se mueven de un lado para otro por debajo de su danzante vestido mientras recoge las restantes mesas que por la mañana estaban llenas de amapolas, lirios, petunias, girasoles, rosas, margaritas, geranios, hortensias, petunias, begonias, gitanillas, azucenas, nomeolvides y claveles—los primeros del año. La cámara no puede captar muy bien todo el rango de colores por la mañana, pero ya que es tarde, bajo la luz monótona, nublada, saturada, ella brilla en el centro de la película.
Un pequeño beep avisa que ya ha terminado de grabar. La guarda dentro de los tantos bultos de su chaqueta y se levanta de la silla frente a la florería. Todos esperan ya la lluvia, pero no viene . . . espera pacientemente en las alturas para dejarse caer.
La cita es alas 19:30, en la entrada a la Posada del Sol.
Realmente no sabe lo que está haciendo. Un amigo le había recomendado trabajar con Tomas Villacorta Jr. Desde hace un año. Era un trabajo simple como este: ir y tomar video de un grupo de amigos que siempre se reunía cerca de Plaza San Pedro. Cuando la noche caía, bajo el manto matrimonial del sol y la luna, de las estrellas y el smog, se acercaban más, pagándole a alguien en la iglesia para subir a la azotea, al Hospital Juárez. Allí llevaban un tipo de ritual para comunicarse con la Planchada. Habiendo contactado previamente a la Quemada unos días antes, que había revelado el nombre de aquel malvado italiano, pidiendo que le hicieran pagar por lo que hizo, pues así lo quería la Tierra.
“Deste gafe ni la Llorona sabe. Su crimen castigado verlo he. ¿Encontréis vosotros a V.? Diz que Planchada en vida fuera duno de su cuna amante.”
“¿Eulalia ‘La Planchada’ del Hospital Juárez?”
“Con ella averar.”
Así que lo hicieron. . . . Un poco.
La Planchada estaba demasiado cansada después de la pandemia que ocurrió hace unos años. Los pacientes necesitaban demasiada atención. Incluso tuvo que ir de paso a otros hospitales para suplir con la carga a los enfermeros espectrales que allí laboraban. En sus aventuras fuera del Juárez se encontró a varios fragmentos del alma de Nightingale trabajando horas extra. Historias fueron intercambiadas y pronto Eulalia se dio a conocer en todo el mundo fantasmal benigno. (Algunos dicen que incluso el maligno, pues se apareció el fantasma de un criminal, herido, una noche en la explanada del Juárez. Eulalia lo curo y lo cuidó sin dirigirle la palabra.) Esto hizo que se arreglara de nuevo el cabello y lavara sus ropas, por lo que cuando finalmente apareció, casi no la reconocieron. Era 12 de mayo. Se sentó con ellos.
Eulalia reveló el nombre de aquel muchacho que la engaño, dejándola atrás, sola. Huyendo con aquella que finalmente llamaría esposa . . . Teodoro V.
Los chicos desaparecieron uno a uno después de eso. Él nunca lo supo.
Pero el dinero escaseaba, y el trabajo del magnate transnacional era demasiado fácil como para que pagara $10000 . . . solamente por filmar por una semana a una reconocida pareja que vendía flores y nunca daño a nadie. Demonios, incluso él mismo había ido a comprarle flores ahí a ella . . . a ella . . . varias veces. . . . ¿Qué podría pasar?
En las puertas de la Posada del Sol lo esperaba un agente vestido de basurero—es eso . . . sí, dice “prohibido penetrar a personas no autorizadas:” nice—naranja como el metro, como el cuerpo de una pluma, estoico, llenando botes despintados y oxidados de una cantidad exagerada de basura para un disfraz. Le hizo una señal de que echará el instrumento en la basura.
Bajo la acera, dando la mejor impresión de desinterés que pudiera, y aventó todo junto dentro del bote de basura orgánica. El hombre le maldijo.
Antes de llegar a casa, por curiosidad pasó de nuevo por la florería. Maxine ya había recogido todo y se encontraba dentro. En su mano una taza que al beber de ella empeñaba sus lentes. Kelvin estaba terminando de merodear en la caja, un último click antes de acercarse a Maxine, quien instantáneamente sonríe viéndole a los ojos . . . ¿fue eso una patada? No puede ver muy bien desde ahí.
Recuerda que todavía lleva puesta el arrugado disfraz, desparramándose a los lados como una masa viscosa dejada mucho tiempo sobre la mesa. Se la quitó y la desechó en el cubo más cercano. Finalmente se arma de valor para ir a saludar a la pareja, que ya van un paso afuera de la florería. El cielo aún está gris, pero ni el viento ni la lluvia tienen la presencia que se esperaba. Cuando Kelvin apaga las luces, todos los colores de la calle Aloe se dispersan a los vientos como motas de polvo. Ni una herida traería un poco de color de vuelta.
“¡Memo!” salta Maxine. Su negro cabello lacio se alza y cae lentamente en ritmo con su vestido, resaltando la luminosidad de sus dientes, rodeados de un rojo natural. Se acuerda de ella. “¿Cómo has estado? Hace mucho que no pasas por la tienda. ¿Las cosas siguen mal?”
“Si. . . . No la he vuelto a ver desde el invierno. Navidad fue la última vez que estuvimos verdaderamente juntos, desde ahí he estado estático. No sé si—“
“Memo,” interrumpe Kelvin.
“Señor,” haciendo un pequeño saludo japones, sincero y automático, con los ojos fijos en el suelo.
“Me pareces un excelente chico, Memo. Desde que venías a comprarle ramos personalizados, desde la primera hasta la penúltima vez que entraste en esta tienda, pude ver en tus ojos cuanto la amabas. Ah, no solo en tus ojos, todo tu ser rebosaba de amor, de energía.” Una pequeña pausa, sus pupilas brillantes, buscando qué decir, le dan la vuelta al mundo.
“Es repentino,” voltea a ver a su esposo, que le da el si con la cabeza. “¿No gustarías acompañarnos un poco a la casa? Me gustaría saber qué está pasando contigo y con . . . ella.”
“No se preocupe, puede nombrarla.”
“—con Claire.”
“Por supuesto, no tengo nada más que hacer por hoy.”
Después de 5 calles y 2 vueltas, subiendo las escaleras verdeas, las que si tienen barandal, llegan a una grandiosa reja que tiene las letras A&B en la cúspide, sobre las cuales descansa una corona de flores. Todo el trabajo de hierro parece estar hecho a base de gigantes flores petrificadas.
Guillermo mira su reloj . . . se le hunde el pecho. Ya es un poco tarde, pero ya no hay una razón por la cual llegar a casa lo antes posible. Comprará la cena en el camino de vuelta . . . y una botella de ron.
Adentro va Maxine, luego Guillermo y finalmente Kelvin, quien cierra la puerta tras de sí. Dentro de los umbrales de la casa, Guillermo puede ver claramente una distinción entre aquel lugar y el mundo exterior. Todo huele a paz, el peligro ya no sabe en su boca. ¿Es esto lo que es un hogar? Su pecho se hunde todavía más. Trata de que los recuerdos de un futuro imposible ahora no le llenen los ojos, desbordando todo aquello que no dice, el dique de su escasa seguridad llevado a un punto crítico. La humedad derrumbándose lentamente sobre su cara lo llevará de nuevo a la orilla del mar donde la conoció. Sabe que cada vez que lo hace, la brisa de barre su corazón con bruma algún día lo convertirá completamente en un bloque de sal, uno que todas las empresas que lucran con la insoportable inaceptabilidad de una partida, esperando en los valles emocionales donde la obscuridad es más densa, más pesada, que se pega a la piel, exprimirle todo hasta convertirle en un fantasma que recurre a la pornografía, el alcoholismo, la putería, para seguir huyendo . . . pero nunca podrá huir de nada. Y lo sabe. La promesa de amanecer en otro día más brillante, apenas consciente, con la boca seca y una resaca, siempre termina por llevarlo a un día todavía mas obscuro, donde el sol sigue brillando igual pero lo siente cada vez menos. Los horizontes a los que quiere llegar son solo los bordes de su tumba, y cada vez que cierra los ojos, la única luz que hubo en su vida, la única que dejó entrar, va rondando en el laberinto de su tragedia, sin parpadear . . . ni sus parpados lo protegen de notar su ausencia. . . .
. . . y Maxine lo abraza sin dudar. Finalmente llora. Kelvin entra para preparar la sala.
En los lapsos que puede abrir los ojos, un poco distorsionadas por el mas acuoso, puede ver muchas flores y cajas, cajas grandes, apiladas por doquier.
Maxine lo sienta a su lado en el sillón más largo, dando de frente a la apenas usada chimenea. “Deja salir todo,” le dice.
Kelvin cena solo. Deja preparados otros 2 platos y sube a realizar una llamada. Aún cuando Guillermo ya ha dejado de llorar, La voz, con un tono de emoción igual al que cuando empezó, puede oírse todavía.
“Así que eso paso. . . .”
“Ya han pasado tantos días y todavía la extraño.”
“No importa,” Maxine con una sonrisa. “La verdad solo la extrañas porque le daba estabilidad a tu vida. Desde que se fue, nada ha sido lo mismo—¿cierto?—pero no tiene que serlo. Las cosas deben de mejorar. Y todo, especialmente el amor, se da de forma natural. Me contaste que incluso has rechazado a algunas personas por ella. Bueno, me parece que es porque crees que no eres digno de nadie, le tienes miedo a demostrarle a otras personas lo que realmente eres. Pero dime, ¿te has sentido mejor por rechazarlas? Quizás sientas que estás siendo responsable al no entrar en una relación, pero, querido, no lo estás siendo. Vales muchísimo como para que sigas huyendo de tomar responsabilidad de ti mismo, Sabes que tu corazón quiere amar, pero lo único que haces cuando se presenta ese amor es huir, llenándote la cabeza de mil cosas. No retrases lo inevitable, no quiero que te hagas daño.
“Pero ah, hermoso, mírate. Realmente mírate. Estás así por alguien que ya no está. Tu amor es muy grande. Tiene una fuerza inmensa. Ocúpalo en ti mismo y en alguien que realmente quiera lo mejor para ti. Quizás pienses que no es así, pero encontrarás a alguien que te ame, que pueda ver a través de todo lo que escondes, directo al tesoro de tu alma. Y ni tu pasado ni tus miedos le van a importar, por que está ahí no solo para amarte, también para enseñarte todas las cosas que hay por amar en ti: cuando la veas sonreír, cuando le haya contado a alguien de ti y al presentártelos digan ‘¡Memo! es un placer conocerte,’ cuando duerma tranquilamente en tu pecho y te diga con toda seguridad que tú eres lo que ella quiere. Y cuando menos te des cuenta, tu corazón habrá sanado, y ella te tratará igual, pero ahora estará aliviada de que puedes por fin verte como ella te ha visto desde el principio. Y no es que no vea toda la obscuridad en tu corazón, no es que sea ciega a ella, a veces, cuando no la veas, tendrá miedo, pero sus ojos brillarán de nuevo, pues sabe que eres realmente aquél que brilla por debajo de toda esa obscuridad.”
Antes de que la sonrisa de Memo se transformara en llanto, Kelvin baja al fin, sus pasos resonando en la escalera, pues baja dando brinquitos.
“¿Ya?” le pregunta a Maxine. Ella asienta. “Bueno, toma,” le dice a Guillermo, alargando el teléfono del cual ya cuelga una pila portátil.
“Amm . . . ¿yo?”
“¿Quién más, campeón?”
“Ah, uhhh, ahhhh . . . okay . . .” se pega el teléfono a la oreja. “¿Bueno?”
“Holaaa, ¿Memo?” Al oír aquella voz, el corazón de Guillermo empieza a latir de otra manera, no con ansiedad, pero con emoción.
“S-s-¿si?”
“Un placer Memo. Me llamo Eurus y—“
“¿Crees que estará bien? Eurus lleva mucho tiempo queriendo conocerlo.”
“Lo hará. Nuestra niña es la mejor.”
Cuando bajan de nuevo, la llamada todavía sigue su curso.
“—si solamente la buscas cuando estás triste, no la amas. Definitivamente extrañas la seguridad que te daba. Es más fácil regresar a lo que eras antes, porque así ya nadie podrá juzgarte por lo que eres realmente, temes abrirte con alguien más, porque como dijo mamá, crees que no te amaran. Bueno, Cariño, la realidad es que muchos y muchas te han amado, pero en tu necedad, has cerrado la puerta por un amor oxidado, que ya ni es cenizas, es carne muerta, y te vas a pudrir con ella si sigues aferrado.”
Al llegar a casa, ya muy de madrugada, Guillermo. . . . Bueno, la conclusión lógica entonces es que realmente amas a quien buscas cuando estás feliz, ¿no? . . . Guillermo estaba muy feliz. Y no podía dejar de pensar en Eurus.
. . .
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


2020.04.26 20:57 DanteNathanael Sal de Amanecer - Parte 1: Capitulo I.2

. . .así como ella, Aura disfruta de la manía de tener el Cielo abajo y todos los demás colores sobre Él—pues Arriba era lo único que tenía color aquella vez que lo vio llegar, estirándose expansivo desde el huevo de su lejanía, en el punto donde la atmósfera, azul en sus estratos más altos, verde en las alteradas vecinidades del sol cayendo en picada, se dejaba caer como un hilo en la boca de la cuna de cemento y varillas enmarcando el único camino a-falta-de-alas hacia ella desde la entrada de su calle. Era un vochito del 98', comprado recientemente—Aura descubriría después que la transacción había ocurrido a punta de pistola—en cuyos asientos había una clara división planar, pues atrás, un religioso espacio autosustentable habitaba, cuyo olor ni el Frío del ambiente circundante logró detenerle el paso hasta sus sensores ornitales: patinas cristalinas de vieja y derramada cerveza, pegándose a sus dedos como telarañas, con patrones de grietas radiales fáciles de imaginar habían sido diseñados por una artística arácnida emprendedora en su tiempo libre, atrapando colillas aquí y allá, fungiendo como cadáveres compartamentalizados para futuro consumo. Aura llego a jurar, tras una inspección detallada, que aquellas colillas muertas todavía palpitaban en intervalos aleatorios, pero discernibles—chupadas e inhaladas por el bencénico aire presente, fumándose a sí mismo, replicándose sin fin.
"¿Por qué tienes tantos periódicos aquí? No me puedo ni sentar, René. Hubieras limpiado el coche si sabías que ibas a venir por mí."
Grandes, blancas, italizadas y recostadas en un fondo rojo—Aura no dejaba, no podía, dejar de verlas.
"¿René?” dijo, sosteniendo en su mano la primera hoja de periódico de la pila a sus pies. “¿Enserio?" Husmeando sobre las superficies con mujeres casi desnudas, una por una, ignorando, tratando de ignorar, el factor más importante. . . .
"Fíjate bien, mami," Aura, al oír esto, instintivamente puso atención. "Ábrelos."
Y eso hizo Aura. Adentro había más portadas, de 6 a 17 por portada madre, dobladas, redobladas y colocadas con esmero y dedicación dentro de sí.
"Ahora sí creo que es por las fotos."
"Fíjate en los títulos. Allí está la razón, la magia."
No quiso verlos, tanto por no ceder, como porque René manejaba como si llevará una micro, echándose carreras con extraños y mentando madres sin discriminar, volteando cada vez que lo hacía hacia ella, con ojos de victoria, esperando su aprobación. Entre tanto jalón, al arrancar en contra de la luz roja sobre ellos, su mirada fue guiada por la inercia del momento hacia el suelo por un segundo, segundo suficiente para deslumbrar los garabatos que tanto había querido ignorar, haciéndose presentes en su orbe de interés, en su ojo mental.
Des-pan-zurrado: un panadero ambulante muere atropellado. Página 7.
Elektrificante: una falla eléctrica mata a 3 en un Elektra. Página 7.
Su pulcra madre: madre mata a su hijo mientras dormía por no lavar los trastes de la cena. Página 14.
Todas las portadas contenían mensajes parecidos. El Cielo y su azul cada vez más quemado fueron reemplazados por aquel rojo que permea cada página que va pasando. . . . Su primer beso, su vida desde ese momento, sellada bajo la luz de alto, llenándola de cenizas y firmando el contrato de engramación de todas las destilaciones de esos momentos dentro de su estructura de dendritas y fantasía sobre el proyecto de su Complejo de Amor. . . . Y nada de eso importaba para ella, ni para él. Entre ellos había 6 años de diferencia, pero, bien sabían, seguían siendo unos niños. Y no veían nada mal con ello.
"El reino de los cielos es de aquellos que son como niños, ma."
"Claro que sí, Aura, pero de aquellos que son como niños, no quienes se quedan siéndolo."
Aura no podía levantar su atención, sin importar donde colocara sus ojos, de la pila de terror de nuevo en el suelo—juegos de palabras tomados de la mano de la muerte, del morbo, con la tierra en la que el Mictlán desgarra a los muertos, la misma tierra que vino a dar soporte a los dos tipos de canales lacrimales de Aura, tapizando por debajo las pisadas de cada lágrima derramada por ella: un canal reforzado, apto para desembocar tragedia; otro moldeado a carcajadas, chistes malos y buenos, bromas entre amigos, coincidencias de la vida y de la muerte, de lo muerto, lo que nunca ha vivido, los objetos y los malentendidos, siempre reverbando la naturaleza vibratoria de la suave presencia sonora de la diversión, hasta redondear cada pared muscular y nerviosa en una retorcida mueca facial que muchos, quizás todos alrededor del mundo, podían tomar como una sonrisa, o mínimo alguna expresión de gozo, jovialidad o sana energía . . . pero sus lágrimas corren por ambos caminos, contaminándose entre sí, mezclando sentimientos para crear un tercero maldito.
"¿Segura que iremos ahí?"
"Que sí, René. ¿No que ya ibas a dejar de—"
"Si, si, está bien. . . . Diablos. Ya no te enojes."
"Ya van muchas veces que tratas de hacerme cambiar de opinión, ya no—"
"Es bien."
De regreso a casa no hablaron para nada, ni siquiera el nuevo integrante de la familia, su sonrisa lentamente borrándose desde que salieron del centro de adopción.
"¿No dijo Quemer que vendría?"
"Está trabajando, hubo una—" aunque Aura no lo veía, continuo sin darle importan-cia. "Una junta improvista."
"Genial, papá . . . Genial."
"Y dime, René, ¿cómo le pondrán al perrito?"
"Es perrita, papá."
"Oh, sí. Bueno, eso."
"Había pensado en Jamona," respondió René, "pero aquí, sus hermosos ojos, señor Lucifez—"
"Por favor, René: ya te he dicho que me llames Evan."
"Si, claro, disculpe. Señor Evan, creo que, por nuestra seguridad, le llamaremos cómo propuso Aura: Katherine."
"Katherine" fue deshaciéndose en las enzimas del lenguaje y la flojera en una contracción de 3 letras, que para los amigos y familiares de Aura era un tema sin importancia, sólo dando ocasionales suspiros de risa como bono en reuniones familiares, en donde se repetían las mismas historias, cada año un poco más desfiguradas, o en primeras introducciones, estuviera Kat presente o no. Pero para ella misma, era un tema muy delicado.
"¿Puedes creer que me lo deformaran a Kat? Esos malditos . . ."
"Excelente decisión, ¿no?" le respondió Oximoro, "por lo menos sabes lo que significa tu nombre. La otra vez me encontré a Carbono y a Papá Sismo en el parque detrás de la casa de Caguamo, y le pregunté si sabía lo que significaba mi nombre . . . Pues el maldito solamente se río y se fue a leerle a Sismo de nuevo."
"Lo ves, siempre es lo mismo contigo Oxi: nunca me escuchas."
Y los ladridos se empezaron a escuchar, pequeños y agudos, sacando de quicio a otros perros, gatos, aves . . . incluso llegando hasta los oídos de un par de cabras listas para ser llevadas a algún matadero casero, fuera para alimentar a una familia o para iniciar algún ritual, básicamente lo mismo en la gran escala de las cosas: sacrificios a los cuales parece que todos son conducidos sin importar las líneas por las que se llegue, chocando en un manojo de opciones que al final de día son lo mismo, una reducción que bien nos parece natural, pero sabemos que hay algo mal, algo enérgicamente desperdiciado en ello. . . .
Fueron los balidos los que parecían haber empezado todo. Los bulbos que la habían mantenido ahí, perdida en el ombligo del envolvente rango montañoso, en el elevado valle donde cada día parecía caer más profundo, habían dejado de funcionar por un momento. . . . ¿No crees, Aura, que el pasado sigue estando muy presente? ¿No puedes saborear al espíritu de la sal al recordar?
¿Y por qué habían hecho eso? ¿Por qué las telarañas eléctricas estratificadas una sobre la otra habían recibido el rojo? Bueno, lo mismo se pregunta ella, pegada al piso, ojos remando entre archivos de reinicio, tiempo corriendo en gravedad disminuida, tic-tic-toc-toc, sangre oxigenándose en los vestíbulos de un corazón claustrofóbico que hacía tiempo no había generado más que suspiros.
"Señorita Lucifez, ¿se encuentra bien?" preguntó el profesor, temeroso a acercarse.
"Aura, ¡Aura!"
Aura tomó las manos de Kessandra: sentía que sus oídos podían agarrar más el sonido de las palmas de ella, tocándola con miedo, que del aire alrededor.
"Si, estoy bien." dijo Aura al levantarse, la mano derecha apoyada en el pizarrón, la izquierda en Kessandra. Sus pies aún no se ajustaban al suelo, haciéndola tambalear y caer, levantarse de nuevo y caer—sentía que no era ella, que era la escuela, la ciudad.
"Señorita Nietzes, ¿puede llevar su compañera a la enfermería?"
"Enseguida."
"No te preocupes, 'Sandra. Yo la llevo."
Detrás de él empezó a escurrirse horizontalmente una luz grisácea muy clara. La lluvia empezaba a llegar, anunciándose en sensores óseos y meteorológicos. Abajo, la Ciudad los espera.
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


2020.04.12 02:41 paxacutic BUJO (Historia Corta)

Le pedí a mis seguidores en IG que propusieran premisas para escribir 15 historias cortas en 15 dias. en total fueron 25 premisas, esta es la primera de ellas elegida por un randomizer en la web, cada dia publicaré una y comenzare a escribir otra.
Premisa: Te despiertas con dolor de cabeza, vas a tu trabajo y todos estan sorprendidos de verte, llevas desaparecido 3 años
Tiempo: 4 horas y 4 minutos
Revisiones: 2

-------------------------------------------------------------------------------------------
BUJO
de: David Main
Mientras se disipaba la neblina de mis ojos al amanecer, trataba de descifrar una serie de números escritos en la pantalla de mi teléfono, no lo tenía registrado y el mensaje que había llegado unos 40 minutos antes leía: “sé que dijimos que nunca más, pero necesito que lo hagamos una última vez”. Limpie mi rostro y me encontré con la ausencia de Verónica a mi lado, hasta su olor se había ido antes de que yo me despertara, cada día siento que se lleva tajos más grandes de sí misma, aunque su ausencia me permitió volver a leer aquel mensaje con más calma.
Traté de recordar ese orden particular de números añadidos a algún contacto que pudiera haber borrado en los últimos meses mientras entablaba mi amistad y ahora relación con Vero, pero nadie me venía a la mente, al menos nadie que mereciera una segunda oportunidad. Al borrar el mensaje pude ver la hora y tiré mi celular a un lado para poder revolcarme en la miseria de que la alarma había sonado 45 minutos antes y ya no había tiempo para el desayuno.
Tome una ducha revoloteando entre el afeitado, el cepillado y el colirio en los ojos para sustituir superficialmente la taza de café que podría calmar este dolor de cabeza que no me deja pensar. Llegaría a la oficina y luego de los saludos respectivos iría a calentarme una taza en el microondas… no debí borrar el mensaje, pude haber averiguado quien era, seguro era un numero equivocado, pero igual, a lo mejor esa persona piensa que el verdadero receptor la está ignorando y no es justo, no debí borrarlo, y ¿si era para mí?, Verónica se ha vuelto una rutina agotadora de fingir interés en sus insignificancias extrapoladas por tanta carencia afectiva… Quizá pueda encontrarlo en alguna carpeta de mensajes borrados, y llamo al número, solo por ayudar, solo por sacar de dudas a esa persona.
Me tiré encima la camisa blanca y la corbata amarilla de los martes, me pareció curioso que el olor a naftalina hubiera penetrado tanto mi ropa desde la última ronda de lavandería hace solo dos días y tuve que pasarle un pañito húmedo a mis cuatro pares de zapatos para quitarles el polvo que opacaba ese brillo aplicado religiosamente los domingos. Hice el chequeo correspondiente en cada uno de mis bolsillos para que no se me olvidara nada en el apuro del retraso, cartera en el bolsillo derecho del pantalón, pañuelo que hace juego con la corbata en el interno del saco a la derecha, tome mi cuaderno de apuntes y revise el celular por mensajes que me dieran pistas de la rutina del día, la pantalla estaba iluminada por un número desconocido y sus 4 llamadas perdidas, ¿es ella, o es un el?, ella seguramente, aunque “necesito que lo hagamos una última vez” suena más a él, a hombre intenso pidiendo una última oportunidad para un polvo de lastima, más tarde le escribo, en la hora del almuerzo, a lo mejor le saco un buen rato a todo esto.
Encontré dos mensajes relevantes, uno de mi padre pidiéndome dinero para comprar sus pastillas y uno de Vero diciéndome con su versión pegajosa del amor que no olvidara la harina de trigo, ayer no la anoté, así que la había olvidado, pero escribí ambas peticiones en mi diario del día, guardé el celular en el bolsillo interno a la izquierda de mi saco y el diario con mis tareas en el izquierdo del pantalón junto a mi bolígrafo y su tapa.
Revisé que todo excepto la nevera estuviera no solo apagado si no desenchufado y salí tan rápido como pude sin agitarme demasiado.
En el camino le escribí a Vero, guardada entre mis contactos simplemente como Amor, me sentí tentado como tantas otras veces a cambiar ese calificativo a su nombre de pila, quizá eso haga que el final sea más sencillo, cuando se vaya no tendré que cambiarlo, y cuando venga la siguiente no tendré que explicarle por qué en lugar de crear el contacto “amor” solo modifique los datos, no quiero dejarla, eso sería demasiado ruido, quiero que se vaya, que tome la decisión propia de recoger sus maletas e irse un día dejando solo una nota de adiós firmada dramáticamente con un par de lágrimas, pero su baja autoestima le permite aguantar tantos abusos y además se culpa por ellos, ha sido imposible zafarme de esto, pero pensare en eso cuando la cabeza deje de dolerme, después del café, por ahora un mensaje de buenos días será suficiente, y un “te extrañe esta mañana cuando me desperté y no estabas a mi lado”, a ella le gustan esas cosas, yo las encuentro innecesarias, quizá sea esa la razón, quizá por eso termine de irse, quizá sería mejor si borro esa última parte.
Al entrar al vestíbulo saludé de nombre a algunas personas que no me regresaron la cortesía y algunas otras me saludaron de una forma tan efusiva que me pareció exagerado. Me tuve que detener en la entrada de la oficina cuando mi tarjeta magnética no me dio el acceso, y fue una mujer joven que no había visto antes quien con una sonrisa amable y un carnet igual al mío me invito a pasar antes que ella. Le agradecí el gesto con una sonrisa y la típica línea de “cuando uno anda más apurado…”.
Los pasillos me eran familiares pero las cámaras de seguridad no, había algunas decoraciones que no recordaba y tantos rostros nuevos que por un momento pensé haberme equivocado de piso. Continúe mi recorrido hasta el cubículo a la izquierda del medio donde iba a pasar las próximas 8 horas de mi vida y al llegar había un hombre de pie recostado de mi escritorio mientras hablaba con la vecina del cubículo contiguo, le pedí disculpas y el me ofreció ayuda, le pregunte que si había algo malo con mi computadora y el hombre dijo que no, entonces le pedí permiso para poder sentarme y este me respondió que no podía sentarme allí porque ese era su puesto de trabajo, sonreí buscando alrededor a alguien que pudiera aprobar el humor en la situación pero solo vi un mar de rostros apáticos.
- ¿nos cambiaron de puestos?
Pero aquel hombre respondió que no sabía que decirme, que él había estado sentándose en ese puesto por… y miraba a su vecina de cubículo… ¿dos años? Y ella asentía con cada palabra. Puede ser el dolor de cabeza o la falta de café, miré alrededor para ubicarme mejor y reconocí la vista a mi derecha, los edificios más altos donde seguro había gente con mejores trabajos que el mío y mejores sueldos que el mío y con vidas menos aburridas que la mía. Y pude ver que aquel hombre entro en modo defensivo cuando dejo de recostarse del escritorio y se paró pecho a pecho frente a mí, una avalancha tibia comenzó a recorrer mi cuerpo desde el abdomen en todas direcciones y sentí el impulso de cerrar mis puños. En lugar de eso, abrí mis palmas a la altura de mi pecho y hacia el.
- No hay problema – le dije manteniendo un tono amable – voy a recursos humanos para que me digan que fue lo que pasó, no hay problema.
La oficina de recursos humanos estaba al final del pasillo, detallé a cada persona y cada conversación sin escuchar familiaridad en ninguna de esas voces o rostros, pero supe que estaba en el lugar correcto porque reconocía las oficinas donde entraba a robarme grapadoras y mouse pads solo para sentir ese aventón de energía en la boca del estómago que nunca pude descifrar, pero tenía el encanto incomodo de insertar un hisopo profundo en mi oído.
Aún estaba cerrada, antes de seguir dando vueltas preferí ir directo al área del comedor, me tomaría una pastilla y una taza de café, seguramente es un error mío, siempre se me olvida todo, por eso me gusta usar los diarios, cada vez que necesito hacer memoria solo tengo que revisarlos, año, mes, día, todo está ahí, al punto de que si no los tuviera guardados desde hace más de 10 años estoy seguro que no recordaría lo que paso ayer.
Tomé una pastilla para el dolor de cabeza con un poco de agua en vaso de papel y me senté a masajear mis sienes con los ojos cerrados esperando que el café diera sus vueltas respectivas durante un minuto en el microondas, y un dolor que tiño la oscuridad de mis ojos cerrados con rojo se apodero de mi al sentir una palmada en el hombro derecho, solté un quejido y encontré colgada en el aire la disculpa de una voz que por fin sonaba familiar.
- Coño disculpa ¿Tatuaje nuevo?
- ¿Cómo? - Le respondí a Henry, es quien maneja Recursos Humanos, seguramente estaba en el baño aprovechando el momento en que todos están socializando en sus cubículos para estar solo en su templo
- En el hombro ¿o es alguna lesión?
- No, no sé, pero me desperté con un dolor de cabeza horrible y ahora me duele el hombro
- ¿Y aquí vienes a liberar la tensión?
Ambos sonreímos pero dudo que haya sido por las mismas razones, cuando sonó el pitido del microondas le ofrecí café pero no acepto, le hable sobre el hombre sentado en mi puesto de trabajo y Henry me contesto que sí, que era “Marquitos”, y cuando le pregunte que hacía “Marquitos” en mi puesto de trabajo, Henry me contesto “tu trabajo, pero mejor”, y mientras soltaba una de sus risas corporativas sentí la vibración de mi celular iluminado con un “Número desconocido, 9 llamadas perdidas”, me apresure a escribir un mensaje de respuesta diciendo simplemente “Numero equivocado”, quise aclarar lo del tal Marcos estaba haciendo mi trabajo pero Henry hablo antes que yo.
- ¿Qué has hecho últimamente?
- ¿Ultimamen…? - - ¿desde ayer? – y sentí que mi tono no fue tan amistoso en esa última parte
- Si bueno, últimamente, o... ¿Qué vienes a hacer por aquí? ¿andas buscando trabajo?
Por su expresión, seguramente levante la voz, el dolor de cabeza empeoraba y aquella lava que parecía recorrer mi cuerpo en calma apilaba unos vapores que presionaban contra mis cuerdas vocales, quería gritarle y sabía exactamente que decirle, con el pulso firme me lleve las manos al rostro y sin mirarlo directamente intente hablar en el tono más monótono que pude.
- ¿Me botaste y la manera de decírmelo es poniendo a otro a trabajar en mi puesto sin avisarme? – pero seguramente levante la voz…
Henry buscaba en mi mirada algo que le diera continuación a nuestro intercambio amigable, pero lo que hallo fue una ira creciente que perfumaba el ambiente en bilis y cianuro, se puso de pie y me lanzo una de sus sonrisas condescendientes y me hizo la sugerencia de que me terminara el café y que cuando me calmara un poco pasara por su oficina, antes de irse me dijo que era un placer volverme a ver mientras me extendía la mano, le regrese el gesto sin levantarme del asiento.
Pasaron unos 10 minutos y volví a revisar mi teléfono
[No es un numero equivocado, Víctor, ¡te necesito!]
Bueno, sea quien sea sabe mi nombre
[Quién es?]
Deje el teléfono en la mesa esperando la respuesta y presioné mis ojos con los pulgares para disipar el efecto que la luz blanca tenía sobre mis ojos sensibles. No hubo respuesta inmediata, respire profundo y me dirigí a la oficina de Henry y por allá a lo lejos escuche otra voz familiar llamando mi nombre
- Víctor!
Y me preguntó que como estaba en medio de un abrazo fuerte, ella había empezado hacia unos meses y me toco a mi enseñarle donde estaba cada cosa en la oficina, los nombres, lugares cercanos para comer, nunca hemos entablado conversación fuera del entorno laboral, pero parecía muy feliz de verme, preguntó que cómo estaba, que cómo me había ido, que en qué andaba y yo trataba de responder con una sonrisa y un “bien, bien, todo bien” a cada una de sus preguntas que incrementaban exponencialmente mi propia duda de estar en el lugar correcto, hasta que se me ocurrió preguntarle…
- Vicky, ¿hace cuánto que no nos vemos?
El frio que recorrió mi espina encontró un aliado en la vibración del celular en mi pecho y aquel número desconocido
- Cómo… ¿3 años? Más o menos.
Me aleje de ella con la excusa de tener que atender la llamada entrante y la promesa de pasar a verla antes de irme, deslice el circulo en la pantalla hacia el icono verde y escuche un apresurado
- ¡No vayas a colgar!
Era una ella, ¿quién eres? Fue la pregunta más apropiada pero nuevamente el dolor punzante en mi hombro fue alborotado por una palmada de saludo, esta vez me doblé del dolor y escuché a Henry nuevamente disculparse
- ¡Coño marico es que se me olvida!
- Tranquilo – diciéndole también a la mujer al otro lado del teléfono que no iba a colgar, que me esperara un momento
- ¿Todo bien? - Cuestiono Vicky con mas preocupación que duda
- Si, dame chance y voy al baño a ver qué es lo que tengo en el hombro que me duele tanto, ya vengo
Frente al espejo prístino de aquel baño con luces automáticas y lavamanos con sensores de movimiento, pude ver los vasos rotos que el colirio no pudo disimular en mis ojos, enjuagué mis manos hasta que estuvieran lo suficientemente frías para pasarlas por el rostro y cuello secándolas con el pañuelo amarillo antes de recoger el teléfono a un lado del lavamanos y continuar con la conversación
- Aquí estoy
Dijo mi nombre completo seguido de la dirección exacta de mi apartamento, describió mi cabello castaño hasta el último detalle del corte barato, el marrón de mis ojos con una precisión pantone y mis comidas favoritas dependiendo del humor y la ocasión. Yo iba quitándome el saco y aflojando la corbata hasta notar una forma diminuta de X en puntillismo que había penetrado la tela de mi camisa blanca. Desabroché suficientes botones para poder llegar a distinguir claramente una serie de diminutos puntos equidistantes en mi espalda cruzados con una X, todos menos uno. Con el pañuelo húmedo limpié la sangre del penúltimo que estaba tan fresco, hinchado y mal curado que no pudo haber tenido más de 24 horas en mi piel, solté un quejido de dolor inesperado y ella al otro lado del teléfono se detuvo.
- ¿Paso algo?
- Tengo… algo en la espalda
- Los tatuajes – respondió ella sin dudar un segundo. Sin perder detalles en como tenía tanta información sobre mi le pregunte cuales eran sus intenciones
- Hoy no sabes quién soy, pero ayer lo sabias, y tienes que venir porque necesito que seas quien eras ayer
El silencio era la única respuesta aceptable en ese momento y ella seguía insistiendo, llamándome por mi nombre, mi nombre que sonaba tan extraño en esa voz que no había escuchado jamás y al darle mi mejor discurso de “no sé quién eres o que quieres, pero si me vuelves a llamar voy a llamar a la policía” ella interrumpió para decirme
- Tus diarios, los tengo todos
- ¿Cuáles diarios?
- Los que has estado llevando durante los últimos 3 años – respondió cortante y segura – no tienes que creerme a mi Víctor, pero puedes creerte a ti mismo
Salí corriendo del baño y hacia la puerta, el vestíbulo, la calle, el metro, mi casa. No supe si le conteste a Henry su comentario de “que no vuelvan a pasar 3 años…” y le escribí a Vero un mensaje de “dónde estás?” seguido de otro preguntándole si había recibido alguna llamada extraña el día de hoy. Subí a revisar mi caja de diarios pasados, todos estaban allí, semana a semana, mes a mes, año a año, mis rutinas, mis canciones descubiertas, mis metas logradas y las que fueron dando paso a cosas que requerían menos esfuerzo y compromiso, la pantalla de mi teléfono aun brillaba con el “Número desconocido, 15 llamadas perdidas” y en la numero 16 conteste
- Todos están aquí, mis diarios, no falta ninguno
A lo que ella respondió con un simple y lapidario
- Revisa las fechas – y colgó
Estaban ahí todos, 2010, 12 meses, 2011, 12 meses, 2012, 2013, 2014, 15, 16 y 2017 con sus 7 meses hasta el presente que es el octavo, no falta uno solo, agosto 2017 leí en la portada del que estaba usando en ese momento, comprar harina de trigo y transferirle a papá, no hay error, yo no cometo errores, para eso son los diarios.
Tomé nuevamente el teléfono para llamar a aquella mujer y poner en evidencia su error cuando en la pantalla de bloqueo pude leer la fecha y la hora de hoy, 10:45am, martes 7 de abril, 2020.
Mi estómago se hizo un nudo que se deshizo al instante en un líquido frio y denso que congeló todo rastro viscoso de lava hasta la planta de mis pies, 3 años, 2017 al 2020, 3 años, debe ser un error, pero al encender la computadora me lo confirmó, intente llamar a Verónica, pero en el momento volvió a brillar mi pantalla con aquel “número desconocido”, que comenzó a recitar:
Agosto 2017, Quiero tomar toda esa amalgama de pensamientos que me invaden y exteriorizarlos.
Y continuó:
Entrenamos nuestras mentes para perdonar, para aceptar, para olvidar. Pero yo, yo no tengo nada que olvidar, que perdonar, pero si mucho que aceptar, he estado vigilado desde siempre, padres, maestros, jefes, cuya autoridad me ha mantenido caminando por esta línea recta de moralidad, la estabilidad y la normalidad. A tal punto que cuando ellos no están me vigilo yo mismo con sus propios métodos, sin voz ni decisión sobre mi propia vida ni mis propios actos, tomando cualquier oportunidad por insignificante que sea para darme una pequeña dosis de lo que podría ser. Pero de ahora en adelante, lo que podría ser, ¡será!
Y concluyó diciendo:
- ¿Suena a algo que escribirías tú?
Inmediatamente partí a la dirección que me había dado, me tomó poco más de hora y media encontrar el lugar y otra hora y media antes de armarme de valor para entrar en aquel edificio que albergaba el apartamento 11-B con vista al oeste.
Cuando abrió la puerta me sorprendió su fragilidad, no más de 26 años, delgada, cabello recogido, en shorts y franela de pijama. Entré en silencio asegurándome de no ver alguna sombra extraña o escuchar algún sonido que indicara la presencia de un tercero, ella cerró la puerta detrás de mi sonriendo “no hay nadie” dijo mientras leía mis pensamientos como si hubiese entrado en un lugar familiar para ella. Se presentó como Adriana, aunque sospeche que no era su nombre verdadero, me ofreció café a lo que me negué pidiéndole de inmediato que me mostrara los diarios si no era problema, apuntó a un pasillo a la derecha que conducía a uno más breve que se bifurcaba en dos cuartos, uno usado como habitación y el otro como estudio.
Entré en el estudio y me acerqué a una caja endeble llena páginas y páginas en orden de días, meses y años, a veces incluso horas, páginas y páginas enteras de narrativa intensa que detallaba desde el color de ojos hasta las medias de personas que nunca había conocido, la lectura de labios de conversaciones que nunca había tenido y canciones para armar playlists sugerentes que me hicieran entrar en el humor y la conciencia de aquellos personajes.
Encontré de mi puño y letra palabras que destilaban sangre y una crueldad sin límites. Mientras ella me explicaba, yo estaba maravillado con aquel sistema que aún no entendía, pero mi naturaleza de hábitos sentía orgasmos al ver las calificaciones de 0 a 5 estrellitas debajo de cada nombre inédito en la portada, “Sancho” se leía en uno, 3 estrellas, “Homero” en otro, 2 estrellas. Adriana me explico que la calificación era dictada por el nivel de dificultad y disfrute del proyecto, 1 estrella era una experiencia vacía y demasiado fácil, 5 estrellas eran ideales, pero según ella solo lo logramos una vez. todos estaban identificados por numero en la parte de atrás, encontré niveles de sadismo y tortura que devengaban en una corriente de éxtasis catártico al centro mismo de mi sexo, y entonces, ella.
Ella que venía a limpiar el desastre, ella que venía a degustar en donde fuera y en cualquier entonces aquel torrente de excitación enfermiza que deslizaba en su lengua despertando cada una de las papilas gustativas de su morbo, ella con sus ojos inmensos que hiperventilaba y sufría taquicardias de gusto al ver como yo terminaba una vida tras otra después de que su encanto de sirena en tierra las atraía, ella que disfrutaba saber que yo era capaz de hacerle esas cosas a cualquier persona, incluyéndola, ella que me pedía que la ahorcara como en el diario de septiembre del 2018 que tenía una calificación de 4 estrellas, ella que me pedía que me riera mientras la dejaba amarrada a la cama, llorando, cubierta de mi saliva y su sangre, supurando en hematomas y quemaduras de cigarrillo como en mayo del 2019 con calificación de 3 estrellas, ella que me pedía que le pusiera el cuchillo entre las piernas y la dejara sentir el filo rozando su piel como en febrero del 2018, ella que quería vivir en la incertidumbre de si la muerte le permitiría renacer una vez más entre mis brazos.
Era yo en todas y cada una de esas líneas, ese yo que finalmente podía leer sus propias vísceras para complacerlas en cada capricho, era yo en cada página, y me perdí tanto en la lectura que devore casi la mitad de los diarios en la caja antes de poder reaccionar y hacer una cuenta mental, hay solo 19, dijiste que eran 3 años, 3 años son 36 meses, y ella me contesto que en total habían 28, de esos 28 solo 27 estaban terminados, pero que las condiciones nunca fueron ideales para el numero 28, por eso a tu ultimo puntito en la espalda le falta la X
- ¿Pero y donde están los demás? ¿Dónde está el numero 1? – sentía ese aventón enérgico mezclado con el vapor acumulándose en la parte de atrás de mi garganta
- Vienen en camino
Me quiero quedar con ellos, todos y cada uno de ellos, los quiero, son míos, y quiero el número 1, quiero saber cuál fue esa experiencia de 5 estrellas que nunca pude repetir con nadie más, Adriana no puso objeción alguna, pero si una condición, yo tenía que convencer al hombre que venía en camino de dármelos, pues él los quería también.
En lo que a mi concernía todo aquello era ficción, pura ficción, yo no soy capaz de esas cosas, no tengo en mi la falta de humanidad para arrancarle la yugular a un hombre de un tajo con mis dientes solo porque el azar lo puso ese mes frente a Adriana y este cometió el pecado mortal de devolverle una sonrisa, yo no soy esta persona descrita en los 19 diarios. Pero ella insista que sí con una sonrisa de calma y me invito a seguir leyendo mientras iba a preparar café.
- Pero ¿cómo es que no recuerdo nada de esto?
- Para eso son los diarios, escribes para recordar, si no los tienes no recuerdas
Fue entonces cuando sonó el timbre, Adriana responde a la puerta y escucho un intercambio de voces que se fueron intensificando y fluctuaban entre una conversación íntima y una discusión de la que no quieres que tus vecinos se enteren. Entre la duda de si debía salir o esperar algún tipo de señal me volví a desaparecer en la lectura de aquellos códigos, un signo para tareas pendientes, otro para tareas no completadas, había formas de conectar eventos con un simple trazo, debí estar realmente inspirado para lograr semejante simplicidad, entonces la discusión dominada por el hombre llamado Cristian empezó a ser más evidente, al igual que sus razones, él estaba fraguando un chantaje por los diarios, y Adriana no se los iba a dar, todos queríamos aquel material, el para explotarlo, ella para fantasear y yo para conocer de lo que soy capaz, traté de absorber cada línea disponible a mis ojos antes de que la inminente acción se hiciera obligatoria, y tuve que estar de acuerdo con aquella voz que se colaba por los espacios voyeristas entre el marco y la puerta cuando dijo “no sé cómo eres capaz de semejantes cosas y además de protegerlas como si fueran sagradas”.
Adriana trataba de distraerlo negociando, la mitad para ti y la mitad para mí, 24 y 24, pero Cristian no aceptaba, era todo o la policía, y pude escuchar a Adriana cuando le dijo en voz fuerte y clara “¡Ay está bien Coño! ¡Llévatelos todos! Están aquí en el estudio, ven”
Y entendí su plan, como siempre, ella los atrae, yo… me encargo de lo demás
El dolor de cabeza había desaparecido por completo, mis ojos podían detallar un cabello a 20 kilómetros, sentía cada paso que daban en mi dirección y la compresión y expansión de sus pulmones inhalando y exhalando lo que él no sabía eran sus últimas bocanadas de aire.
Lleve mi mano al bolsillo izquierdo del pantalón y le quite la tapa al bolígrafo, la boca de mi estómago se había abierto hambrienta y salivaba tanto que tuve que usar la manga de mi camisa para limpiarme la barbilla, podía sentir la sangre hirviendo desde la planta de mis pies llenando de un vapor que escapaba de mi cuerpo a una velocidad inmedible por cada uno de mis poros. Pasó solo un segundo desde que la mano de Adriana giro el pomo en la puerta hasta que mi bolígrafo azul estuvo clavado a la derecha de la tráquea de Cristian, que sacaba la lengua y abría sus ojos hasta que se desorbitaron de sus cuencas, que giraba sobre su propio eje tratando de coordinar sus manos para quitar aquel objeto que era mi emisario para robarle la vida. Mi espalda estaba contra el muro y la duda desapareció de mí, puse mi mano en su frente mientras Adriana expectante mordía sus labios y lengua exhalando como un toro sobre estimulado antes de la faena, lo lleve contra el muro y ante su intento de pelear solo tuve que esquivar sus manos torpes, retire el bolígrafo de un tirón y volví a insertarlo del otro lado de su tráquea, los orificios excitados por el aire apresurado tratando de llegar a ninguna parte expedían chorros de sangre que se achicaban y se agrandaban como el espectáculo de una fuente, boqueaba y sentí su temperatura cambiando en la palma de mi mano, sus labios transitaron del blanco al morado y sus ojos se perdieron en algún lugar detrás de su cabeza, lo deje caer y mientras su cuerpo inerte se derramaba a mis pies. Le die a Adriana
- los quiero todos
- te hago la última X si me dejas el 28 –respondió- yo puedo terminar de escribirlo
Al llegar a mi apartamento, sin terminar de limpiarme de lo que había sucedido un par de horas antes y temiendo que la mañana se vuelva a robar mis recuerdos, saque los 27 tomos y los tiré sobre la cama buscando desesperadamente primero, di vuelta a cada uno para buscar el número que los identificaba hasta que, al fin, allí estaba, aquella descripción que mi cuerpo ansiaba, salte directamente a la última página para leer:
No pensé que fuera tan sencillo, escribirle después de 7 meses para pedirle que habláramos con aquel cliché de que teníamos que cerrar ese ciclo definitivamente. Llegó a mi apartamento y entro a la habitación, Vero esperaba detrás de la puerta…
Cerré el diario inmediatamente y escrito en bolígrafo azul sobre un desgastado cartón amarillo, en mi puño y letra, y con calificación de 5 estrellas, estaba aquel nombre que había resumido simplemente a la palabra “Amor”.
-----------------------------------------------------------------

Proxima Premisa: Relato Erótico
submitted by paxacutic to escritores [link] [comments]


2020.02.10 05:58 tarotmadrid Vidente Teresa en Leon, Cacabelos

Vidente Teresa en Leon, Cacabelos
Habla directamente conmigo en privado por medio del numero:: 806 556 292. Vidente Teresa.
Explicacion de cartas del tarot en Leon, Cacabelos. ¿Ambicionas una ojeada de cartas de tarot, para conocer que te enumeran las cartas para ya, con una apreciacion muy justa y desinteresada?. No titubees en dialogar por teléfono con nosotros. Un tarotista entendido y aceptado en los medios te escuchara. Nos singularizamos por ser una de las marcas que garantizamos a quirománticos muy renombrados alrededor del mundo, con centenares de parroquianos tranquilos.
Encuentra respuesta a tus inquietudes y descubre tu destino con ayuda del tarot. Tus predicciones de manera cómoda y rápida..

https://preview.redd.it/5yt9njp131g41.jpg?width=400&format=pjpg&auto=webp&s=628b0550dc29013715fbaef423afa950addc611b
Si radicas en: Alava, Aberasturi. No dudes en hablar por teléfono con nuestro equipo y consultar sobre Vidente Teresa.

Consulta ahora Vidente Teresa

Todas tus pesadumbres unidas con:
  • Labor
  • Tu parentela
  • Fortaleza
  • Escasez
Tienen Salida, solo necesitas del aviso lógico/a.
Te guiaremos para que sepas realizar la interrogante adecuada al tarot, y dependiendo de tu duda te ofreceremos distintos tipos de echadas puntuales para cada suceso. y si precisas comprender sobre tu horóscopo o los números de la suerte para:
  • Los juegos de azar
  • La diaria
  • La loto
  • La lotería nacional
  • la tómbola de navidad
. Tienes que preguntarlo, contestaremos a cada una de tus preocupaciones. Te revelaremos la cenda a andar y te guiaremos por tu día a día, para que todo lo que presientes te salga bien. Cree en nosotros, ya que cantidades de usuarios satisfechos en el mundo, nos respaldan.

Somos un Tarot de fiar.

Son abundantes las personas que Testimonian los increibles resultados, que han logrado siguiendo los consejos de nuestras tiradas de cartas del tarot.
No es por pavonearnos, no obstante privadamente he conseguido amar las muestras de cariño de esos parroquianos, que dejan de ser simples parroquianos para transformarse en compañeros leales, gracias a la empatía y simpatía que solo nuestros clarividentes pueden dar.

Somos los más buenos Médiums.

No estará hablando a otro número de tarot más, si no que sin duda somos el mejor numero, que te dará: En primer lugar:
  • Promesa
Y en segundo lugar te proveera:
  • Colaboración
El único servicio de tarot donde descubrirás amigos que anhelan que tus días se abarroten de regocijo.
Arriesgate y marca en tu móvil o teléfono fijo el numero:: 806 556 213. Y se testigo de la franqueza de lo que aquí está escrito. Por demás somos:
  • Leales
  • Decentes
Y nos quedaremos a tu lado en cada circunstancia. Lo que las cartas enuncien eso te formularemos, no camuflaremos nada y te indicaremos que hacer, la mejor advertencia a seguir la adquiriras de nosotros, los excesivos años de práctica dan fe de nosotros. No advertira coyuntura o problema que no hayamos visto antes, no hay duda a la que no le hallemos resolución.
Pues que esperas llámanos y juntos tu y yo con la ayuda del tarot lo resolveremos. No esperes más el tiempo es ahora, no tengas temor los cobardes jamás tienen una vida plena y llena de felicidad. Además los precios son muy accesibles.

¿Cuál es el costo? para consultar Vidente Teresa

Costo por utilizar las líneas 806 para consultar al Vidente Teresa

El precio máximo por minuto de esta llamada es de 1 euro y 18 céntimos de euro si llama desde un teléfono fijo y de 1 euro y 53 céntimos de euro si llama desde un teléfono móvil, impuestos incluidos. Este servicio de entretenimiento reservado a mayores de 18 años está prestado por TAROT DE LAS ESTRELLAS. APARTADO DE CORREOS 57204. 28223 MADRID.

Costo por usar la consulta de Vidente Teresa con tarjeta visa:

  • 10 minutos 7 euros.
  • 15 minutos 10.50 euros.
  • 20 minutos 14 euros.
  • 30 minutos 21 euros.

Horóscopo para hoy Domingo, 9 de Febrero de 2020 todos los signos del zodiaco

Aries:

Aries Quieres enfocarte en una sola cosa y ser el mejor en eso, no dispersaste y hacer un poco de mucho ese no es tu estilo.

El amor.

Se presenta una tendencia negativa debido al ánimo irritable, la susceptibilidad a las ofensas, y la incapacidad para responder adecuadamente frente a ello; te sentirás predispuesto a juzgar y a cerrarte en tus pensamientos. La economía. La visita de personas llegadas del exterior podría generar propuestas profesionales muy interesantes; tus esfuerzos por promover o lograr una estabilidad económica comenzarán a ser premiados.

Su salud.

Buen estado físico.

Tauro:

Tauro: eres resistente como una piedra y pocos son los que pueden alterar tu tranquilidad

El amor.

Los celos tienen el poder de nublar el buen juicio; si te sientes confundido, evita tomar decisiones en base a tus presunciones porque puedes estar equivocado. La economía. Inversiones fallidas, malos negocios, errores en el manejo del dinero pueden ocasionar una retracción monetaria; sólo gasta en lo indispensable hasta equilibrar nuevamente tu economía, evita contraer deudas.

Su salud.

Evita el exceso de cafeína.

Géminis:

Si ACUARIO tuvo 12 novios💑, ARIES tendrá 15😍 y Géminis tiene 4😇 ¿quien tiene más novios?

El amor.

En cuestiones del corazón, el deseo se incorpora a la pareja de una manera distinta, hablar de las fantasías y los deseos ayuda a mejorar la calidad de la relación en la intimidad. La economía. Los tránsitos celestes te dotan de gran habilidad y mucha inteligencia para mejorar los ingresos; darás excelente uso a todos tus recursos intelectuales para ensanchar tus horizontes profesionales.

Su salud.

El hígado puede ser tu punto débil.

Cáncer:

Si haces bien a Cáncer, [email protected] harán lo mismo o más por ti

El amor.

Sientes deseos de cantar tu amor a los cuatro vientos sin temor al futuro: quizás, pensar en avanzar hacia algo más serio sea lo que te de felicidad. La economía. Altibajos en el plano laboral; cuestionamientos de tu entorno ponen en duda tus proyectos, reflexiona sobre las diferencias y manten una postura abierta a las sugerencias.

Su salud.

Practica actividad física para canalizar tu energía.

Leo:

Leo no conoce lo que es el segundo lugar. El primero o nada.

El amor.

Llegan alicientes que mejoran la convivencia entre los matrimonios y parejas establecidas del signo; todo será más fácil con más tolerancia. La economía. En tus ocupaciones, se disipan algunos nubarrones que presentaban perspectivas un tanto desfavorables para tus proyectos: es posible que surjan ganancias inesperadas.

Su salud.

El bienestar afectivo renueva tu energía.

Virgo:

Virgo es el signo de la virgen, peo es mejor no tomarse el simbolismo al pie de la letra.
undefined

Libra:

El encanto Libra es la razón por la que todos le adoran, casi nadie permanece enojado con ellos por mucho tiempo y muchos hacen su voluntad.

El amor.

Tu atractivo y capacidad de seducción se incrementan gracias a la influencia de los astros, lograrás armonizar la vida afectiva y vivir momentos íntimos inolvidables. La economía. Si persistes en el aislamiento y la falta de entrega en tus ocupaciones, todo será más difícil; trabajar en equipo puede traerte grandes satisfacciones.

Su salud.

Energía y vitalidad.

Escorpio:

A Escorpio se le hace difícil renunciar a algo, no conocen la palabra DERROTA.

El amor.

Con la ayuda incondicional de los astros, algo pasará en tu vida amorosa que te hará sentir como un adolescente: el pasado ya no importa, sólo el porvenir. La economía. Una nueva programación laboral plantea desafíos a largo plazo: libera tus deseos de tomar la iniciativa para conducir proyectos o actividades que no estaban a tu alcance.

Su salud.

Tu estado de salud, inmejorable.

Sagitario:

Sagitario dirá que le gustas tan pronto lo sienta, dirá q te quiere en el momento q le nazca, dirá q te ama, cuando esté totalmente seguro.

El amor.

Las malas interpretaciones dan lugar a problemas que pueden ser evitados: escucha más a tus seres queridos y sé más moderado con tus devoluciones. La economía. En el área profesional en cambio, habrá buenos acuerdos con los demás, lograrás buen entendimiento y progresos.

Su salud.

La práctica de yoga o algún ejercicio suave será una manera ideal para mantenerte saludable y en armonía.

Capricornio:

Capricornio nunca se arrepiente de lo que hace. Aprenden de sus errores, pero no se arrepentirán de haberlos cometido. Fueron lecciones.

El amor.

Gracias al dinamismo de Marte, los solos del signo podrán vivir momentos especiales con una persona que les resultará adorable, mientras que las parejas disfrutarán de su relación en forma vivaz y estimulante. La economía. Es una jornada ideal para cierres, firmar compromisos o acuerdos, cerrar negociaciones, concretar una compra-venta, los resultados serán muy favorables y satisfactorios.

Su salud.

Controla tu nivel de estrés.

Acuario:

Acuario odia los jueguecitos de niños, de ahora si, después no, uy quizás...Eso, no va con ellos.

El amor.

Acontecimientos de toda naturaleza se suceden sin dar respiro a tu dinámica sentimental: reencuentros, discusiones, una declaración de amor inesperada o una ruptura, nada queda fuera de un alocado escenario d

El amor.

La economía. Las influencias celestes potencian la comunicación: ampliar el círculo de contactos a través de reuniones o encuentros sociales puede propiciar nuevas oportunidades de negocios.

Su salud.

Energía en baja.

Piscis:

La sencillez es una cualidad de Piscis que también busca en la gente que quiere conocer...

El amor.

Las influencias celestes auguran un crecimiento interior que eleva el estado de vida; el León hará uso de su sabiduría interna y esclarecerá con su visión interior lo que ocurre en el entorno, especialmente en lo afectivo. La economía. Más atención con la puntualidad: la falta de seriedad en los compromisos laborales y sociales puede vulnerar tu buena reputación y ocasionar la pérdida de buenas oportunidades.

Su salud.

Necesitas practicar alguna actividad física para combatir el sedentarismo.
TAROT
Para el número 806 El precio máximo por minuto de la llamada al número 806 es de 1 euro y 18 céntimos de euro si llama desde un teléfono fijo y de 1 euro y 53 céntimos de euro si llama desde un teléfono móvil, impuestos incluidos.
Este servicio de entretenimiento reservado a mayores de 18 años está prestado por tarot de las estrellas.
Quintanilla del Olivar, Atico 1 Apartado de correos 57204. 28223, Madrid
Teléfono 932 995 463

Preguntas frecuentes sobre Vidente Teresa

1. Quiero hacer una consulta de Tarot, ¿sobre qué puedo consultar?
Puede consultar sobre lo todo aquello que le preocupe, el Tarot es ideal para temas sentimentales de todo tipo, matrimonios, divorcios, parejas, infidelidad, etc, para temas laborales y de juicios, viene muy bien para preguntas sencillas, afirmativas o negativas, también para cuestiones financieras, de herencias, etc. En cuestiones de salud somos muy precavidos, porque no somos dioses y podemos equivocarnos en temas tan delicados.
2. ¿Por qué tiene tan mala fama los servicios de Tarot y a menudo se les persigue como estafadores?
No entendemos muy bien la caza de brujas a la que siempre estamos sometidos, bien es cierto que estafadores existen en este sector, pero como en cualquier otro sector ( abogados, médicos, jueces, etc ), al igual que también existen muy buenos profesionales. Pensamos que la valía de cada empresa se demuestra por sus hechos, sea del sector que sea, y siempre el miedo y el desconocimiento hace que las personas desconfíen del servicio, sea cual sea éste.
3. ¿Las consultas de Tarot por teléfono son igual de fiables que en directo?
Nosotros diríamos que son incluso más fiables, por la sencilla razón de que el tarotista es más objetivo, está en su entorno, concentrado, puede visualizar mejor porque no está pendiente de los gestos del cliente, su canal está más limpio y ve más y mejor.
4. ¿Cuántas veces se puede consultar el Tarot?
El Tarot no se debe utilizar a la ligera , primero porque es un sistema que pierde efectividad si se consulta muy a menudo con las mismas preguntas una y otra vez , y segundo, porque es un servicio que te puede salir muy caro si no controlas tus consultas. Debe ser un servicio que se consulte cuando hay necesidad, no como juego o diversión.
5. ¿Por qué cobráis el servicio que prestáis?
No entendemos porque no debemos cobrar el servicio, nuestro equipo está formado por profesionales que se han dedicado toda su vida a esto, ya sea de forma innata o estudiada, dedican su tiempo, su esfuerzo en conseguir ver aquello que los consultantes no ven y de muchas formas ayudan a personas a diario, por lo tanto, deben cobrar por su trabajo, como cualquier profesional que dedique esfuerzos y trabajo en su actividad profesional.
6. ¿Quién consulta el Tarot?
El Tarot lo consulta todo aquel que lo necesite en algún momento de su vida, tenemos clientes de todas las clases sociales, de todas las profesiones posibles, de todos los países del mundo, y con multitud de problemas de toda índole, por lo tanto, el tarot lo consulta quien quiera y quien sea, si es mayor de 18 años, claro.
7. ¿Las consultas que yo haga son privadas?
Por supuesto, todas las consultas que usted realice con cualquiera de nuestros profesionales son confidenciales y no pueden ser desveladas a nadie, ni grabadas, garantizamos su privacidad.
8. ¿Vosotros acertáis en las consultas que hacéis?, ¿ qué tanto por ciento acertáis?
Aquel Tarotista o equipo de Tarotistas que diga que acierta en un tanto por ciento, realmente no lo dice correctamente. No tenemos unas estadísticas o tablas fiables que nos digan nuestro porcentaje de aciertos. Lo único que confirman nuestros aciertos son los testimonios de nuestros clientes, que son los que comprueban si con el tiempo las predicciones realizadas se han cumplido, y por ahora hay muchísimas que se han cumplido, algunas esperando ser cumplidas y otras que por ahora no se han cumplido. Creemos que nuestro Gabinete es uno de los más consultados actualmente porque tenemos grandes profesionales con un índice de aciertos muy alto, recibimos a diario cientos de confirmaciones y agradecimientos por ello. No lo dude consulte ahora sobre Vidente Teresa
9. ¿Por qué es tan difícil que el tarotista adivine con exactitud el tiempo o las fechas en que se van a realizar las predicciones?
No somos una ciencia exacta, por lo tanto, es normal, que en cuestiones de fechas, nos aproximemos, pero no somos exactos. Si fuera así, adivinaríamos con mucha facilidad números de loterías, premios diversos, etc, y no es el caso.El Tarot es más complicado de lo que parece, no es fácil “ver“ lo que se pregunta, y muchas veces se ve lo que no se pregunta, por esto, necesitamos mucha concentración y energía.
10. ¿Por qué una tarotista me acierta a mí y otra no, y ésta le acierta todo a otra persona y la mía no?
Los tarotistas son como los médicos, lo psicólogos, los abogados, etc, el que es bueno para unos no lo es tanto para otros, por esto, siempre aconsejamos que se pruebe a varios tarotistas y con mucha paciencia, se quede con el que mejor les acierte. Somos seres con energía, conectamos con algunos, pero con otros no tanto, por eso decimos que la lectura del Tarot depende del consultante y del consultado, no hay un solo canal, se necesitan los dos canales para conectar bien.
http://tarotmundial.com/carta-astral-de-tauro-en-burgos.html
submitted by tarotmadrid to u/tarotmadrid [link] [comments]


2019.07.10 04:41 pech0fri0 "El Mate" por Hernán Casciari. Hermoso texto que habla sobre el mate y la hermosa cultura alrededor. Must read para materos.

Nada les queria compartir esto que me parecio genial. Si no lo conocen, lean o escuchen mas de Hernan Casciari que es un genio.

"El mate no es una bebida. Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca. Pero no es una bebida. En este país nadie toma mate porque tenga sed. Es más bien una costumbre, como rascarse. "El mate es exactamente lo contrario que la televisión: te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás solo. Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es 'hola' y la segunda '¿unos mates?'. "Esto pasa en todas las casas. En la de los ricos y en la de los pobres. Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros. Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian o se drogan. "Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara. Peronistas y radicales ceban mate sin preguntar. En verano y en invierno. Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos; los buenos y los malos. "Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando te pide. Se lo das tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes. Sentís un orgullo enorme cuando un esquenuncito de tu sangre empieza a chupar mate. Se te sale el corazón del cuerpo. "Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón. "Cuando conocés a alguien por primera vez, te tomás unos mates. La gente pregunta, cuando no hay confianza: '¿Dulce o amargo?'. El otro responde: 'Como tomes vos'. "Los teclados de Argentina tienen las letras llenas de yerba. "La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas. Siempre. Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas. Y si un día no hay yerba, un vecino tiene y te da. La yerba no se le niega a nadie. "Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular. Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres. "Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos. No es casualidad. No es porque sí. El día que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es que ha descubierto que tiene alma. O está muerto de miedo, o está muerto de amor, o algo: pero no es un día cualquiera. "Ninguno de nosotros nos acordamos del día en que tomamos por primera vez un mate solo. Pero debe haber sido un día importante para cada uno. Por dentro debió haber revoluciones. "El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores... Es la solidaridad de bancar esos mates lavados porque la charla es buena. Porque es la charla, no el mate lo que importa. Es el respeto por los tiempos para hablar y escuchar, vos hablás mientras el otro toma y es la sinceridad para decir: ¡Basta, cambiá la yerba!'. Es el compañerismo hecho momento. Es la sensibilidad al agua hirviendo. Es el cariño para preguntar, estúpidamente, '¿está caliente, no?'. Es la modestia de quien ceba el mejor mate. Es la generosidad de dar hasta el final. Es la hospitalidad de la invitación. Es la justicia de uno por uno. Es la obligación de decir 'gracias', al menos una vez al día. Es la actitud ética, franca y leal de encontrarse sin mayores pretensiones que compartir."
submitted by pech0fri0 to argentina [link] [comments]


2019.04.01 21:37 Nekrofagus Me caga este feminazismo


Estoy en shock por la muerte de Armando Vega Gil aclaro no es para defenderlo de las acusaciones anónimas que se realizaron, pero creo que esta hola de "feminismo" por lo menos en México está llegando a lo ridículo
Estoy de acuerdo en que hay que perseguir el feminicidio.
Pero he visto manifestaciones ridículas, como la chica que empieza a bailar en un centro educativo y comienza a decir "protesto por las mujeres muertas" de verdad cree que con un baile va a solucionar algo, a mi en lo personal me dio mucho risa, parecía un performance del Chopo. Cuando hicieron una de sus tantas marchas fui a tomar fotos, estaba en la parte delantera de la marcha y una chica en bicicleta de manera muy agresiva me decía "no queremos hombres al frente de la marcha" yo le contesté que estaba tomando fotos y contestó gritando NO QUEREMOS HOMBRES AL FRENTE DE LA MARCHA sólo había como 4 chicas tomando fotos al frente de la marcha yo creo que si no hay suficientes mujeres interesadas en cubrir su evento pues ese ya era mi problema.
Me da mucha pena como algunas mujeres se están dejando adoctrinar por esta nueva moda, personas que conozco y que pensaba que tenían un criterio más amplio se han dejando envolver por la agenda que dictan la mayoría, espero sólo sea una moda.
Modificar el idioma ser influyentes cambiar letras por la x, en lo personal creo que es una verdadera tontería y estupidez y me pregunto qué tanta falta de atención tienen esa personas que necesitas ser reconocidas.
Lo llamado "progre" a mi me caga, ahora a las personas se les tiene que tratar con pinzas por que todo les ofende que si le dices puto, negro, enano, garrocha, puerco, piden ser integrados a la sociedad cuando ellos mismos hacen (hacemos) sus propios ghettos.
Yo creo que esto ya se salió de control, si las personas quieren justicia acudan a las autoridades pertinentes, pero lanzar acusaciones sin ninguna prueba y que te valide un usuario en tuwtter con el hashtag YO SI TE CREO es surreal pero no me sorprende por que estamos en México,
No se dejen adoctrinar por nadie de verdad, inventan palabras como el "mansplanning" cuando leí el origen de la palabra me pregunté que falta de amor propio tuvo la chica para sentirse mal cuando un hombre le quería explicar el libreo que ella misma escribió a mi me hubiera dado risa y ahí queda.
submitted by Nekrofagus to mexico [link] [comments]


2018.12.07 21:56 aniballayoto Las claves para desarrollar una mente positiva

Las claves para desarrollar una mente positiva
Los resultados que se van obteniendo en las diferentes áreas del desarrollo personal están ligados al tipo de mentalidad que se posee, cuando es negativa, se refleja en dificultades, pocos logros y una vida llena de limitaciones, por otro lado, cuando se posee una mente positiva, se observan grandes resultados, paz, amor, prosperidad y calidad de vida.
Desarrollar una mente positiva es vital para experimentar bienestar y todos podemos hacerlo si aplicamos una serie de estrategias de crecimiento personal.
https://preview.redd.it/13owsbb36x221.jpg?width=608&format=pjpg&auto=webp&s=40daff14d3c75c3b809e16ec777ef4d4ead5409b
¿Cuáles son las claves para desarrollar una mente positiva?
  • Dirigir la atención a las ideas de bienestar: El hecho de tener una mentalidad negativa es el resultado de haber estado expuesto durante años a muchos estímulos inadecuados, si quieres sanarte de esas ideas, entonces debes dirigir la atención al bienestar y una forma efectiva de hacerlo consiste en establecer METAS PODEROSAS, las cuales absorberán la mayor parte de tu energía. Una de las grandes ventajas de las metas es que dirigen la atención al estilo de vida que se desea, de modo que al enfocarte en ideas positivas, es seguro que comenzará una limpieza mental y con el paso de los meses, desarrollarás una mentalidad positiva.
  • Estudia y toma inspiración en las historias de éxito: Millones de personas exitosas iniciaron su proceso de transformación en situaciones muy adversas, lo más probable, más desventajosas que las que tú pudieras tener en este momento, así que vale la pena tomar esa inspiración y elegir el camino de los grandes logros, porque están a tu alcance sin importar las circunstancias.
  • Aléjate de todo ambiente y persona negativa para que la neuroplasticidad vinculada al bienestar sea posible: La influencia es poderosa, ya sea negativa o positiva, si deseas transformar tu vida, es fundamental que te alejes por completo de los ambientes y personas negativas, porque cuando entras en contacto con gente tóxica y lugares desfavorables, se vuelven a activar las conexiones neuronales vinculadas a malas experiencias y resultados, lo cual es un obstáculo para el crecimiento personal. Enfócate en lo que quieres de forma exclusiva y busca aliarte con gente que te motive, inspire e impulse a lograr tus sueños.
  • Comienza a perfeccionar la ciencia del logro: La mentalidad positiva es el resultado de la costumbre mental de ir ganando muchas batallas y alcanzando metas, existe una ciencia detrás de todos los logros y sus principios están ampliamente explicados en el genial libro EL SECRETO DEL PODER DE LAS METAS de Andrew Corentt, donde entenderás cuáles son los factores determinantes para alcanzar metas con toda seguridad, acá conocerás las técnicas de las metas poderosas e irresistibles, donde serás capaz de acceder a lo más profundo de tu mente creativa y brindar claras instrucciones de los resultados y experiencias que deseas, al hacerlo, recibirás el impulso interno necesario para avanzar de forma contundente hacia el éxito, porque una vez que las semillas de realización están alojadas en tu mente creativa, los resultados están asegurados.
  • Modifica tu diálogo interno a fin de sostener las ideas de cambio: El diálogo interno le da forma a tu realidad, si quieres desarrollar una mentalidad positiva es fundamental que hables de forma constructiva y existe una herramienta sensacional que te ayudará a lograrlo, se trata del genial SOFTWARE SUBLIMINAL, el cual contiene más de 700 afirmaciones de superación personal organizadas por categorías y tú puedes programar tus sesiones de autosugestión positiva, este programa muestra las afirmaciones e imágenes favorables a una gran velocidad en tu computadora, ese flujo de información solo puede percibirse a nivel inconsciente y con el paso de las semanas, adoptarás esas ideas como válidas y modificarás tu diálogo interno, aumentará tu autoconfianza y actuarás de acuerdo con las expectativas de éxito.
  • Usa los audios subliminales: Una de las aplicaciones más efectivas para lograr un cambio de patrones mentales son los audios subliminales, son fáciles de utilizar y con el paso de las semanas van logrando una reprogramación de creencias, en este caso, el programa EL PODER DEL PENSAMIENTO POSITIVO se ha creado con el firme propósito de modificar tus patrones mentales y adoptar una mentalidad triunfadora. Estos audios existen en dos modalidades, la primera es isocrónica, la cual se recomineda usar un par de veces al día y luego están los audios completamente silenciosos, mismos que pueden usarse todo el día, incluso cuando duermes y de esa manera interiorizar el flujo de información positiva.
Si sigues al pie de la letra los consejos anteriores, podrás desarrollar una mentalidad positiva, creerás en ti mismo y comenzarás a trabajar con una pasión desbordante a fin de hacer realidad tus máximos sueños.
submitted by aniballayoto to DesarrolloPersonal [link] [comments]


2017.08.14 08:53 Subversivos Odio a muerte en la España profunda

Sucedió el domingo 26 de agosto de 1990 a última hora de la tar­de en un lugar llamado Puerto Hurraco, un pueblo profundo de Ba­dajoz con 205 habitantes censados y protegido por dos montes ne­gros con forma de ala. Los hermanos Emilio y Antonio Izquierdo, de 56 y 58 años, se apostaron en un callejón, descargaron sus escopetas de repetición y abatieron a quince personas. Nueve de ellas murie­ron entre esa fecha y el 10 de septiembre y las seis restantes fueron reponiéndose con desigual fortuna: todas han quedado marcadas por la tragedia, pero algunas tendrán que soportar el recuerdo en una silla de ruedas.
LOS SUCESOS DE EL PAÍS Puerto Hurraco, odio a muerte en la España profunda Los reportajes y ensayos de esta veraniega serie han sido extraídos del libro Los sucesos de EL PAÍS, publicado en 1996 como parte de la conmemoración de los 20 años del diario, lanzado el 4 de mayo de 1976. Históricas firmas del periódico, como Rosa Montero, Juan José Millás o Jesús Duva desmenuzan algunos de los crímenes que han marcado la reciente Historia de España, de la matanza de Atocha al crimen de los Marqueses de Urquijo.
En un principio, los hermanos habían venido decididos a asestar un golpe de muerte a la familia Cabanillas —las dos hijas de Antonio Cabanillas, de trece y catorce años, fueron las primeras en caer—, sus enemigos frontales desde los años veinte, pe­ro el olor de la pólvora y la sangre que corría pendiente abajo por la calle principal les dejó clavados en el suelo y en el gatillo. Al final, dispararon sobre todo lo que vieron. Emilio huyó al monte después del primer cargador. Antonio se quedó allí todavía un rato, hasta agotar el segundo. Horas después, de madrugada, la Guardia Civil tuvo que sacar a tiros a los dos hermanos de un cercano olivar en el que se habían refugiado —tanto, que dos guardias civiles resultaron gravemente heridos. Luego, se comentó que por qué no habían huido, por qué habían quedado atrapados en el lugar rabioso de su cri­men. Tal vez, la venganza, que les había atado a Puerto Hurraco du­rante toda la vida, les atara también después de llevarla a cabo.
El suceso se vivió en España con la extrañeza y el temor de quien se encuentra frente a páginas del pasado resucitadas con actores de carne y hueso. La década recién inaugurada quería significar el ine­luctable fin de aquella otra España de oscura conciencia, aislada del mundo y sobreviviendo dificultosamente de recursos escasos y entre penas y culpas que se colaban por los callejones históricos del pesi­mismo y de la tristeza. Eso había terminado. Estábamos en Europa y ya habíamos dado los primeros pasos hacia una modernidad con­sensuada por los propios y arropada por los extraños. Muchos vie­ron en Puerto Hurraco una fotografía antigua o el último latigazo de un mundo que se extinguía, pero muchos otros se enfrentaron, con una perplejidad interrogante, a un suceso real y presente que ponía en cuestión la idea actual de España, siempre vista a través del pris­ma urbano, cubierta por la sombra avanzada de la capital y de las capitales. Aquí se cifraba la incógnita: se trataba del pasado o se tra­taba de ignorancia del presente.
Dos días después de la matanza, el suplemento dominical del dia­rio EL PAÍS envió a quien esto escribe y al fotógrafo Miguel Gener a buscar las claves de un suceso que reunía paradojas suficientes co­mo para pensar que la averiguación no había concluido con la me­ra información del desastre.
Detrás de los visillos
La primera impresión de Puerto Hurraco, una estrecha calle principal en cuesta, a última hora de la tarde espesa y caliente de agosto, con una mujer que todavía fregaba en las paredes y en el cemento las manchas de sangre, y puertas cerradas a cal y canto, fue la de estar visitando un pueblo con gente vigilando detrás de los visillos de la ventana. De vez en cuando se escuchaba, casi exagera­damente, casi como si uno se lo estuviera inventando o esperase in­ventárselo, un cerrojo que recorría la calle, que salía del pueblo y que se perdía en una resonancia entre los omóplatos de los dos mon­tes negros que planeaban siniestramente sobre las casas blanquea­das. No había nadie en la calle y las únicas figuras visibles eran las de dos guardias civiles sentados en un cuatro latas ladeado sobre una cuneta a la entrada del pueblo.
MÁS INFORMACIÓN Puerto Hurraco, odio a muerte en la España profunda Todo lo publicado en EL PAÍS sobre el caso 2015: Puerto Hurraco quiere olvidar 2010: El último de los asesinos se ahorca en su celda 1994: 688 años de cárcel para los hermanos Izquierdo De vez en cuando, algún vecino cruzaba velozmente y miraba al­rededor como si tuviera que cerciorarse del lugar en que vivía. Con el paso del tiempo, se terminaba descubriendo a otros periodistas y fotógrafos, que salían apresuradamente de una casa para entrar en otra y que ya habían adoptado los hábitos clandestinos de la pobla­ción. El día que siguió al entierro de las víctimas, entre el fragor de cepillos que intentaban borrar la sangre del domingo, un vecino pi­dió a los reporteros que no se marcharan, «porque así se sentían más protegidos». Pero, al mismo tiempo, no aceptaba hospedajes «por temor a represalias». La guerra de Antonio y Emilio Izquierdo ha­bía derivado en una guerra interna: a ver quién dice y qué a los pe­riodistas.
En los días siguientes a la matanza, uno de los aspectos más sorprendentes —para un recién llegado— era el clima de tensión que se había creado entre los propios vecinos. Daba la impresión de que la alarma no había dejado de sonar todavía y de que esta vez el peligro no iba a venir de afuera —Emilio y Antonio vivían en Monte­rrubio de la Serena—, sino de los intestinos de la aldea. La razón, sencilla, pero que tardaba en descubrirse, tenía que ver con los in­trincados lazos de parentesco de los habitantes de Puerto Hurraco. Los Izquierdo y los Cabanillas se odiaban, y el hecho es que una buena parte de las familias de Puerto Hurraco eran Cabanillas o Iz­quierdo, pero una parte aún mayor había mezclado sus apellidos con el sistema endogámico tan habitual en las zonas rurales y aisladas del interior de la península. De forma que los Cabanillas Izquierdo o los Izquierdo Cabanillas suponían un verdadero grueso de la po­blación.
El cementerio era una prueba contundente de esta tupida red de peligros. Situado a un costado de la carretera general, rodea­do de un campo que parecía en estío permanente, mostraba con to­da claridad y en letras de molde la hegemonía de los dos apellidos y de sus mezclas. Para mayor enrarecimiento, en la catástrofe del do­mingo había muerto una cuñada del marido de Emilia Izquierdo, la tercera hermana en discordia junto a Luciana y Ángela —a las que más tarde se acusaría de haber inducido a sus hermanos al asesinato.
En esos días, cada cual podía imaginar la amenaza en el interior de su propia casa o lindando con la del vecino. Todo dependía del bando en que cada uno decidiera alistarse o se sintiera incluido, ha­bida cuenta de que todos y cada uno tenían innumerables posibili­dades de pertenecer a ambos. Por tanto, una cierta arbitrariedad surgida de lo que no se sabía del otro, del próximo, cuyos verdade­ros sentimientos podían haber estado escondidos o disimulados para brotar ahora repentinamente, se unía a la conmoción y al miedo generalizado. La ecuación resultante era, pues, miedo más arbitra­riedad y su solución, una incógnita. Curiosamente, esos mismos tér­minos habían estado, como se vería después, en el origen de la tra­gedia.
Los días que siguieron al suceso fueron días temidos. Había mie­do al regreso de las hermanas presuntamente instigadoras, Luciana y Ángela, evaporadas desde la semana anterior; miedo a Antonio Cabanillas, el padre de las niñas asesinadas; miedo a la respuesta de las distintas ramas de las distintas f31nilias, dentro y fuera del pue­blo; y, sobre todo, un miedo contagioso a que la cuerda del último drama tirase de otros dramas sobre los que el olvido había trabaja­do como una lápida. Algunos vecinos hablaban ya de hacer las ma­letas y de cerrar los escasos negocios. Se temía el éxodo.
Fuera de esto, existía también una aprensión —causada por esta estructura de parentesco— relacionada con que ciertas historias sa­lieran a la luz. Una especie de pudor repentino de una aldea endo­gámica acostumbrada a guardar sus conflictos. Y también un tem­blor vergonzoso a aparecer como el reflejo miserable de esa España profunda, tan traída y llevada por los libros, por el cine y por la te­levisión, de niños en las tinajas, campesinos obtusos y sanguinarios, y malevolencia rural.
En el fondo, con unas cosas y con otras, se estaba jugando la su­pervivencia del pueblo. Había algo más que una disputa sangrienta entre familias: se había puesto en peligro la supervivencia colectiva.
Cuando los vecinos se decidían a hablar era para defender esa su­pervivencia. Insistían, de un modo que se dirigía en primer lugar a su propio convencimiento, como si la presencia del interlocutor sir­viera sobre todo para escucharse a sí mismos, en que el estallido no afectaba más que a los «amadeos» y a los «patas pelás», ramas par­ticulares de los Cabanillas y de los Izquierdo. Aceptar la idea de una guerra entre los Cabanillas y los Izquierdo, sin matices y sin reduc­ciones, era transigir con la idea de una guerra universalizada y con la previsión de una hecatombe a la vuelta de la esquina. Fuera co­mo fuese, el primer gesto de la supervivencia consistía en espantar los fantasmas de una contienda colectiva, particularizando el con­flicto hasta contenerlo en su territorio más pequeño.
La supervivencia, además, merecía la pena en términos objeti­vos. Los términos estaban relacionados con la reciente prosperidad del pueblo, tradicionalmente dedicado a la aceituna, el grano, los cerdos y las ovejas. Las subvenciones estatales y el empleo comuni­tario habían hecho crecer el nivel de vida en los últimos cinco años. Se veían casas nuevas y reformadas por todas partes, las calles es­taban asfaltadas y en los pequeños negocios se respiraban aires de beneficio. Para entenderlo mejor, había que remontarse a la historia de una aldea que no conoció la electricidad hasta los años se­tenta, el agua corriente hasta los ochenta y el asfaltado de las calles hasta hacía seis años. Por primera vez, aquella conciencia colecti­va, secularmente cerrada al mundo, había empezado a asomarse a él. Los defensores de la tesis de la tragedia aislada luchaban con­tra la memoria en una atmósfera de pólvora antigua. Era la memo­ria de una aldea fundada por familias Izquierdo provenientes del cercano Helechal en el siglo pasado y que, a principios de la centu­ria, se encuentran conviviendo con extraños que regresan de una emigración cubana.
En ese momento comenzó la guerra, la guerra de los Camariches (Izquierdo) contra los Habaneros (Cabanillas). Es decir, la guerra de los fundadores contra una familia de intrusos llegada de Cuba. A la vista del entramado presente de parentescos, la resurrección de ese conflicto significaría la guerra de todos contra todos. Después de tan­tos años, y estando tan cerca ya del mundo contemporáneo, los habi­tantes de Puerto Hurraco temían, tras el nefasto domingo de agosto, levantarse por la mañana pensando que cualquiera podía ser un ene­migo, que la fiera dormida podía despertar y llenar el aire de zarpa­zos. Como si no hubiera pasado el tiempo o como si hubiera dado igual que el tiempo hubiera pasado. En ese aspecto, sus sentimientos eran muy semejantes a los sentimientos con que el resto del país les contemplaba. Mientras el país entero, a su vez, se sentía observado por los nuevos y modernos amigos europeos, los mismos que habían surtido la leyenda negra española de hechos que la confirmaban ejemplarmente, de hechos muy semejantes a los de Puerto Hurraco. Seguramente, Puerto Hurraco hizo que los españoles se volvieran tan hipersensibles a la observación como los propios vecinos, y también desde esa oscura culpabilidad nutrida por la incertidumbre y la ig­norancia.
La historia olvidada
Existía, por tanto, una historia de Puerto Hurraco, una historia escondida y, al parecer, fatalmente olvidada, a la que se había re­gresado brutalmente a causa de ese mismo olvido.
Hacia 1920. Unos niños juegan en el polvo marrón de una calle­juela. Los hombres arrastran sus mulas en el campo y las dos len­guas de piedra negra que desde la montaña lamen Puerto Hurraco lanzan chispazos de luz. Los niños son Ángel Cabanillas, apodado El Rapa, y los hijos de La Torcía y La Daniela, ambas de familia Iz­quierdo. De pronto, se enredan en una gresca. El Rapa, de catorce años, se marcha a su casa. Al cabo de un rato, cuando quiere salir de nuevo a la calle, La Torcía y La Daniela le esperan armadas. La madre de Ángel Cabanillas no le deja salir. El incidente crea una tensión desproporcionada entre las familias. No hay un previo con­flicto de tierras, ni otro conocido. Pero la tensión alcanza los años si­guientes, cuando las familias aparecen en la historia completamen­te enconadas.
Año 1928 o 1929. Luis Cabanillas se interpone en la amistad de su hermana Matilde con Alejandro García Izquierdo. Alejandro pide ayuda a los parientes Izquierdo y traman esperar a Luis a la salida del salón de baile de Marcelo Merino. Son las últimas horas de la fiesta, el ambiente del salón está espeso y un amigo de Luis abre la ventana. Por encima de los tejados distingue el perfil lunar de los montes y, con la misma luz, a Alejandro y a sus primos apostados en una de las callejuelas. Luis hace cuestión de honor en salir mientras tantea la navaja que lleva en el bolsillo del pantalón. Antes de que los Izquierdo reaccionen, asesta una puñalada en el cuello a Alejan­dro García. El acuchillado nunca llegó a recuperarse totalmente. «Se quedó como atontado.» Luis Cabanillas fue condenado a siete me­ses de cárcel ya posterior destierro en Peñarroya.
Año 1935. Se repite el suceso con distintos protagonistas e inversa fortuna. Un baile en una fiesta cercana. Basilio Cabanillas ronda a Amelia Izquierdo, prima de Daniel Izquierdo, por mote El Dentis­ta. Al parecer, Basilio y Amelia se entienden. El Dentista interrum­pe la escena y discute con Basilio. El clima se caldea a lo largo de la noche. Finalmente, El Dentista lanza una amenaza y se marcha. Ba­silio regresa al pueblo caminando, sorteando pedregales y olivos en una noche cerrada. El Dentista surge de entre unos matorrales y le apalea hasta tumbarlo. Basilio consigue llegar a su casa y de allí a un hospital de Badajoz, donde tardará semanas en reponerse. Daniel Izquierdo, El Dentista, fue encarcelado y años después tuvo que pa­gar fianza para conseguir la licencia de escopeta.
Hasta estas fechas, los conflictos responden al esquema de Ca­mariches contra Habaneros. No hay disputas materiales de ninguna especie. Las disputas tienen trasfondo grupal y las heredan los pa­rientes por extensión consanguínea y cronológica. Se trata de los fundadores y de los emigrantes que legan a su descendencia una probable competitividad a escala local y sólo explicable dentro de un entorno cerrado donde el roce produce una marca cuya exposición continua tiende a pasar por herida.
El resto forma parte de una historia más y mejor manejada por los que todavía viven. Pasaron 26 años desde las andanzas de El Dentista hasta la desgracia siguiente. En ese plazo largo, que no se­ría el único de magnitud que mediaría entre catástrofes, los Cabani­llas y los Izquierdo debieron de fundirse en una maraña de lazos de parentela, que hoy son inextricables y amenazadores. Estos lazos parecían configurar una paz decisiva. Pero en Puerto Hurraco la paz ni se decide ni tiene dueños.
Años 50. Amadeo Cabanillas Caballero y Manuel Izquierdo, llama­do Mal Tiempo, echan ovejas en los tristes pastos de Puerto Hurraco. Las fincas lindan. No hay cercado, sólo un golpe largo de tierra amon­tonada que las separa. Las ovejas entienden mal la delimitación y se la saltan sin reflexionar. Otra gresca, de no grandes dimensiones, pe­ro que se conserva en la memoria como un hito de este prolongado ca­mino de desavenencias. El que algo así se conserve en la memoria es lo más inquietante de todo.
Año 1961. Se produce el primer choque entre Antonio Cabanillas -el padre de las niñas asesinadas-, todavía niño, y los futuros cri­minales de sus hijas, Emilio y Antonio Izquierdo. «Al niño le tupie­ron la boca de hierba.» El padre de las niñas asesinadas negó en esos días aciagos de agosto que tuviera jamás un roce con Antonio y Emi­lio. Aunque lo negaba no como si negara el hecho, sino como si ne­gara cualquier especie de memoria. Mientras se dirigía con su trac­tor al campo, dos días después de las desgraciadas pérdidas, de la boca de Antonio Cabanillas se escapaba la palabra «maldad» con una certeza religiosa.
El caso es que, sin moverse de la fecha, Amadeo Cabanillas Ri­vera, hijo del otro Amadeo y hermano de Antonio, discutió con Jeró­nimo y Luciana, hermanos de Antonio y Emilio por el asunto del chaval. Luciana se rompe un brazo al caer empujada por Amadeo: ésta es toda la historia de amor que vivieron y que en 1990 levanta­ba especulaciones acerca de un despecho sentimental que habría ali­mentado la última fase del resentimiento. Jerónimo esperó en la fin­ca de Las Pelícanas a Amadeo y lo mató de una cuchillada. Años de cárcel, psiquiátrico y destierro a Monterrubio, a seis kilómetros. El pueblo donde vivían y desde el que tramaron los hermanos Izquier­do la matanza.
1984, veintitrés años más tarde. La casa de Isabel Izquierdo, ma­dre de los convictos y hermana de Mal Tiempo, se incendia. La ma­dre muere, y las hermanas, que estaban esa noche en la casa, acusan a Antonio Cabanillas de haber prendido el fuego y al pueblo entero de no haberles ayudado. Lo cierto es que olvidaron a su madre entre las llamas y que muy pocos vecinos llegaron a despertarse esa noche.
  1. Jerónimo repite cuchillada en la Cooperativa de Monterru­bio, esta vez sobre Antonio Cabanillas, que tiene que ser ingresado. A partir de este momento, los Patas Pelás se enclaustran en su feu­do de Monterrubio. Los hermanos se dedican a jugar a las cartas y a toma: helados de corte, una especie de pasión. Luciana y Ángela van clamando justicia por las calles, se arrodillan delante del cuar­telillo de la Guardia Civil y obligan a los vecinos a desenchufar los frigoríficos ya parar los relojes de pared, por temor a que camufla­ran bombas. Una existencia entre la locura y el miedo, alimentada por confidentes y enzarzadores. Después de que la locura y el miedo hubieran fermentado lo suficiente y se hubieran descompuesto en su propio caldo de cultivo, llegó el domingo sangriento, tras las fiestas de agosto. «Vengo a por el Puerto, esto vengo esperando hace seis años», dicen que gritaba Emilio Izquierdo desde el callejón entre descarga y descarga de su repetidora.
Ruido de cerrojos
Esta historia pudo componerse a partir de fragmentos, de confi­dencias a media voz, hechas en el pequeño bar donde los parro­quianos se limitaban a jugar a las cartas y a vigilar permanente­mente a los periodistas o, tras llamar a alguna puerta, atravesar un largo pasillo y quedarse en el patio del fondo mientras los dueños de la casa echaban los cerrojos. Jamás se confiaban en grupo. Las úni­cas posibilidades dependían de encontrar a solas al interlocutor o de sacarle de la proximidad de los otros. Las mujeres y los hombres ha­blaban en su casa sólo a condición de que no estuviera el cónyuge. La mutua vigilancia a que todos se sometían daba como resultado un silencio a medias y, muchas veces, ficciones o falsedades.
Los más proclives a soltarse, y no mucho, eran los emigrantes que habían regresado para las fiestas y los que habían tomado la deci­sión de marcharse. Por lo general, se negaban a dar el nombre y sólo apuntaban la rama de Izquierdo o Cabanillas a la que pertenecían y cuya posición estratégica en el conflicto era prácticamente imposi­ble desentrañar para el forastero. La mayoría hablaba como Caba­nillas en esos momentos, pero un ligero contraste con el siguiente in­terlocutor arrojaba la idea contraria. No decían su nombre, aunque se denunciaban entre ellos. «Ése con el que dice que ha hablado es un Amadeo» o «ese es un Pata Pelá».
Al llegar la noche, los guardias civiles recomendaban severamen­te que los periodistas dejaran el pueblo. Entonces sí que sonaban los cerrojos más allá de toda atmósfera literaria. Miguel Gener hizo unas espléndidas fotografías de lo que era la noche en Puerto Hurraco, aguantando en aquella oscuridad tensa en la que las luces de los fa­roles se pegaban al suelo y dejaban recortado por encima el cielo an­cho, espeso y nocturno, de las tierras pacenses. Esas fotografías con­siguieron reproducir las tenebrosas impresiones que podría haber sentido cualquiera que se acercara a Puerto Hurraco horas después de la, carnicería. Algo así como meterse en un poblado fantasma del viejo Oeste, pero sin épica, cruzado por caminos que se fundían en la noche y con una carretera cercana que parecía el tramo final de todas las carreteras del mundo. Dentro de las casas, las luces se apa­gaban enseguida y entonces el cielo oscuro empezaba a pesar y a desplomarse como la tapa de un ataúd.
En Esparragosa o en Zalamea, a pocos kilómetros, la noche se vi­vía de muy distinta manera. La gente salía a tomar el fresco al qui­cio de la puerta, se veían corros de adolescentes en las puentecillas y paseantes que se adentraban en la tiniebla de los senderos. Eran las horas para respirar un poco de aire, después de los cuarenta gra­dos de secano que habían carbonizado el día. En Puerto Hurraco no se respiraba, los habitantes parecían contener el aliento hasta que pasara algo que se sentía próximo y fatal. Esa noche calurosa de en­cierro daba la verdadera temperatura del ánimo de la gente.
El día 30 de agosto las hermanas Izquierdo, Ángela y Luciana, salieron de un escondrijo de Madrid y tomaron el expreso de Bada­joz. A partir de ese momento iniciaron su escabroso periplo entre las pretensiones del fiscal, que las acusó de conspirar junto a sus her­manos -aunque la Audiencia de Badajoz revocó en febrero de 1992 el auto de procesamiento-, y su inexorable destino psiquiátrico en Mérida. Pero durante los cuatro días en que estuvieron desapareci­das, Ángela y Luciana se presentaban como la clave que podía des­cifrar los enigmas. Y también disolver el sentimiento de amenaza in­mediata que todavía pesaba sobre las gentes de Puerto Hurraco. Su desaparición había prolongado la inquietud, porque, sin lugar a du­das, tanto para los de Puerto Hurraco como para quienes estaban al tanto en Monterrubio de la Serena, había una diferencia sustancial entre el dedo que había apretado el gatillo y el cerebro que había en­viado la orden.
La casa de Monterrubio era una casa de pueblo de dos plantas pe­queñas embutida en una hilera y tan cerrada a cal y canto como, según decían, lo había estado en los últimos años, cuando los hermanos y hermanas Izquierdo vivían en ella. El diagnóstico del vecindario era tan concluyente como lo fue después el de la Audiencia. Eran dos mu­jeres mayores, de 49 y 63 años, prematuramente envejecidas, cuya existencia estaba organizada alrededor de los líos vecinales, que salían dando gritos de su casa y recorrían las calles insultando a sus parien­tes de Puerto Hurraco y a cualquiera de Monterrubio que se cruzara con ellas, que peregrinaban regularmente al cuartelillo y que, simple­mente, «no podían estar bien». En contraste, Emilio y Antonio rara vez protagonizaban un altercado. Parecían bastante pacíficos o quizá sólo tranquilos y, según la opinión del coro popular de Monterrubio, absolutamente dominados por sus hermanas.
Ninguno de los cuatro se había casado. La única pista sentimen­tal relacionaba a Luciana con Amadeo Cabanillas, en el famoso episodio que concluyó con fractura de huesos para la mujer y que inau­guró la última fase criminal entre las familias antagonistas. Luciana negó en días posteriores que hubiera existido semejante posibilidad, como no podía ser de otra manera. Los cuatro hermanos, por lo de­más, apenas salían de la casa de Monterrubio, donde las persianas estaban permanentemente bajadas y los pestillos echados. Allí fue­ron re cociendo su animadversión y sus malos sentimientos durante seis años.
Con todo ello viene el dilema. La matanza de Puerto Hurraco pue­de ser contemplada a la luz de una historia secular de rencillas y con­flictos que culminó de esa manera como podía haber culminado de cualquier otra parecida, o bien esa tragedia hay que observarla a tra­vés de esta última escena, mucho más reducida, mucho más actual, mucho mejor iluminada. Si fuera así, lo que se ofrece a la vista es el cuadro de cuatro hermanos encerrados en sí mismos, con antece­dentes psiquiátricos y con manifestaciones de desequilibrio patentes, aislados en un pueblo de Badajoz que ni siquiera es el suyo, armados hasta los dientes y profiriendo amenazas constantes, ante la pasivi­dad de instituciones y vecinos. Después se conocería el dominio pa­tológico que los mayores ejercían sobre los pequeños y también sal­drían a la luz abultados rumores sobre la vida de los Izquierdo. Pero no había ninguna necesidad de ello, porque un simple vistazo a los historiales clínicos, al entorno familiar en el que habían crecido y aprendido, a su vida cotidiana y a sus hechos cotidianos, habría bas­tado para anticipar un pronóstico de lo que podría ocurrir y de lo que fatalmente ocurrió.
Los desheredados
La historia de la España negra y profunda siempre ha servido ha­cia dentro y desde fuera. Desde fuera, el que más y el que menos ya sabe cómo ha funcionado. Pero, paradójicamente, también ha sido eficaz a la inversa, tapando la desidia de la sociedad civil y de las instituciones públicas, y arrojando al pozo sin fondo de la concien­cia de un pueblo que se ha movido entre la supervivencia y el olvi­do todos los desastres que nadie era capaz de asumir.
Desde un punto de vista literario y dramático conmueve descubrir que un pueblo de doscientos habitantes guarde en su memoria cen­tenaria un arsenal de disputas que van desde lo ridículo hasta lo ca­tastrófico, con nombres y apellidos, con detalles minúsculos trasmi­tidos de padres a hijos como las palabras de una liturgia, y que la tragedia corone finalmente esta memoria. Pero desde el punto de vis­ta de los hechos, lo único que se acerca a los motivos verdaderos —más allá de las leyendas que nos dejan tan enaltecidos como vulne­rables— es la constatación de que cuatro personas enfermas, indivi­dual y socialmente enfermas, armadas, aisladas y sin escapatoria an­te el mundo, explotaron un mal día en un clima colectivo de asombro que sustituyó automáticamente a una colectiva indiferencia.
Como en las malas películas, todo trató de resolverse judicial­mente. Los juicios tienen la virtud de aplicar condenas y de trasfe­rir las ideas de bien y mal a la potestad de un tribunal o de un ju­rado que, en realidad, sólo se ocupa de crímenes y castigos. El juicio de los hermanos Izquierdo causó la misma expectación que la trage­dia y dejó las cosas en el lugar donde se quedan las cosas intocables.
El 17 de enero de 1994, Antonio y Emilio Izquierdo se sentaron en el banquillo de los acusados, cuando ya se había decidido la re­clusión de sus hermanas en el hospital psiquiátrico de Mérida con un diagnóstico de «delirios paranoides». José Gómez Romero, el psi­quiatra que las tenía a su cargo, declaraba en esas fechas, tres años y medio después de su ingreso, que «Luciana y Ángela han mejora­do algo, poco a poco, pasean con otras internas y, sobre todo, Ánge­la ha desarrollado un poco de su personalidad, condicionada por la de su hermana hasta el punto de que, al principio, las cogías por separado y te hablaba utilizando las mismas expresiones que Lucia­na» (EL PAÍS, 23 de enero de 1994). En el juicio, los peritos psiquiá­tricos llegaron a la conclusión de que Emilio y Antonio Izquierdo su­frían «alteración de la personalidad de carácter paranoide». Cosa que, al parecer, «no alteraba el plano de la conciencia», si bien «so­bre esta personalidad, que constituye terreno abonado, hay una vi­vencia (la muerte de la madre) que es vivida de forma muy trau­mática por estas personas y se convierte en una idea sobrevalorada (la venganza) que invade el campo psíquico del sujeto. En este sen­tido estimamos que su capacidad volitiva podría estar disminuida» (EL PAÍS, 18 de enero de 1994). Dado que la psiquiatría se mueve por el mundo como si fuera una ciencia, hay cosas que los legos no pue­den entender. Por ejemplo, el que la conciencia no se altere cuando hay una idea sobrevalorada que invade el campo psíquico del suje­to, disminuyendo además su capacidad volitiva. Misterios del ser.
Los magistrados, en los fundamentos de derecho, afirmaron además que Emilio y Antonio no eran enfermos mentales, exponiendo el he­cho de que ambos «eran capaces de manejar un rebaño de ovejas de unas 1.000 cabezas» y que tenían fincas arrendadas, «consiguiendo, a pesar de la crisis por la que atraviesa el campo, poseer una carti­lla de ahorros con unos diez millones» (EL PAÍS, 26 de enero de 1994). Es decir, habría una relación inequívoca entre la salud mental y la gestión económica y agropecuaria. Estaríamos aquí ante una especie de protestantismo psicológico —visto a través de la doctrina de la predestinación mental.
Así pues, los delirios paranoides de los hermanos y de las herma­nas Izquierdo tuvieron distinto final como consecuencia de la dife­rente relación con el gatillo. La justicia actuó sobre los hechos y se limitó a sancionarlos, salomónicamente, con sus dos espadas con­temporáneas: el psiquiátrico y la cárcel. El 25 de enero de 1994, An­tonio y Emilio Izquierdo fueron condenados a 688 años de cárcel perfectamente divididos entre ambos como autores criminalmente responsables de nueve asesinatos consumados y seis frustrados. Los ponentes afirmaron que los dos hermanos prepararon por «vengan­za» un «plan de exterminio del mayor número de habitantes posible de Puerto Hurraco».
Aunque la Justicia dictó sentencia, y con ella la sentencia del ol­vido o del comienzo del olvido, lo cierto es que, más que disipar la temida imagen de España, la reveló en fotografías nuevas. La mitad locos o idiotas, la mitad asesinos carniceros. Y, sin embargo, habían pasado muchas otras cosas sobre las que no se podía dictar senten­cia como la abrumada existencia de esas cuatro personas encerradas en una casa de Monterrubio de la Serena hablando con sus fantas­mas en un idioma delirante, o la supervivencia en un entorno capaz de trasmitir de generación en generación la forma en que unas ove­jas se saltaron unas lindes de tierra amontonada para provocar una refriega. El mundo es complicado y la ley lo simplifica en términos de habitabilidad convencional, cuando la ley se cumple. Pero, con toda certeza, la masacre de Puerto Hurraco debió servir para llevar a la superficie una imagen de la España actual más allá de los tópi­cos y de las ideas conformadas a las que invita la desidia intelectual de la que somos ancestrales herederos. Muchas regiones rurales es­pañolas están todavía iniciando el siglo XX y esta situación no se re­fiere solamente a medios materiales de vida o a capacidad de pro­mover recursos, sino también al lugar que ocupan en el proyecto de este país. El abandono a su locura de los cuatro hermanos Izquier­do podría ser también el abandono a que se ha sometido a una vas­ta extensión de la vida española que no encuentra su sitio en ningún proyecto y que no se ve reflejada en ningún futuro. La España ne­gra no está hecha de ningún material particular. Si está hecha de al­go es de los ojos que no quieren mirarla.
submitted by Subversivos to Albedrio [link] [comments]


2017.01.01 08:47 EnciclopedistadeTlon Domingo de lectura 29: Borges, Montanari/Pérez Amuchástegui, Anderson Imbert, Tejada Gómez y Montt

La idea es que cada domingo elijamos al azar textos del documento online en el que cargo las sugerencias de todos.
 
 
Los textos de este domingo (tirada de números).
 
1) Ficción breve: “El duelo” de Jorge Luis Borges, sugerido por NoSoyJorgeLBorges.
Jorge Luis Borges (1899-1986) fue un escritor y traductor argentino, autor de cuentos, ensayos breves y poemas, y una destacada figura literaria del siglo XX. En sus textos, que muchas veces trascienden géneros y engañan al lector con su juego entre lo ficticio y lo real, se interconectan temas como la filosofía, la mitología, la historia, lo onírico, la religión, el lenguaje y la intertextualidad.
 
2) No-ficción breve: Fragmento de "Corrientes historiográficas argentinas (siglos XIX-XX)" de Margarita Montanari y Antonio J. Pérez Amuchástegui (enlace alternativo en PDF).
Margarita Montanari fue una historiadora, escritora y profesora universitaria argentina.
Antonio J. Pérez Amuchástegui (1921-83) fue un historiador, escritor y profesor universitario argentino, especializado en historia argentina y americana así como en metodología de la investigación histórica.
 
3) Microrrelato: “Las manos” de Enrique Anderson Imbert, sugerido por Ursino.
Enrique Anderson Imbert (1910-2000) fue un escritor, ensayista, crítico literario y profesor universitario argentino. Es conocido, entre otras cosas, por sus ensayos sobre la historia literaria hispanoamericana y por sus microrrelatos fantásticos.
 
Las manos
En la sala de profesores estábamos comentando las rarezas de Céspedes, el nuevo colega, cuando alguien, desde la ventana, nos avisó que ya venía por el jardín. Nos callamos, con las caras atentas. Se abrió la puerta y por un instante la luz plateada de la tarde flameó sobre los hombros de Céspedes. Saludó con una inclinación de cabeza y fue a firmar. Entonces vimos que levantaba dos manos erizadas de espinas. Trazó un garabato y sin mirar a nadie salió rápidamente. Días más tarde se nos apareció en medio de la sala, sin darnos tiempo a interrumpir nuestra conversación. Se acercó al escritorio y al tomar el lapicero mostró las manos inflamadas por las ampollas del fuego. Otro día -ya los profesores nos habíamos acostumbrado a vigilárselas- se las vimos mordidas, desgarradas. Firmó como pudo y se fue. Céspedes era como el viento: si le hablábamos se nos iba con la voz. Pasó una semana. Supimos que no había dado clases. Nadie sabía dónde estaba. En su casa no había dormido. En las primeras horas de la mañana del sábado una alumna lo encontró tendido entre los rododendros del jardín. Estaba muerto, sin manos. Se las habían arrancado de un tirón. Se averiguó que Céspedes había andado a la caza del arcángel sin alas que conoce todos los secretos. Quizá Céspedes estuvo a punto de cazarlo en sucesivas ocasiones. Si fue así, el arcángel debió de escabullirse en sucesivas ocasiones. Probablemente el arcángel creó la primera vez un zarzal, la segunda una hoguera, la tercera una bestia de fauces abiertas, y cada vez se precipitó en sus propias creaciones arrastrando las manos de Céspedes hasta que él, de dolor, tuvo que soltar. Quizá la última vez Céspedes aguantó la pena y no soltó; y el arcángel sin alas volvió humillado a su reino, con manos de hombre prendidas para siempre a sus espaldas celestes.
¡Vaya a saber!
 
4) Poesía: “Historia personal de la paz” de Armando Tejada Gómez.
Armando Tejada Gómez (1929-92) fue un poeta, letrista, escritor, locutor y político argentino, relacionado con la música folklórica. Es el autor de la letra de "Canción con todos", también llamado Himno de América Latina. Junto a Mercedes Sosa y otros artistas fundó el movimiento musical-literario del Nuevo Cancionero.
 
Historia personal de la paz
 
Siempre hay un rey sobre un caballo
en las viejas ciudades;
lo custodian las fuentes y los niños
y un insólito pájaro.
Cuando los veo, pienso que la muerte
mira de las estatuas
armada hasta los dientes, con sus ojos
de bronce clausurado.
Si pregunto por ellos, me describen
galopes y batallas.
Nunca al caballo libre en las praderas
ni al señor en su casa.
 
Todos cuentan la historia por las guerras
en las viejas ciudades
y por más que pregunto nadie sabe
describir la morada
donde amasaba pan el panadero
y su mujer hilaba.
La historia que nos cuentan es la historia
de una que otra batalla,
pero jamás nos dicen que, entretanto,
el labrador sembraba
y que, segando el trigo de la vida,
los jóvenes se amaban
mirándose a los ojos, como miro
la paz en tu mirada,
mientras paseamos por la antigua plaza
con un rey a caballo
donde juegan los niños y las fuentes
son catedrales de agua.
 
La paz, amor,
es ese pájaro insólito que, a veces,
se posa en las estatuas.
 
5) Webcómic: Selección de viñetas de En dosis diarias de Alberto Montt.
Alberto Montt (1972) es un diseñador gráfico y artista plástico chileno-ecuatoriano conocido por su blog de ilustraciones En dosis diarias. La crítica a la religión es una temática frecuente en sus viñetas, que han sido influidas por el humor gráfico argentino de Quino y Fontanarrosa.
submitted by EnciclopedistadeTlon to argentina [link] [comments]


Los Turros - Faltan 5 Pe Ft Dj Tao (Video Oficial) 2016 ... Letelefono - Amor Virtual Creo que me enamoré... Alex Zurdo - ¿Por que me amas tanto? Letra - YouTube Estudiantina Siloe sino es eso amor El amor cubre multitud de pecados. Any Puello Límpiame Otra Vez Pistas

Frases de la película Amor y Letras

  1. Los Turros - Faltan 5 Pe Ft Dj Tao (Video Oficial) 2016 ...
  2. Letelefono - Amor Virtual
  3. Creo que me enamoré...
  4. Alex Zurdo - ¿Por que me amas tanto? Letra - YouTube
  5. Estudiantina Siloe sino es eso amor
  6. El amor cubre multitud de pecados.
  7. Any Puello Límpiame Otra Vez Pistas

Los Turros - Faltan 5 Pe Ft Dj Tao (Video Oficial) 2016 Video Directed: Kevin Rivas /Kriterio Music Sello: Leader Music Descargar: http://www.cumbiatotal.com... ¡Hola cómo están!, espero que muy bien. Ya de regreso, después de unos días fuera de línea. Cómo saben, es gusto enorme y siempre son bienvenidos a este su espacio de nuestro canal de los ... ¿Qué es ese amor que no comprendo? Que no se marcha si le ofendo Que va y me busca si me voy ¿Qué es ese amor que no lo entiendo? Que se despoja de su atuend... Amor Virtual Voy, saltando entre la niebla Cada que veo una foto de ti Pones a temblar mis piernas Y sé que voy A la neblina azul Quiero tomar ese bus E irme al lugar donde estás tú Mi amor virtual LETRA LIMPIAME OTRA VEZ Si después de tanto amor de ti me he alejado, Si después de tanta gracia no he considerado, y te he vuelto a dar la espalda y a tomar ese camino errado Si después ... We’ll stop supporting this browser soon. For the best experience please update your browser. Cristo te ama tanto que el dio la vida por ti y por mi. A el le hicimos muchas cosas de las cuales el no merecía morir o ser tratado de tal manera. Pero el nos perdono para no ir a un lugar de ...